Papel de la microbiota vaginal
El papel de la microbiota vaginal está relacionado con la patogenia del VPH y la respuesta inmune del sistema.
facultad de medicina · virología y parasitología
mar. 21 de sep. 2021
0

El papel de la microbiota vaginal está relacionado con la patogenia del VPH y la respuesta inmune del sistema. Es decir, que está encargado de proteger, por medio de un mecanismo concreto, esta zona del tracto genital inferior.

Comunidades bacterianas

La microbiota vaginal es dinámica. Se pueden producir transiciones entre los diferentes tipos de estados de comunidad bacteriana (CST). Estos se definen como la composición de especies y abundancia de una comunidad bacteriana en la vagina. Los factores que influyen en la composición de la microbiota vaginal son:

  • El origen étnico: las mujeres caucásicas y asiáticas tienen una prevalencia significativamente superior de microbiota donde predomina la bacteria Lactobacillus spp. en comparación con las de origen hispano y negro.
  • Los factores culturales y sociales: las prácticas de higiene íntima durante la menstruación, las duchas vaginales…
  • Las hormonas femeninas: van cambiando durante las distintas etapas. Producen cambios en la flora vaginal: nacimiento, menarquia, edad reproductiva, menopausia, anticonceptivos hormonales.
  • Tabaquismo.

Tipos de estados de comunidad

El perfil microbiano vaginal de cada mujer se clasifica con base a los “tipos de estados de comunidad” (CST):

  • Los tipos CST I, II, III y V están caracterizadospor el predominio de Lactobacillus crispatus, L. gasseri, L. iners L. jensenii, respectivamente. Tienden a mostrar una baja diversidad de especies y homogeneidad.
  • El tipo CST IV normalmente no incluye Lactobacillus spp. En su lugar, es rico en anaerobios estrictos, entre los que se incluyen Gardnerella, Megasphera, Sneathia Prevotella. A menudo está asociado a vaginosis bacteriana, una infección polimicrobiana caracterizada por una estructura de comunidad microbiana similar.

Lesiones y estado

La microbiota vaginal podría tener un papel importante en el contagio y persistencia del VPH en la vagina humana, así como en el posterior desarrollo y progresión de neoplasia cervical intraepitelial. El deterioro de la barrera epitelial vaginal podría suponer un mecanismo impulsor de la infección. De manera resumida se podría decir que las funciones de la microbiota vaginal serían:

  1. Contribuir a la integridad de la mucosa vaginal y a su funcionamiento adecuado.
  2. Competir con otros microorganismos patógenos. Impide la adhesión a las mucosas e imposibilitando su infección. Disminuye su sustrato alimenticio.
  3. Degradar sustancias que podrían dañar al medio vaginal.
  4. Producir sustancias antimicrobianas.
  5. Potencian la respuesta inmune mediante la secreción de IL-8 y de IP-10.

El microbioma anormal se asocia con un incremento del riesgo de infecciones de transmisión sexual e incluso desarrollo de neoplasias cervicales. Según la Organización Mundial de la Salud cada día, más de 1 millón de personas contraen una enfermedad de transmisión sexual. La enfermedad de transmisión sexual más frecuente es la causada por el VPH.

La infección persistente por el VPH se sabe que es la principal causa de lesiones displásicas cervicales y cáncer de cérvix. Se ha demostrado que la infección por el VPH es una condición necesaria, pero no suficiente, para el desarrollo del cáncer cervical. Solo un pequeño número de las mujeres expuestas progresan a neoplasia cervical.

Papel de los lactobacilos

La microbiota vaginal es el conjunto de microorganismos que habitan de manera natural y sin causar daño en dicha región.

A pesar de no poseer glándulas, la mucosa vaginal está recubierta por una secreción. Es producto de la exudación del propio epitelio y de la procedente del cuello del útero, que le da consistencia mucosa. Este líquido es muy rico en nutrientes, como colonización de la cavidad por las bacterias que constituyen la microbiota autóctona. Para evitar el establecimiento de microorganismos indeseables, presenta también concentraciones elevadas de fagocitos, linfocitos y factores solubles como defensinas, lactoferrina, proteínas del sistema del complemento e inmunoglobulinas de tipo A. La abundancia del exudado también depende de la secreción estrogénica. Por lo tanto, es mayor durante la edad fértil. Asimismo, su secreción es estimulada por la presencia de organismos indeseables que son así arrastrados hacia el exterior.

Condición de la edad y estado hormonal

El estado endocrino de la mujer condiciona una sucesión de microbiotas vaginales predominantes dependiendo de su edad y estado hormonal:

  • Niñas premenárquicas: durante esta época de la vida, debido a la inactividad hormonal, la microbiota vaginal va a ser un fiel reflejo de la existente en la piel (Staphylococcus epidermidis) y la procedente de la zona perineal, de origenentérico (bacilos y cocos anaerobios estrictos y aerotolerantes). A esta edad son infrecuentes las infecciones vulvo vaginales, exceptuando la existencia de malformación genitourinaria o la presencia de cuerpos extraños.
  • Mujeres en edad fértil: la presencia de la menarquia es indicativa de la producción de hormonas esteroideas de origen ovárico. Con la presencia de los ciclos menstruales, el epitelio vaginal aumentasu trofismo y grosor. Así produce un exudado que contiene glucógeno y otros muchos nutrientes. Este cambio en el hábitat vaginal facilita la colonización principalmente de lactobacilos.
  • Embarazadas: en la gestación se produce un aumento en la producción de IgA, la cual ofrece una mayor resistencia a la invasión de agentes patógenos en mucosas. Se produce un incremento de células fagocíticas (neutrófilos y macrófagos) acompañado de un descenso en el pH vaginal. Es producido por un aumento de nutrientes en el exudado vaginal, el cual favorece la proliferación de lactobacilos.
  • Mujeres postmenopáusicas: la deprivación hormonal que se produce en esta etapa condiciona una disminución del exudado vaginal y de los nutrientes existentes en él. Ello se traduce en un cambio en la microbiota, produciéndose una disminución de microorganismos. Pasa de 10 millones a unos 10.000 por mililitro. Da lugar a que la microbiota vaginal pase a estar constituida por bacterias intestinales y de la piel.

Tipología

Los lactobacilos más frecuentemente encontrados en la vagina son acidophilus y/o fermentum. Más específicamente L. crispatus, L. gasseri, L. iners yL. jensenii. Los Lactobacillus spp. vaginal evitan la colonización de las especies bacterianas manteniendo un pH bajo al producir grandes cantidades de ácido láctico. (Se ha demostrado que un pH vaginal superior a 5 se relacionade forma significativa con un aumento del 10-20% del riesgo de dar positivo en VPH en mujeres premenopáusicas). La falta de lactobacillus podría poner en riesgo esta barrera permitiendo la entrada del VPH y facilitando una infección viral persistente. Consecuentemente, el desarrollo y progresión de una patología.

  • Lactobacillus Crispatus: se asocia a un estado vaginal saludable. Rara vez coexiste con otras especies de bacterias en un ecosistema, de modo que tiende a ser o fuertemente predominante o, por el contrario, inexistente. Las mujeres con esta estructura de microbiota no solo tienen el pH más bajo de los 5, sino que también tienen menos probabilidades de contagiarse con infecciones bacterianas de transmisión sexual, con el virus de herpes simple tipo-2, con el VIH y con el VPH.
  • L. Gasseri: se ha asociado a una eliminación rápida de las infecciones por VPH. Esta especie, junto con L. crispatus, también han demostrado ser citotóxicas para las células cervicales infectadas por el VPH-18, pero no para las células sanas.
  • Lactobacillus L. iners: se ha encontrado en cantidad abundante cuando existe infección por VPH y CIN.
  • Bacilo G. vaginalis: está presente en proporciones elevadas en el cérvix de las adolescentes, altamente susceptible al VPH.
  • Bacteria Sneathia spp: se ha asociado a infección por VPH, así como al CIN y al cáncer cervical.

Prevención contra las ETS

La prevención contra las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) y las posibles infecciones del tracto genital inferior tiene una solución en la práctica (y el estudio) clínica. El Máster en Microbiota Humana o el Máster en Enfermedades Infecciosas y Tratamiento Antimicrobiano, por ejemplo, son especialidades que ofrecen una respuesta efectiva a estas afecciones.

Así mismo, el resto de programas de TECH Universidad Tecnológica tienen lo que que cada especialidad sanitaria exige: una serie de planteamientos transversales que aseguren un planteamiento competente. El Máster en Actualización en Patología del Tracto Genital Inferior y VPH tiene la información completa, fundamental para ofrecer herramientas eficaces desde la primera consulta hasta una específica sobre cualquier patología o ETS relacionada.

Artículos relacionados

1 /

Compartir