Sociología de la salud
Incursionar en el ámbito de la sociología desde el cuidado de la salud es un punto de gran interés para los sistema sanitarios.
facultad de medicina
jue. 24 de feb. 2022
0

La sociología es la ciencia encargada de estudiar la estructura y el funcionamiento de la sociedad, es decir, estudia los fenómenos grupales y la interacción de los mismos dentro del contexto social en el que se desarrollan. Con base en ello es sencillo concluir que los factores sociales hacen parte de las causas que lleven a diferentes problemáticas de salud. Desde este contexto, a lo largo del texto ahondaremos en la sociología de la salud es abordada desde diferentes paradigmas como el funcionalista, el interaccionismo simbólico, el análisis del conflicto, las teorías feministas y el análisis foucaultiano. 

Aspectos del macrosistema social que afecta a la salud humana 

El macrosistema social definido desde la perspectiva sociológica, o la ecología humana, está integrado por el conjunto de creencias, valores, tradiciones, costumbres y estilos de vida que constituyen una sociedad. En esta línea se encuentra la teoría ecológica del desarrollo humano de Bronfenbrenner, la cual expone el desarrollo de la conducta humana, desde la etapa infantil, en función del entorno.  

Su teoría se basa en cinco contextos con los que el individuo interactúa– microsistema, mesosistema, exosistema y macrosistema -, los cuales, a su vez, están organizados socialmente. Todos los sistemas que conforman el modelo se encuentran interconectados socialmente y unos dependen de los otros.  

Esta teoría suele aplicarse al desarrollo del aprendizaje de los individuos, con una visión más integral y sistémica. Sin embargo, bien podría ser aplicada a otros ámbitos como el de la salud, porque demuestra como todos los factores que envuelven la vida de los individuos influyen sobremanera en la toma de decisiones sobre la salud. 

El ser humano como ser social 

Desde tiempo remoto se ha definido al humano como un ser social. En su tiempo, Aristóteles ya desarrolló esta idea en la que tenía un componente cultural como base fundamental de la misma. 

El ser humano es conceptualizado como un ser social, principalmente, porque se desarrolla dentro de una sociedad, a través de los distintos agentes socializadores influenciado, a su vez, por los aprendizajes, las costumbre, los hábitos y los comportamientos que son aportados por cada uno de ellos. Los agentes socializadores que más influyen en los individuos son la familia y los centros educativos; los cuales actúan en el proceso de socialización que es definido desde la perspectiva sociológica a través de dos acepciones.  

Por un lado, alude al proceso de formación de grupos sociales y, por otro lado, se refiere a la adquisición de valores y creencias de la sociedad con la que interactúa el individuo. Por todo lo expuesto en este apartado, el ser humano no puede ser segregado de la sociedad; como resultado la sociología desde sus inicios, con Auguste Comte, divide la sociología en dos corrientes. En otra instancia, la dinámica social que tiene como objetivo el estudio de la sucesión de los fenómenos sociales y la estática social que hace referencia al estudio de las estructuras sociales; definidas estas últimas como la manera en la que es adaptado el conjunto de relaciones entre los individuos que conforman una sociedad determinada. 

Aspectos sociales que afectan al acceso al sistema 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en la Conferencia Sanitaria Internacional celebrada en 1946 y que entró en vigor en 1948 define la salud “como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad”; por primera vez en la historia se define desde una perspectiva positivista, equiparándola al bienestar. 

 Desde el punto de vista de las ciencias sociales, y las teorías sociológicas expuestas, la salud puede ser definida según el contexto social que hace referencia al estado en el que puede funcionar eficazmente para desarrollar su rol social. Desde el contexto económico, la salud en sí misma ya es un bien económico que viene determinado por la oferta y la demanda de los servicios de salud. Por último, el contexto político, involucra a toda la población y precisa de medidas de acción para conservarla y controlarla. 

Además, la salud y la enfermedad constituyen conceptos construidos social y culturalmente, y su interpretación individual y colectiva determinan formas diferentes de afrontamiento. La enfermedad es necesario segregarla de la patología para que pueda ser considerada como un fenómeno cultural complejo; porque la enfermedad no es una expresión clínica, sino que va mucho más allá y tiene en consideración condiciones sociales, culturales y económicas que toda sociedad construye socialmente. Todas las actividades de la vida están condicionadas culturalmente; por ello, la estandarización de los comportamientos viene determinados por la cultura. 

Determinantes sociales de la salud

Actualmente, la sociedad está viviendo un cambio de paradigma dirigido hacia el bienestar de la salud, el cual se encuentra vinculado con la calidad de vida, con la pretensión de alcanzar el estado óptimo en aspectos tan importantes como el físico, emocional, mental y espiritual, relacionado con la familia, la cultura, la sociedad y el contexto del que forman parte el individuo.  

Este nuevo paradigma estimula la indagación de variables que influyen en la salud de los individuos y se ha dejado de lado la búsqueda de las causas como único componente en el proceso de enfermedad. Bajo esta premisa se puede afirmar que tanto el proceso de salud como el de enfermedad están influenciados por un conjunto de factores del entorno de la persona que influyen exponencialmente en su ciclo vital; es decir, los llamados determinantes sociales de salud. 

 Los determinantes de salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son definidos como el conjunto de factores personales, sociales, políticos y ambientales que influyen significativamente en el proceso de salud y enfermedad de los individuos.

Limitaciones para la práctica de una medicina integrativa 

La primera limitación que se encuentra este tipo de medicina es la dificultad para entrar y solidificarse en un sistema sanitario tradicional, motivado principalmente por la falta de confianza, a pesar de la multitud de investigaciones que afirman la positividad de los pacientes tratados mediante este tipo de medicina. Aquellos que sufragan los servicios sanitarios actuales, deben de apostar por una sanidad más sostenible, pero a su vez, deben conseguir el máximo nivel de calidad individual y comunitaria. Para conseguir el máximo desarrollo de la misma es imprescindible invertir en la educación para la salud. 

El segundo problema que se observa se encuentra vinculado en la formación de los profesionales sanitarios. Es evidente que la formación en las últimas décadas ha ido en aumento en diversas universidades españolas como la Universidad de Granada, la Universidad de Zaragoza, la Universidad de Orense y de Santiago de Compostela y el Colegio de Médicos de Valencia, pero no existe consenso entre las mismas en cuanto a los criterios para dirimir qué profesionales deben asistir.

Se considera, llegados a este punto, que la sociedad es cambiante y lo hace a una gran velocidad; por este hecho es necesario que se integren en la medicina tradicional otro tipo de terapias que pueden, no solo mejorar la calidad de vida de la sociedad en general, sino que además permite al sistema sanitario reducir costes. 

La cualificación profesional en el ámbito de la medicina alternativa

En TECH Universidad Tecnológica entendemos que incursionar en diferentes perspectivas de la medicina es una necesidad para el progreso del sector. Por este motivo, ofrecemos el Máster en Medicina y Salud Integrativa más completa y actualizado del mercado educativo. Nuestro programa proporciona los mejores contenidos en el ámbito académico, gracias a ello, los profesionales interesados actualizarán sus conocimientos y mejorarán sus destrezas de manera competente

Por otra parte, contamos con otros programas enfocados en diferentes ámbitos del cuidado de la salud, de los cuales se destacan el Máster en Análisis Clínicos o el Máster en Yoga Terapéutico. De igual modo, todos los posgrados de TECH ofrecen un diploma de reconocimiento y prestigio internacional.

Artículos relacionados

1 /

Compartir