Ultrasonoterapia

Las vibraciones mecánicas que genera la ultrasonoterapia provocan compresión y dilatación del tejido expuesto a dichas vibraciones, por lo que son capaces de producir variaciones de presión en los tejidos corporales.

facultad de medicina · rehabilitación
viernes, 29 de julio de 2022
0

La aplicación de ultrasonido terapéutico es una de las numerosas intervenciones terapéuticas disponibles en electroterapia, rehabilitación y fisioterapia para reducir el dolor y la inflamación corporal. Su conocimiento y su manejo es esencial dentro del campo de las terapias alternativas, ya que ha cobrado prestigio gracias a su efectividad. En este artículo veremos qué es la ultrasonoterapia y cuáles son sus características físicas.

¿Qué es la ultrasonoterapia?

La ultrasonoterapia es la aplicación de ondas mecánicas y sonoras o, lo que es lo mismo, vibraciones con frecuencia superior a los 16000 Hercios (Hz) con fines terapéuticos. Existen autores que apoyan que se considere como ultrasonoterapia a las aplicaciones de ondas mecánicas a frecuencias mayores a 20000 Hz, mientras que otros autores consideran ultrasonoterapia a aplicaciones de más de 16000 Hz. Por este motivo, se considera que el ultrasonido es un sonido/onda vibratoria que presenta un número mayor de 16000 ciclos por segundo (hercios).

Las vibraciones mecánicas que genera la ultrasonoterapia provocan compresión y dilatación del tejido expuesto a dichas vibraciones, por lo que son capaces de producir variaciones de presión en los tejidos corporales. Como ya se ha mencionado anteriormente, además de ser mecánicas también son sonoras, pero imperceptibles por el oído humano, ya que su frecuencia es demasiado alta y el sonido solo es perceptible cuando presenta una frecuencia inferior.

El oído humano puede oír sonidos con una frecuencia de entre 16-16000 Hz. Todos los sonidos con frecuencia superior a este límite son considerados ultrasonidos. Normalmente, el ultrasonido utilizado con fines terapéuticos tiene una frecuencia comprendida entre 0,5 y 3 Megahercios (MHz), ya que con estas frecuencias se optimiza la absorción de la energía ultrasónica y ésta llega a alcanzar una profundidad de entre 2 y 5 cm en los tejidos blandos.

Principios físicos de la ultrasonoterapia

Dentro de los principios físicos de la ultrasonoterapia se deben mencionar los siguientes conceptos:

Velocidad de propagación

La velocidad de propagación hace referencia a la velocidad con la que viaja el sonido (ondas ultrasónicas) a través de un tejido. Esta varía en función de las características del medio que atraviesa. Los factores que determinan la velocidad de propagación son la densidad y la compresibilidad del medio que atraviesa la onda ultrasónica. La densidad del medio hace referencia a la cantidad de moléculas del tejido y la compresibilidad a la distancia de las moléculas del tejido. Por este motivo la velocidad de propagación es distinta en cada tejido. Se estima que el sonido viaja a través del tejido blando con una velocidad de 1,540 m/s.

Interacción con los tejidos

En el momento en el que la energía ultrasónica interactúa con un tejido corporal se estimulan las moléculas tisulares y la energía es transmitida de una molécula a otra. La energía ultrasónica se mueve a través de ondas sinusoidales longitudinales en los tejidos. La distancia entre los picos de una onda sinusoidal constituye la longitud de onda, expresada mediante el símbolo lambda (λ). En ultrasonoterapia, cuanto más profundo sea el tejido que se quiera tratar, menor deberá ser la frecuencia empleada y mayor longitud de onda tendrá que tener la onda vibratoria longitudinal. Por el contrario, cuanto más superficial sea el tejido a tratar, mayor será la frecuencia y menor será la longitud de onda.

Impedancia acústica

La impedancia acústica hace referencia a la facilidad o dificultad con la que la energía ultrasónica atraviesa un medio. Por este motivo, la impedancia acústica es una característica propia de cada medio. La impedancia acústica es el producto de la densidad del medio y la velocidad de propagación del sonido por ese medio.

Fórmula para el cálculo de la impedancia acústica: Densidad x velocidad de propagación = impedancia acústica

Todos los tejidos presentan una impedancia al paso de las ondas sonoras y esta depende de su densidad y elasticidad. Las ondas ultrasónicas transcurren con facilidad por medios con elevada impedancia acústica.  Por el contrario, las ondas ultrasónicas atraviesan con dificultad por medios con baja impedancia acústica y además pierden potencia rápidamente en estos medios. Es por este motivo por el que la energía ultrasónica atraviesa difícilmente el aire, por su baja impedancia.

Transductor

En la ultrasonoterapia, el ultrasonido se genera aplicando una corriente alterna de alta frecuencia sobre el cristal del transductor del ultrasonido. Un transductor es un dispositivo capaz de transformar un determinado tipo de energía de entrada en otra de diferente salida, gracias a las propiedades piezoeléctricas del cristal que presenta.

El transductor del ultrasonido contiene un oscilador de alta frecuencia con poder de amplificación y cristales piezoeléctricos, capaces de transformar la energía eléctrica en sonido y viceversa, por lo que el transductor puede actuar tanto de emisor como de receptor. Al transductor también se le conoce comúnmente como cabezal del ultrasonido.

Es muy importante que el transductor esté en contacto íntimo con la piel al realizar la aplicación del ultrasonido para poder transferir la energía a los tejidos eficazmente, ya que, si el transductor está separado de la piel por un pequeño espacio de aire, la energía del ultrasonido será reflejada al transductor, y no se absorberá. De hecho, si existe una separación aérea entre el transductor y la piel, la energía ultrasónica se reflejará en un 99,998% y la transmisión de energía será totalmente ineficaz. Hay que tener en cuenta que el riesgo de quemar la zona en la que se aplica el ultrasonido se reduce en el momento en el que se mueve el transductor del ultrasonido. Por este motivo es interesante realizar movimientos oscilantes durante la aplicación y no realizar aplicaciones estáticas, y mucho menos cuando se utiliza ultrasonido continuo.

El equipo de ultrasonoterapia cuenta con un generador y un transductor. Normalmente, el generador produce energía con una frecuencia de entre 0,5-3,5 MHz y el transductor la convierte en energía mecánica con una frecuencia similar y una potencia de 3 W/cm2. El transductor se coloca perpendicular al área a tratar y los movimientos que se suelen realizar con el cabezal durante la aplicación de ultrasonido son lineales o circulares.

Forma del haz del ultrasonido

En un medio homogéneo, el haz de ultrasonido es un conjunto de ondas sinusoidales longitudinales que se propagan en línea recta como se ha visto anteriormente. En el momento en el que las ondas ultrasónicas interaccionan con los tejidos, el haz de luz del ultrasonido puede sufrir los siguientes fenómenos que se estudian en la ultrasonoterapia:

  • Reflexión
  • Refracción y difracción
  • Dispersión
  • Absorción
  • Atenuación
  • Penetración

Ultrasonoterapia y electroterapia

La ultrasonoterapia es un método englobado generalmente dentro de la electroterapia, pero realmente la energía que genera es ultrasónica, es decir, mecánica, y no es energía eléctrica o electromagnética como la usada en otros tipos de terapia. La aplicación de campos electromagnéticos y ondas similares ha cobrado cada vez mayor importancia en el mundo de la fisioterapia, la medicina y la medicina alternativa. Eso se debe a que ha demostrado su eficacia en el tratamiento de diferentes patologías. Por eso cada vez surgen más programas de alto nivel, como el Máster en Electroterapia en Medicina Rehabilitadora que desde TECH Universidad Tecnológica hemos diseñado, que buscan brindar los conocimientos más completos para la integración de estas terapias en la práctica médica.

En la universidad virtual más grande del mundo contamos con másteres integrales en el campo de la medicina de rehabilitación. Te ofrecemos el Máster en Ecografía Musculoesquelética en Medicina Rehabilitadora, que se centra en la comprensión y el manejo de los métodos ecográficos, o bien el Máster en Fisioterapia Respiratoria en Medicina Rehabilitadora, que busca capacitarte en este pilar terapéutico con las herramientas más relevantes y efectivas.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir