Progresión mortuoria
La Medicina Forense colabora y ayuda a la acotación de daños sufridos por el sujeto durante la progresión mortuoria para después repararlo.
facultad de medicina · investigación en medicina
lun. 19 de jul. 2021
0

La medicina forense tiene como objetivo ayudar al paciente en el ámbito de la justicia. Colabora y ayuda a la acotación de los daños sufridos por el sujeto durante la progresión mortuoria para después repararlo. Pone sus conocimientos al servicio de las leyes para que el personal jurídico juzgue si un individuo es responsable o no de los daños que se le acusa, echando mano de múltiples disciplinas sanitarias como la anatomía, la cirugía, la fisiología, etc.

Intento de resolver el problema

Hay muchas maneras y formas de morir. Cada una tiene una clasificación según sea el caso, pero esta vez se va atender a un nuevo actor que es el tiempo. Existen muchas incógnitas en cuanto a la muerte se refiere:

  • Si la muerte ha sido lenta.
  • Si la muerte ha sido larga.
  • Si en el transcurso de esta ha estado presente el factor de Agonía.

Sin embargo, en el instituto de Medicina Legal puedan precisarse los favores del médico forense al servicio de la Administración de justicia. Así se determinan ciertos aspectos de la muerte gracias a su investigación. Para aclarar algunas cuestiones e intereses con terceros, es necesaria la intervención del médico forense. La intervención de este puede solicitarse en todos los campos del derecho:

Penal
  • Posibilidad de haber hecho determinados momentos generadores de responsabilidad.
  • En lesionados enfermos. Asignación de la muerte a la enfermedad o lesiones.
  • Capacidad de testificar.
Civil
  • Problemas ligados a la transmisión patrimonial.
  • Establecer la capacidad para contratar.
  • Determinar la capacidad para testar.
  • Definir la capacidad para reconocer una paternidad.
  • Establecer la capacidad para hacer un matrimonio.
  • Determinar la existencia de vida antes de la extinción de una póliza de seguros.

Morir es un hecho

Morir es uno de los hechos más naturales desde que se nace hasta que se llega a dicho objetivo. Nadie sabe cuándo llegará su fin. Ni siquiera cuando una persona planea su propio suicidio sabe si las cosas saldrán como lo ha planeado. En lo que se refiere a la muerte, siempre se plantean las mismas preguntas e incógnitas: ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Sufriré? ¿Será largo? Etc.

Maneras de morir

  • En un instante: cualquier suceso de los que se vive en el día a día puede hacer que, en muy poco tiempo, en solo instantes de segundos, se pasa de tener una vida completa a una muerte que llega de repente e instantáneamente, pudiendo ser natural o violenta.
  • En un proceso: es decir, en el transcurso del tiempo. Las circunstancias del morir se abren en un amplio abanico de posibilidades. En todos ellos habrá un hecho en común. Entre el momento en que aparece el desencadenante de la muerte y la aparición definitiva de esta. En el momento en el que se supera la resistencia a una, o más de estas funciones vitales, se empieza a entrar en situación debido a alteraciones cardiocirculatorias, alteraciones neurológicas, alteraciones respiratorias.

Tipos de agonía

  • Física: van a aparecer alteraciones debidas al déficit de oxigenación en los distintos tejidos, pasando a tener una duración mayor de agonía definiendo el tiempo de supervivencia.
  • Psíquica: se suele dar en lo que los casos son más largos. La persona lo vive con mas agitación, más lucidez e incluso miedo. La persona sabe lo que está pasando y es consciente de que en un breve periodo de tiempo su vida puede acabar. Durante el proceso agónico pueden haberse hecho actos, afirmaciones u otras, en el que podría haber alguna repercusión jurídica. Es aquí entonces donde si se necesita una intervención pericial de un profesional.
  • Mixta: es un poco de las dos condiciones anteriores. Pueden alternarse periodos de lucidez con los de pérdida absoluta de conciencia. En este apartado también pueden presentarse problemas médico-legales. Al igual que en las anteriores, también puede haberse hecho actos, afirmaciones, etc.
  • Ausencia del fenómeno: cuando el proceso de morir, si es corto, no siendo instantáneo, es posible que no llegue a producirse el fenómeno agónico. Es decir, una persona tiene un empeoramiento tan fuerte llegando hasta la muerte. Desde el punto de vista médico forense, no suelen ser origen de conflicto, puesto que el entorno en el que se producen es habitualmente favorable.

Indicadores de agonía

Indirectos

Son todos aquellos hechos no médicos que pueden llegar a la resolución del problema.

  • Registros: una persona herida puede hacer una o varias llamadas pidiendo auxilio quedando registrada. Esta más adelante puede ser una información bastante importante para la resolución del problema.
  • Testigos: de los que siempre se debe tener en cuenta sus declaraciones.
  • Huellas: una persona empieza a sangrar porque ha sufrido una herida por arma blanca. El estudio del lugar donde se hallaba el cadáver permitirá descubrir signos hacia la realización de determinados movimientos y la cantidad de sangre perdida hasta el momento de la muerte.
Directos

Son aquellos en los que realizando una autopsia podrían observarse los tipos de agonías presentados aparte, de diferentes técnicas de investigación. Aquí si se necesitaría de hechos médicos. Algunos factores en los que se puede observar si ha habido algún tipo de son:

  • Fenómenos cadavéricos.
  • Las lesiones.
  • Docimasias de Agonía; Docimasia Urinaria, Docimasia Hepática, Docimasia suprarrenal, etc.

Prelación en la muerte de dos o más personas

En los casos en los que se producen fallecimientos de más de una persona, es posible que, entre algunas de ellas, existan lazos patrimoniales. Estos, una vez superados los primeros momentos de emoción y duelo, han de aflorar. Aquí existen dos vías:

  • Premoriencia: es, en derecho sucesorio, una ficción jurídica que establece criterios sobre quién ha muerto antes en determinadas circunstancias en las que no es posible acreditarlo fehacientemente. Por ejemplo, en el caso de que dos familiares hayan muerto en un mismo accidente de automóvil sin que se pueda demostrar quién falleció primero.
  • Conmoriencia: es, en derecho sucesorio, una ficción jurídica en virtud de la cual, en el caso de que dos personas llamadas a sucederse sean o no familiares, hayan  muerto sin poder demostrarse quién falleció antes. Se presume que ambas murieron a la vez.

Razonamientos

El médico forense puede ser requerido para aclaración y resolución de algún problema legal, emitiendo su dictamen pericial sobre:

Capacidad mental previa a la muerte

El Médico Forense conseguirá información sobre:

  • Cuadro Clínico que ha precedido a la muerte.
  • Historia sobre el estado anterior del informado.
  • Pasos de las técnicas que ha utilizado.
Capacidad física previa a la muerte

El Médico Forense determinará, mediante un análisis de las lesiones presentes, que la persona haya podido moverse o desplazarse. ¿Es posible que una persona con una lesión cardiaca haya podido realizar una serie de movimientos? Todo es muy relativo y dependerá de distintos factores.

Existencia de agonía y duración

El médico forense, mediante la investigación de las lesiones presentadas, podrá determinar de qué manera se produjo la muerte: si de una forma muy cercana o alejada del momento del accidente, y el tipo de duración de la agonía. Puede estar desde un estado de lucidez y ser consciente de lo que está sucediendo, hasta no enterarse de nada llegando a la muerte completa. Probablemente en estos casos existen datos más objetivos si se dispone de información acerca del momento del accidente. Aunque son las circunstancias de las lesiones lo que mejor permite saberlo.

Fallecimiento (premoriencia) de dos o más personas

El médico forense, mediante su dictamen, determinará mediante las lesiones y heridas presentadas, cual de las personas falleció antes en ese incidente. Para un buen resultado, será importante analizar:

  • Las características de las lesiones (heridas).
  • La evolución de estas.
  • Y el estado de los fenómenos cadavéricos.

Medicina forense

La Medicina es necesaria dentro de múltiples disciplinas externas como, por ejemplo, el ámbito judicial. TECH Universidad Tecnológica evidencia esta necesidad de profundización en algunos de sus programas, como el Máster en Medicina Legal y Forense y el Máster en Psicología Forense y Psicodiagnóstico.

El Máster en Peritaje Médico y Valoración del Daño Corporal también es necesario en la fusión de ambos estudios debido a que las últimas modificaciones legislativas exigen la intervención y la reparación profesional de los médicos en todo el proceso de muerte de un sujeto.

Artículos relacionados

1 /

Compartir