La vejez desde el punto de vista antropológico
La vejez desde el punto de vista antropológico se centra en comprender como deben ser tratados estos pacientes especiales.
facultad de medicina · geriatría para medicina
lun. 18 de ene. 2021
0

Ser viejo es distinto a estar viejo, y entre estas dos consideraciones hay siempre una vida que lo posiciona en una u otra expresión. La vejez, desde el punto de vista antropológico, ha sido tratada por la literatura y la filosofía de manera muy intensa. Sin embargo, se comenzará haciendo un repaso sobre lo que la antropología ha investigado y conseguido saber del hecho de estar en la tercera edad. Todo esto lo veremos desde el punto de vista de la geriatría en medicina, y desde ahí poder localizar las distintas maneras de enfrentarse a la vejez. Todo ello desde la cultura, la tradición, el mito y el enraizamiento que tiene mucho que ver con la adaptación.

En un inicio se encuentra que para algunos pueblos la vejez es un peso que no puede soportar. Por adaptación al medio, quizás por supervivencia, el anciano deja de ser necesario. En otros pueblos es precisamente la vejez quien tiene el bastón del mando, y se le da, por el hecho de ser viejo, la calificación de jefe, gurú, líder, siendo el único pasaporte para tener autoridad y recibir la atención, el cuidado y la admiración de quien no ha alcanzado este honor de envejecer.

La antropología es la ciencia que estudia la especie humana en cuanto a su evolución biológica, su comportamiento social y cultural y sus aspectos geográficos y este es el primer argumento de estudio: ¿Cómo se vive la vejez en los distintos territorios de este planeta? y sobre todo ¿Cómo se ha vivido la vejez en la historia?

La vejez

Cicerón en su libro “De senectute”, traducido magistralmente por la extremeña Rosario Delicado como “Sobre la vejez”, recibe de George Minois la siguiente afirmación: “puede parecer extraño que la civilización romana, tan severa con los ancianos, haya producido esta extraordinaria apología de la vejez, única por muchos conceptos. Por el lugar que ocupa en la literatura, por la calidad de su estilo y su argumentación, la obra representa un hito esencial en la historia de los ancianos”.

Cicerón en esta obra incluye en forma de dialogo como Catón el viejo, habla con dos jóvenes, Escipión, hijo de Pablo Emilio y su amigo Lelio.

Catón da sus razones para no tener que renegar de la vejez, aceptándola como una etapa más de la vida, llena de riqueza en dones y placeres. Escipión y Lelio, son conscientes que estas palabras no pueden ser vanas, ya que ven con sus propios ojos como Catón a los ochenta y cuatro años, tiene una intensa actividad social e incluso física.

No solo es admirado por los dos jóvenes por ello, sino que Catón expresa con gallardía que estos placeres y dones de la vejez son por supuestos distintos a los que se tienen en otras edades por ello son únicos y que solo los pueden vivir quien como él ha llegado a esta edad.

Particularmente esta obra si se hubiera realizado hoy sería un libro de autoayuda, ya que Catón tiene respuestas para todo y además da lugar a según se lee que entras en un universo donde se producen los buenos sentimientos. Catón habla fundamentalmente como hablaría Platón, recreándose en Céfalo en La República.

Historia de la vejez desde el punto de vista antropológico

Los jóvenes le indican a Catón que la vejez tiene al menos cuatro motivos por lo que puede parecer miserable, esos cuatro motivos son:

  1. Aparta de las actividades.
  2. Produce perdida de la fuerza física.
  3. Te hace perder placeres.
  4. Aproxima a la muerte.

Cenón va refutando estos cuatro motivos de la siguiente manera. En cuanto que la vejez aparta de las actividades, Catón y con él Cicerón indica que las cosas grandes no se hacen con las fuerzas, la rapidez o la agilidad del cuerpo sino mediante el consejo, la autoridad y la opinión, cosas todas de las que la vejez, lejos de estar huérfana, prodiga en abundancia.

Así les dice que, aunque sabe que la memoria en algunas personas disminuye, hay muchos viejos que son capaces de recitar de memoria versos y pasajes enteros tal como hizo Sófocles. Otros ancianos estudiaron hasta el último momento de su vida, por lo tanto, estuvieron constantemente renovándose y aprendiendo. Sócrates comenzó a estudiar la lira ya de anciano.

Respecto al segundo argumento indica Catón que la vida no debe valorarse por la fuerza física. Aunque es obvio que decrece. Pero tanto las enfermedades existen en ancianos como en jóvenes, y pregunta ¿es que alguien está libre de la debilidad y la dolencia?.

Los defectos de la vejez hay que compensarlos con la diligencia. “Es preciso llevar un control de la salud, hay que practicar ejercicios moderados, hay que tomar la cantidad de comida y bebida para reponer las fuerzas, no para ahogarlas. Y no sólo hay que ayudar al cuerpo, sino mucho más a la mente y al espíritu.

La vejez desde el punto de vista antropológico: Mente y espíritu en la vejez

Pues también estos se extinguen con la vejez, a menos que les vayas echando aceite como a una lamparilla”. Todo esto fue escrito cuarenta y tres años antes de la era cristiana, y sin embargo parece que se está hablando con un nutricionista o un estudioso de la geriatría actual.

Es como si dijera, solo la vejez es mala cuando por tener cierta edad te pones límites, o no conoces los límites. Quien de alguna manera vive sin darse cuenta que envejece no es menos que cualquier joven. Catón dice “es honorable si ella misma se defiende, si mantiene su derecho, si no es dependiente de nadie y si gobierna a los suyos hasta el último aliento”.

Para noquear el tercer motivo de desprecio sobre la vejez, Catón expresa que habitualmente la pasión, arrastra a acciones vergonzosas y criminales. Es una suerte que la edad aleje lo que es lo más pernicioso de la juventud. “…nada hay tan detestable como el placer, si es verdad que éste, cuando es demasiado grande y prolongado, extingue toda la luz del espíritu”.

Por ello se felicita que la vejez le quite del secuestro del placer y culmina indicando que una vida virtuosa es garantía de bienestar. Respecto al sexo indica directamente “para los que están satisfechos y ahítos es mucho más agradable la carencia que el disfrute”.

De alguna manera se contradice en este caso Catón ya que habla de los que están ahítos, satisfechos, artos, y para estarlo se ha tenido que disfrutar cuando se podía, pero culmina que cuando no se tiene el deseo, no significa que haya dolor, solo hay dolor cuando hay deseo y no se puede realizar.

Vejez y salud

Debido a la situación actual que atraviesa la humanidad, la vejez debe ser tratada con mayor atención y cuidado. Se crea una necesidad de alta prioridad, que es conservar el estado de salud óptimo en la tercera edad. No solamente el estado físico resulta importante, sino también la salud mental debe priorizarse. El profesional actual debe capacitarse, ya que, en todo caso, estos pacientes deben ser tratados de manera totalmente diferente. Es debido a esta necesidad que TECH Universidad Tecnológica diseñó cuidadosamente y de la mano de expertos la Facultad de Medicina. Allí es posible encontrar especializaciones de alta calidad tales como el Máster en Terapia Vocal en Medicina y el Máster en Análisis Clínicos.

Sin embargo para el profesional interesado en la geriatría como su campo de acción el Máster en Psicogeriatría para Médicos, es sin duda alguna la mejor elección. Posicionado como uno de los mejores del mercado, capacita al profesional en esta especialidad, brindándole capacidad y habilidades para estas situaciones.

Artículos relacionados

1 /

Compartir