Recaídas y segundos tumores
Las recaídas del cáncer de pulmón son tratables y generan la capacidad para comprender estos procedimientos de forma radical o paliativa.
facultad de medicina · oncología en medicina
lun. 19 de abr. 2021
0

Entender que las recaídas del cáncer de pulmón son, en general, tratables, significa generar capacidad para comprender estos procedimientos ya sea de forma radical o bien de forma paliativa. Así mismo, a estos segundos tumores se les debe asignar un tratamiento y remarcar las decisiones a tomar por un grupo multidisciplinar.

Con la introducción de los nuevos tratamientos de quimioterapia, radioterapia, tratamientos moleculares dirigidos e inmunoterapia, en los casos de supervivencia prolongada, la aparición de recidivas tardías o segundos tumores primarios es relativamente frecuente. La mayoría de las recaídas acontecen en los tres primeros años y son relativamente frecuentes hasta los cinco años. A partir de ahí, su frecuencia disminuye y aumenta la aparición de segundos tumores primarios pulmonares o extrapulmonares.

Así pues, después de cinco años, un segundo tumor es más probable que una recidiva del primero. Además, el pulmón es el órgano con mayor probabilidad de desarrollar un segundo tumor. La incidencia de estos segundos tumores primarios es superior a la de la población general, para igual edad y género.

Tratamiento de las recaídas

Es importante identificar, en un primer momento, si se trata de una recaída del tumor primario o si es un segundo cáncer primario pulmonar. Para diferenciar entre ambas situaciones, los criterios de Martini y Melamed descritos en 1975 siguen en vigencia. Se considerará un segundo tumor primario cuando las histologías del primer y segundo tumor sean diferentes. O, por otro lado, si son de la misma histología cuando el intervalo entre los dos tumores sea mayor de dos años, cuando el tumor se haya originado de un carcinoma in situ y cuando el tumor aparezca en un lóbulo o pulmón diferente sin presentar metástasis en territorios linfáticos comunes a ambos tumores ni metástasis a distancia.

Las recaídas pueden ser:

  • Local: se define como un tumor que crece en los márgenes de la resección anterior, en la línea de grapas, en el muñón bronquial o en el resto del lóbulo en los casos de resecciones sublobales.
  • Regional: es la que surge en algún área del hemitórax ipsilateral, incluyendo los ganglios mediastínicos.
  • A distancia: puede ser por metástasis pulmonares contralaterales o pleurales, metástasis extratorácicas o derrame pleural o pericárdico maligno.

Datos importantes

Es importante conocer el patrón de recurrencia y la aparición de segundos tumores primarios. De esta manera se puede distinguirlos y adelantar el diagnóstico de las recaídas en el momento en el que todavía pueden tener una opción de tratamiento curativo.

Tanto las recaídas a distancia como las recurrencias locales suelen tener un mal pronóstico. No obstante, el descubrimiento precoz de ambas formas de recaídas permite el abordaje con una planificación de tratamiento multidisciplinar que pueda mejorar el pronóstico. Así pues, los casos deberían de ser discutidos en una sesión multidisciplinar de forma individualizada.

La filosofía con la que tratar las recidivas es importante a la hora de decidir el plan de tratamiento. Es decir, se pueden tratar con una intención curativa definitiva o bien con la intención de conseguir un control lo más prolongado posible de la enfermedad y llegar a considerarla crónica.

Consideraciones

Si se considera cualquier tipo de tratamiento con intención curativa o paliativa, en torno al 70 % de los pacientes con recaída pueden ser tratados. Si sólo se tienen en cuenta los tratamientos con intención curativa, ya sea mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, el porcentaje disminuye hasta el 26%. Es más frecuente aplicar un tratamiento curativo en aquellos en los que la recaída se presenta de forma asintomática.

Lo que sí parecen demostrar varios estudios, es que la supervivencia aumenta cuando se decide aplicar un tratamiento a las recaídas comparativamente con el hecho de no hacer nada y sólo tratamiento sintomático. Asimismo la supervivencia es mayor cuando este tratamiento se aplica con intención curativa. Se observa que el pronóstico es peor en las recaídas a distancia. Dentro de las metástasis, las de peor pronóstico son las hepáticas y las óseas.

Guía práctica de oncología de la NCCN

La NCCN (National Comprehensive Cancer Network) hace un análisis exhaustivo del tratamiento a aplicar según el tipo de recaída del cáncer pulmonar de células no pequeñas.

Si la recurrencia es locorregional, se tienen varias opciones de tratamiento paliativo según el tipo de recaída. Así, para la obstrucción bronquial, puede decidirse entre la repermeabilización de la vía aérea por broncoscopia intervencionista, la radioterapia externa o la braquiterapia y la terapia fotodinámica. Para la invasión de la vena cava superior puede aplicarse radioterapia externa, quimiorradioterapia concurrente o colocación de stent en vena cava. Aunque si el cáncer no tuviera determinado el tipo citohistológico, esto sería lo primero. Si se tratara de unas células pequeñas la indicación es la quimioterapia de urgencia.

Enfoques oncológicos

Recientes estudios han comunicado una reducción de la mortalidad por cáncer de pulmón en la población debido a los profesionales que han estudiado programas intensivos en disciplinas específicas de la medicina. Por ejemplo, el Máster en Oncología Digestiva y el Máster en Oncología Neurológica de TECH Universidad Tecnológica ofrecen contenido completo a los estudiantes que desean aumentar sus conocimientos en múltiples temas de interés.

Por lo tanto, una presentación futura más frecuente del cáncer de pulmón será por un nódulo pulmonar solitario que podrá comprenderse por medio del Máster en Oncología Torácica. Es un factor que TECH ha considerado relevante debido a la mejora del diagnóstico en estadios avanzados y la razón de la baja prevalencia de esta enfermedad.

Artículos relacionados

1 /

Compartir