Lesiones deportivas en reumatología
El deporte, sobre todo cuando se habla de individuos que lo realizan con alto impacto, puede provocar varios tipos de lesiones.
facultad de medicina · reumatología
mié. 26 de may. 2021
0

El deporte, sobre todo cuando se habla de individuos que lo realizan con alto impacto, puede provocar varios tipos de lesiones. Para mejorar la capacidad física del deportista se debe realizar un diagnóstico a través de la anamnesis y la exploración física, de acuerdo a las patologías traumáticas y fisiológicas secundarias al ejercicio. Asimismo, las pruebas complementarias y los tratamientos iniciales deben darse por varias sociedades médicas, las cuales incluyen a los expertos en reumatología.

Lesiones agudas

Dentro de los procesos agudos secundarios al deporte pueden aparecer un gran número de lesiones. Actualmente, se considera fundamental que los niños que practican deportes de competición realicen un programa de entrenamiento específico para cada deporte, pues de esa manera se puede disminuir el número y gravedad de estas lesiones.

Luxaciones agudas

Luxación de rótula: lesión traumática aguda. Generalmente golpe directo que produce el desplazamiento lateral de la rótula. Se presenta con más frecuencia en adolescentes de ambos sexos. Los factores de riesgo son hiperlaxitud articular, genu varo, anteversión femoral, torsión tibial externa y pies pronados. Existen unos factores anatómicos de riesgo como son la displasia troclear, hipoplasia del cóndilo femoral lateral, rótula alta e inclinada hacia externo.

  • Tras el traumatismo se produce dolor intenso, deformidad a nivel de la rodilla con derrame articular e incapacidad para la bipedestación.
  • El diagnóstico es clínico y se confirma con radiografía simple. Es preciso valorar la posibilidad de fractura osteocondral a nivel de la rótula o del cóndilo lateral femoral secundario a la luxación de rótula. En estos casos aparece hemartros.
  • El tratamiento consiste en la reducción suave de la patela mediante presión en el borde externo de la misma. Después se inmoviliza un periodo corto y se aconseja fisioterapia para potenciar el vaso medial.

Fracturas por avulsión osteocondral

Aparecen en la zona cartilaginosa de las apófisis en crecimiento del niño y son lesiones típicas deportivas:

  1. Fracturas-avulsión de la pelvis: lesión en la unión osteocartilaginosa de los núcleos de osificación secundarios de la pelvis y el fémur en pacientes, sobre todo adolescentes deportistas.
  2. Avulsión del polo inferior o superior de la rótula: estas lesiones se producen en niños y adolescentes deportistas que realizan una violenta contracción del cuádriceps contra resistencia.
  3. Avulsión de la tuberosidad anterior de la tibia (TTA): lesión poco frecuente. Aparece en adolescentes que practican actividades deportivas en las que se realizan lanzamientos bruscos con el miembro inferior.

Lesiones ligamentosas de rodilla

Son lesiones que están en aumento debido a la práctica deportiva, aunque la mayor incidencia es en mayores de 13-14 años. En niños más pequeños, es más raro debido a que los ligamentos son más laxos y resistentes.

  • Lesión del ligamento lateral interno: el mecanismo de producción es un traumatismo en la cara lateral de la rodilla que produce un valgo forzado.
  • Lesión del ligamento lateral externo: el mecanismo de producción es un traumatismo en la cara interna de la rodilla que produce varo forzado.
  • Fractura de espinas tibiales: en niños entre 8 y 14 años es frecuente la lesión de las espinas tibiales (sobre todo la anterior) tras un trauma directo con la rodilla en flexión.
  • Lesión del ligamento cruzado anterior (LCA): lesiones cada vez más frecuentes por deportes que conllevan giros de rodilla.

Lesiones meniscales

Igualmente son lesiones más frecuentes en la población adolescentes deportistas. El mecanismo de lesión más frecuente es la flexo-extensión de rodilla cuando está en varo-valgo. En los niños más jóvenes se produce, sobre todo, la desinserción periférica, mientras que en adolescentes es más frecuente la lesión en el centro del menisco, que produce una rotura en asa de cubo.

Arrancamiento de la epitróclea

Lesión del centro de osificación de la epitróclea, secundaria a la tracción de los músculos epitrocleares y secundarias a fuerzas de valgo del antebrazo sobre el codo. Tras el traumatismo agudo el paciente refiere dolor, impotencia funcional y tumefacción en la zona medial del codo. En la radiografía se confirma la lesión a nivel de la epitróclea.

Lesiones subagudas

Denominadas también lesiones por sobrecarga. Se producen por cargas repetidas de compresión o de tracción sobre diferentes zonas del esqueleto del niño. La incidencia de estas lesiones es elevada y se producen en las actividades deportivas continuadas. La causa de por qué aparece en determinados niños no está clara. Se ha asociado a disbalances musculares, entrenamientos incorrectos o alteraciones ortopédicas preexistentes como mal alineaciones del miembro inferior o déficit de flexibilidad del niño.

Distracción de los centros secundarios de osificación

  • Apofisistis de inserción: se produce por tracción repetitiva en zonas de inserción de tendones. Como consecuencia de esta tracción microtraumática repetida se produce una reacción inflamatoria en la unión tendón-hueso. Las más frecuentes son: enfermedad de Osgood Schlatter, enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson, enfermedad de Sever, enfermedad de Iselin.
  • Apofisistis por tracción del olécranon: aparece en gimnastas y en jugadores de hockey por tracción excesiva y repetida del tendón del tríceps braquial.
  • Apofisistis en pelvis: se producen por contracción brusca de la musculatura que se inserta en estas apófisis.

Lesión a nivel de cartílago de crecimiento

Las cargas repetitivas por tracción o compresión pueden dar lugar a lesiones en la fisis de crecimiento, como, por ejemplo:

  • El hombro de las ligas menores: lesión de la fisis proximal del húmero en niños lanzadores y tenistas.
  • El codo de las ligas menores: lesión producida por microtraumatismos a nivel del codo secundarios a fuerzas continuas en valgo.

Fracturas de estrés

Se producen por cargas repetitivas sobre el hueso. Aparece una solución de continuidad en el hueso parcial o completa con mayor reabsorción que formación ósea. Ocurre sobre todo en miembros inferiores a nivel de tibia proximal, huesos del tarso y metatarsianos. Existen unos factores de riesgo extrínsecos como alto ritmo de entrenamiento, ejercicios de impacto, calzado, equipamiento o entrenamiento en terrenos inadecuados, estado físico precario y escaso tiempo de recuperación entre lesiones.

Síndromes de estrés tibial

Es más frecuente en la zona distal y posteromedial de la tibia. Consiste en una lesión por sobreuso o por microtraumatismos repetitivos, secundario a una periostitis de tracción. Aparece en el 10-15% de corredores, sobre todo si se realiza la carrera en terrenos duros. Presentan dolor difuso en la tibia que característicamente disminuye durante la carrera. Las radiografías son normales y el diagnóstico se realiza con la resonancia magnética, donde se objetiva edema a nivel del periostio. El tratamiento consiste en la modificación de la actividad deportiva y en el estiramiento de la musculatura.

Lesión por acción compresiva sobre el cartígalo auricular

  • Osteocondritis disecante: lesión subaguda a nivel articular. Es una necrosis localizada del hueso subcondral sin afectación inicial del cartílago articular. La mayoría son reversibles y se curan con tratamiento conservador. Pero, en algunos casos, el cartílago articular se lesiona y puede desprenderse, produciéndose una lesión a nivel articular.
  • Espondilolistesis y espondilolisis: son dos patologías que suelen estar relacionadas entre sí y que aparecen con frecuencia en gimnastas. La espondilolisis es un defecto unilateral o bilateral de la pars interarticularis, y la espondilolistesis es el desplazamiento anterior de la parte proximal de la columna en relación con la columna distal. Esta última se presenta con más frecuencia en la vértebra L5-S1.

Reumatología para deportistas

Las poblaciones que realizan ejercicios de alto impacto debido a su estilo de vida requieren de especialistas médicos que puedan brindarles mecanismos de protección o tratamientos efectivos a sus lesiones. TECH Universidad Tecnológica también tiene en cuenta a los deportistas por medio de sus posgrados de alta calidad, como el Máster en Nutrición Deportiva en Medicina y el Máster en Nutrición Deportiva para Poblaciones Especiales para Médicos.

Por las características específicas de cada paciente, la atención a la familia se convierte en otra variable que incorporar al abordaje de las enfermedades secundarias al entrenamiento. Esta peculiaridad se maneja a través de este Máster en Actualización en Reumatología Pediátrica, un programa que tiene sus orígenes en los pacientes afectados por lesiones de todo tipo generadas por el deporte.

Artículos relacionados

1 /

Compartir