Tumores benignos del esófago

Los tumores benignos del esófago son poco frecuentes y representan menos del 2 % de las neoplasias en este órgano. Se originan en las estructuras de la pared del esófago y hay una gran variedad histológica.

facultad de medicina · cirugía general
viernes, 29 de julio de 2022
0

Los tumores benignos del esófago son poco frecuentes y representan menos del 2 % de las neoplasias en este órgano. Se originan en las estructuras de la pared del esófago y hay una gran variedad histológica. El comportamiento de estos tumores es variable según su origen, por lo que es conveniente su conocimiento para establecer una terapéutica adecuada. Entre todos, el leiomioma es, con gran diferencia, el más frecuente de los tumores benignos. El resto de tipos histológicos son de aparición realmente infrecuente. Pueden tener su origen en el epitelio, las fibras musculares, los tejidos conjuntivos, el sistema nervioso y algunos son malformaciones congénitas. Daremos un vistazo a las primeras tres categorías.

Tumores epiteliales

Papilomas

Los papilomas tienen una estructura central conjuntiva y vascular rodeada de una capa de epitelio estratificado pavimentoso engrosado, razón por la que se conocen como papilomas escamosos del esófago. El aspecto más frecuente es el de una verruga o pólipo, generalmente único, y su tamaño promedio de 4 mm. Se han descrito formas infrecuentes de papilomas gigantes y papilomatosis difusa con localizaciones múltiples, esófago, faringe, laringe, bronquios, etc. Se considera de origen viral debido al virus del papiloma humano (HPV). La extirpación endoscópica se justifica por su tamaño y por la duda diagnóstica. Una opción en lesiones pequeñas y circunscritas es la inyección local de sustancias que producen la necrosis de la lesión (previa biopsia).

Pólipos adenomatosos

Los adenomas se presentan como formaciones polipoideas. Su aspecto macroscópico y microscópico recuerda al de los pólipos del colon. Al igual que en estos, es importante la búsqueda de displasia o degeneración maligna y conocer el estado del pedículo. El tratamiento puede ir desde una extirpación local a la esofaguectomía en caso de degeneración neoplásica (10 % en los mayores de 2 cm).

Pseudopólipos inflamatorios

Los pólipos inflamatorios no son malignos. Se producen por inflamación crónica del esófago, generalmente debido a reflujo gastroesofágico.

Tumores en las fibras musculares

Leiomiomas

Los leiomiomas son los tumores benignos del esófago más frecuentes (60-70 %), y su incidencia es del 1 al 2 % de todos los tumores esofágicos. Se originan en la capa muscular del esófago y, menos frecuentemente, en la muscular de la mucosa. En la actualidad se reconoce que la mayor parte de los tumores antes considerados leiomiomas son en realidad GIST (GastroIntestinal Stromal Tumours), concepto que involucra a todos los tumores de origen mesenquimatoso con cKit (C117) positivo.

Los GIST se originarían en las células de Cajal y responden al tratamiento quimioterápico con mesilato de imatinib (Glivec®). Al estar clasificados actualmente como sarcomas, serán tratados en el apartado de tumores esofagogástricos malignos. Generalmente se trata de tumores únicos. Una forma muy infrecuente es la conocida como leiomiomatosis e involucra a casi todo el esófago. Esta neoplasia afecta principalmente al tercio inferior y medio del esófago.

La leiomiomatosis puede ser múltiple o difusa. Es rara y fue descrita originariamente por Lortat-Jacob, que describe varios casos en los que el esófago a la inspección parece normal, pero al palparlo se observa engrosamiento de la pared y numerosos nódulos pequeños (Leiomiomas). En la leiomiomatosis difusa, los nódulos son confluentes y hay fibras musculares que dificultan la enucleación aislada de las lesiones. El crecimiento de estos tumores es muy lento en la pared del esófago y no suelen afectar de forma crítica a la luz del mismo.

La mucosa es desplazada hacia la luz, pero generalmente no se encuentra afectada. Debido al crecimiento lento, los pacientes acuden a la consulta y el diagnóstico se realiza con frecuencia cuando el tumor alcanza un tamaño importante.

Rabdomiomas

Son extremadamente infrecuentes y cuando existen tienen un carácter evolutivo hacia tumores sarcomatosos (rabdomiosarcomas), y por ello están en el límite de los tumores benignos y malignos. Macroscópicamente se presentan como formaciones polipoideas y suelen localizarse en el tercio superior del esófago.

Tumores en tejidos conjuntivos

Pólipos fibrovasculares

Los pólipos fibrovasculares suelen encontrarse en pacientes de edad avanzada, generalmente varones, y suelen localizarse en el esófago proximal por debajo del músculo cricofaríngeo. El tamaño es variable y suelen tratarse de pólipos alargados con un pedículo largo que permite su movilidad tanto hacia abajo como hacia la cavidad bucal, pudiendo producir obstrucción de las vías respiratorias. La mucosa que lo recubre puede presentar erosiones o ulceraciones, sobre todo cuando las lesiones llegan al cardias y existe reflujo gastroesofágico. Histológicamente es una formación recubierta por mucosa y en su interior presenta tejido conjuntivo, adiposo y vasos sanguíneos. Otros tumores esofágicos pueden presentarse con una morfología similar como los leiomiomas pediculados, schwanomas, hamartomas, hemolinfangiomas y liposarcomas.

Hemangiomas

Los hemangiomas esofágicos son tumores infrecuentes de estirpe vascular que se originan en la submucosa y protruyen en la luz, dando lugar a seudopólipos. Se localizan con mayor frecuencia en el esófago distal. La disfagia es tardía porque son tumores blandos que no llegan a obstruir la luz. Pueden provocar hemorragias. La endoscopia puede ser diagnóstica al mostrar una formación azul grisácea, fácilmente compresible, lo que debe hacer sospechar el diagnóstico de hemangioma y evitar la biopsia que está formalmente contraindicada.

La ecoendoscopia permite observar la lesión, su localización y puede precisar la naturaleza vascular de la formación. El TAC con contraste vascular pone también de manifiesto la naturaleza y la localización de la lesión. El tratamiento es la resección limitada. La vía endoscópica puede ser útil en tumores pequeños (<25 mm) y pediculados. La resección quirúrgica es la indicada en la mayor parte de los casos. La elección de la vía de abordaje dependerá de la localización del tumor.

Tumores de células granulosas (Tumor de Abrikossoff)

Este tumor se origina en la submucosa y su histogénesis no está bien precisada. Se considera que su origen estaría en las células de Schwann por su estructura y presenta reacción con la proteína S-100 y la enolasa neurona especifica. Afectan a la región del cuello y de la cabeza, siendo la lengua uno de los órganos más afectados (40 %).

En esófago, afecta a ambos sexos en la edad media de la vida y la ubicación más frecuente es el tercio inferior del esófago. Son tumores pequeños de alrededor de 1 cm de diámetro. En un estudio de 52 casos, el 50 % tenían menos de cinco milímetros y solo el 18 % estaban entre 10 y 30 mm. Se ha señalado la asociación con otros tumores epiteliales del tubo digestivo.

Los síntomas como la disfagia en general son tardíos porque son tumores de lento crecimiento y, muchas veces, se mantienen estacionarios o se tratan de hallazgos incidentales en pacientes tratados por otra patología. El aspecto endoscópico es la de una formación polipoidea sésil, recubierta por una mucosa pálida blanquecina.

Estudio de los tumores benignos del esófago

Tumores como los vistos anteriormente, y otros, son estudiados a profundidad por la cirugía esofagogástrica para su tratamiento. En la historia reciente se han dado cambios y avances en las técnicas y procedimientos para la cirugía del aparato digestivo. Por eso, y para compatibilizar la actualización académica con la práctica diaria de su profesión, en TECH Universidad Tecnológica hemos formulado el Máster en Actualización en Cirugía General y del Aparato Digestivo para los médicos interesados. Contamos con la última tecnología en educación interactiva y el desarrollo de más de 80 casos clínicos.

Si te interesa actualizar tus conocimientos en otras ramas de la cirugía, contamos también con el Máster en Actualización en Cirugía Bariátrica o el Máster en Actualización en Cirugía Urológica. Ambas, ofrecidas por la mayor facultad de medicina del mundo, contienen el programa científico más completo y actualizado del mercado para potenciar tu carrera profesional junto a un equipo prestigioso de especialistas pertenecientes a sociedades científicas de referencia.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir