Servicios de Urgencias Hospitalarias

Los Servicios de Urgencias Hospitalarias (SUH) constituyen el vértice de la pirámide del sistema integral de atención médica urgente establecido en su ámbito territorial.

facultad de medicina · urgencias y emergencias
viernes, 29 de julio de 2022
0

Los Servicios de Urgencias Hospitalarias (SUH) y las Unidades de Urgencias Hospitalaria (UUH) son el lugar donde se realiza la atención a las urgencias y emergencias que se generan en el departamento sanitario donde se ubica el hospital.  Ofrecen asistencia multidisciplinar, a la vez que cumplen unos requisitos funcionales, estructurales y organizativos, de forma que garantizan las condiciones de seguridad, calidad y eficiencia adecuadas para atender a las urgencias y emergencias.

¿Qué son los Servicios de Urgencias Hospitalarias?

Los Servicios de Urgencias Hospitalarias (SUH) constituyen el vértice de la pirámide del sistema integral de atención médica urgente establecido en su ámbito territorial, por lo que deben mantener una relación sistematizada con los demás implicados en el proceso, tanto con los servicios de urgencias y emergencias extrahospitalarios como con los distintos servicios hospitalarios de destino de pacientes una vez diagnosticados e iniciado su tratamiento en el área de urgencias.

Los SUH tienen unas características propias, que los diferencian claramente de otros niveles y servicios asistenciales, y que hacen diferente su gestión: En primer lugar, su actividad es ininterrumpida las 24 horas del día, todos los días del año, y no presentan limitaciones o barreras para su acceso. Están obligados, por ley, a atender a los pacientes que solicitan atención sanitaria independiente del motivo de consulta.

En segundo lugar, los SUH atienden una demanda que no es programada ni programable, a diferencia de otros servicios y niveles, que debe ser priorizada (en aquellos servicios donde hay demora en la atención) y donde el factor tiempo es el vector definitorio de la atención en muchos casos.

Importancia de los SUH

Los ciudadanos han incorporado a sus pautas de conductas sanitarias la asistencia urgente e inmediata. Por otra parte, los cambios sociales, económicos y políticos han causado que las urgencias de los hospitales sean la primera respuesta asistencial o el primer acceso a la asistencia sanitaria. Inmigrantes, población marginada, etc. utilizan de forma habitual y creciente las urgencias para cubrir sus necesidades de salud. Todo ello se traduce en un incremento de pacientes atendidos diariamente que supera a cualquier otro sistema de atención sanitaria, sea servicio hospitalario o de Atención Primaria, pudiendo llegar fácilmente a situaciones de saturación, siendo obligado, en estos casos, a dar respuestas organizativas.

Para ello, el sistema de gestión de urgencias de un SUH debe tener bien definidos cuáles son sus recursos físicos, humanos y materiales. Pero no sólo debe contar con ellos, sino también optimizar su utilización mediante una idónea estructuración y organización del servicio. Es muy importante contar con protocolos y sistemáticas de trabajo bien definidas, definición de roles y una formación permanente y actualizada de todos los miembros del equipo multidisciplinar que trabaja en este tipo de servicio sanitario. La toma de decisiones en el día a día viene marcada por una política de gestión que ha de estar basada en el conocimiento del entorno, las necesidades de la población y los recursos disponibles, muchas veces insuficientes.

Organización del SUH

Desde la asistencia individual de pacientes hasta la atención de múltiples víctimas, los SUH tienen la obligación de responder, independientemente de la complejidad de la situación. Aunque, por otro lado, la cartera de servicios disponibles en un SUH debe estar en relación con el volumen de urgencias que atiende, así como con las características del propio hospital.

Los SUH son unidades intermedias para aquellos pacientes que tras ser atendidos en la misma son ingresados en hospitalización convencional o en una unidad de cuidados críticos, y una unidad final para la mayoría de los pacientes ya que son dados de alta tras ser atendidos en una consulta o box de exploración o en observación. Una urgencia bien gestionada, en cuanto a la idoneidad de ingreso hospitalario, estancia en observación, relación con la atención primaria y recursos sociales, etc., permitirá mantener una adecuada presión de urgencias para que la actividad programada del hospital no se vea interrumpida y el paciente resuelva del modo más eficaz y eficiente su problema de salud sociosanitario.

En los SUH hay una serie de aspectos intrínsecos y propios de la urgencia médica, por tanto, no modificables y que es preciso asumir. Son, entre otros, la afluencia discontinua, la necesidad de priorizar, la dificultad en el diagnóstico rápido, la importancia del factor tiempo en algunos tratamientos, el valor de la observación clínica, las expectativas del paciente, así como la gran incidencia que los SUH tienen en la dinámica de los hospitales.

En contraposición, hay un conjunto de aspectos extrínsecos o circunstanciales, no propios de la urgencia como tal, sino asociados históricamente a ella (como la dotación estructural precaria, la demora en los ingresos, la falta de intimidad, la inadecuada discriminación de la urgencia, la heterogeneidad organizativa y la falta de profesionalización), que son potencialmente modificables, y que por tanto cabe replantear.

Actualidad de los SUH

En los últimos años, debido principalmente al continuo aumento de la demanda, la saturación de los SUH y a la búsqueda de diferentes métodos alternativos de hospitalización convencional han surgido diferentes formas de organización en busca de un óptimo funcionamiento y una asistencia de mayor calidad.

Los principales cambios se han basado en la implantación de diferentes sistemas de Triaje (Triaje avanzado, Triaje multidisciplinar), a fin de estructurar la atención en función de la urgencia, y el cambio adaptativo en la asistencia médica mediante diferentes fórmulas, como la derivación sin visita, las áreas de visita rápida (fast-track áreas) y los circuitos asistenciales específicos, como las unidades de dolor torácico, de código ictus o de código sepsis, entre las más extendidas en los SUH.

Relaciones con el entorno de urgencias

La demanda asistencial urgente implica una visión integral de los procesos de urgencias y por ello, la gestión de un servicio de urgencias debe contemplar cuáles son sus relaciones con su entorno. Es decir, con qué otros intervinientes se tienen que relacionar en el proceso asistencial urgente.

El SUH tiene relación con la práctica totalidad de unidades y servicios del hospital; debe estar muy bien relacionado y comunicado con el área de diagnóstico por imagen, el laboratorio, el bloque quirúrgico, la unidad de cuidados intensivos y/o otras unidades de cuidados críticos. Requiere además del apoyo de la unidad de anestesiología, el banco de sangre, cirugía general, cirugía ortopédica y traumatología, cuidados críticos/intensivos, medicina interna y pediatría.

Un SUH debe tener relaciones con los primeros intervinientes, sean sanitarios o no. Así, debe establecer por una parte protocolos de actuación y derivación con servicios de urgencias extrahospitalarios y con otros sistemas como bomberos, fuerzas de orden público, organizaciones (por ejemplo, Cruz Roja o DYA), etc. Y por otra parte con servicios que deberán continuar el proceso asistencial, como son servicios específicos hospitalarios, asistencia social, hospitales de mayor nivel, etc.

Organización de los sistemas de emergencias médicas

En el ámbito de la medicina de urgencias, donde el mínimo error cuesta mucho, es fundamental para el médico comprender la estructura de los SUH para realizar con soltura la praxis médica diaria. La calidad y la seguridad del tratamiento de las patologías de urgencia dependen en gran parte de la pericia del médico urgenciólogo. Por ello, desde TECH Universidad Tecnológica tenemos para ti el Máster en Medicina de Urgencias, Emergencias y Catástrofes, un programa que te brinda las actualizaciones técnicas y médicas en la materia para garantizar un servicio óptimo.

Tenemos para ti programas de alta calidad que podrían interesarte. Es el caso del Máster en Cuidados Críticos Cardiovasculares en el Servicio de Urgencias, un programa de vital importancia para el tratamiento exitoso de patologías cardiovasculares críticas. También contamos con el Máster en Ecografía Clínica para Emergencias y Cuidados Críticos, que se especializa en el dominio sobre las técnicas ecográficas para emergencias más actualizadas del momento.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir