Tratamientos tópicos
Los tratamientos tópicos pueden administrarse en distintos excipientes que influyen en su eficacia y pueden provocar efectos adversos.
facultad de medicina · cirugía general en medicina
lun. 18 de ene. 2021
0

Los tratamientos tópicos pueden administrarse en distintos excipientes, estos influyen en la eficacia del tratamiento y pueden, por sí mismos, provocar efectos adversos.

Los tratamientos tópicos permiten que el principio activo, inmerso en un vehículo, se aplique directamente sobre el órgano diana, la piel, con el fin de lograr alivio o curación.

Valoración global de las herramientas de tratamiento

La inspección visual es la herramienta de evaluación más importante en muchas enfermedades cutáneas, ya que gran cantidad de ellas se diagnostican por su apariencia o la morfología de sus lesiones.

Un examen completo de la piel, incluyendo el del cuero cabelludo, las uñas y las membranas mucosas, se realiza para detectar cánceres de piel y pistas para el diagnóstico de una erupción generalizada, para esto el aumento con una lupa de mano ayuda a revelar los detalles morfológicos.

Un dermatoscopio de mano con iluminación incorporada es, particularmente, útil en la evaluación de las lesiones pigmentadas, aunque también se puede obtener más información mediante el uso de diascopia o lámpara de Wood.

Para ciertos tratamientos tópicos, la terapia exitosa también puede depender de:

  • El vehículo con el que se formula un agente.
  • El tipo de vendaje usado.
  • Excipientes.

Abordaje de pérdida de volumen y flacidez. Problema y solución

La celulitis es un trastorno que suele aparecer en la pubertad y paulatinamente se va instaurando en el cuerpo de la mujer, lo que provoca una serie de cambios fisiológicos.

El tratamiento cosmético es el tipo de tratamiento más habitual para las personas que padecen celulitis. Los productos ofrecen lo siguiente:

  • Principios activos tan novedosos como los utilizados en alta gama.
  • Formas de presentación variadas (geles, sérum, parches, cremas, etc.) para satisfacer todo tipo de preferencias.

Para ofrecer un buen consejo sobre los cosméticos más indicados en cada caso, se requiere conocer los principios activos y presentaciones disponibles.

Principios activos
Para el tratamiento de la celulitis, se dispone de una amplia variedad de principios activos. A los ingredientes clásicos de eficacia demostrada, se van incorporando constantemente nuevos activos con distintos mecanismos de acción y según estos, los activos se pueden clasificar en:
• Despolimerizadores de mucopolisacáridos: las tiomucasas y hialuronidasas se emplean para despolimerizar los mucopolisacáridos formadores de los nódulos celulíticos.
• Fibrinolíticos: degradan las fibras de colágeno y elastina que rodean los nódulos celulíticos. A este grupo pertenecen las sustancias yodadas no hormonales (ioduro potásico, triyodoacetato de sodio, etc.), los extractos de plantas marinas (Fucus vesiculosus), las enzimas proteolíticas (papaína
y bromelaína) y sus extractos de procedencia (papaya y piña).
• Inhibidores de la lipogénesis como la Myrica cerifera.
• Activadores de la lipólisis o lipolíticos: incluyen las bases xánticas (cafeína, teofilina y teobromina), los extractos vegetales que las contienen, la carnitina y
los derivados yodados. 
• Inhibidores de la adipogénesis. son los activos más novedosos, estos impiden la maduración o la conversión de los preadipocitos en adipocitos. Un ejemplo son los ácidos grasos esenciales conjugados.
• Protectores capilares, venotónicos y antiedematosos: están destinados a mejorar la resistencia de las paredes de los vasos sanguíneos, la circulación de retorno, disminuir la permeabilidad capilar y, en consecuencia, la presencia de edemas. Se emplean, generalmente, extractos de plantas o componentes aislados.
• Activadores del riego sanguíneo y/o rubefacientes: estimulan la circulación en la zona de aplicación, en ocasiones, con aumento transitorio de la temperatura local. Los más habituales son mentol, alcanfor, nicotinatos, diversos extractos vegetales (árnica y romero) y aceites esenciales.
• Reafirmantes, reestructurantes: estimulan la síntesis de colágeno y elastina o proporcionan cierto efecto tensor. Se emplean proteínas vegetales, aminoácidos y oligoelementos (principalmente, silicio).
• Antioxidantes/antirradicales libres, por tratarse de un proceso oxidativo.

Se pueden encontrar dos tipos de productos anticelulíticos: los de uso tópico y los que se administran por vía oral.

Uso tópico
Los más habituales y utilizados son cremas, geles, sérums, jabones o parches y su eficacia depende del tiempo de exposición (es mínima en los jabones), de
su composición, de la frecuencia de aplicación, etc. La elección de las presentaciones o texturas depende de los gustos de las personas. En general, los geles y sérums se prefieren en verano o si se requiere una rápida absorción del producto, mientras que las cremas son ideales para pieles más secas o para aplicar por la noche con un masaje prolongado.
Es importante conocer la composición de los anticelulíticos para aconsejar la fórmula adecuada a cada tipo de celulitis:
• Las celulitis duras se benefician sobre todo de los despolimerizadores de mucopolisacáridos y fibrinolíticos.
• Las celulitis edematosas responden a fórmulas drenantes y con activos venotónicos.
• Las celulitis blandas mejoran con activos drenantes, tonificantes y que favorecen una buena circulación sanguínea.

Vía oral
Son los conocidos como nutricosméticos. En los últimos años han experimentado un notable aumento en las ventas, aunque todavía representan una opción minoritaria con respecto a los anteriores. Complementan y completan desde el interior del organismo la acción tópica de los productos tópicos.

TECH Universidad Tecnológica ofrece este Máster en Medicina Estética diseñado para que los profesionales de la medicina puedan actualizar sus conocimientos siguiendo un programa de calidad totalmente en línea. También destaca, en el ámbito de la medicina estética, el Máster en Trasplante Capilar y el Máster en Tratamiento del Acné.

Artículos relacionados

1 /

Compartir