Igualdad entre mujeres y hombres
Desde el campo de la cooperación internacional, es posible aplicar la perspectiva de género que promueve la igualdad entre mujeres y hombres.
facultad de medicina · cooperación internacional
vie. 02 de jul. 2021
0

Desde el campo de la cooperación internacional, la educación y la comunicación para el cambio social, es posible aplicar la perspectiva de género que promueve la igualdad entre mujeres y hombres. Las diversas organizaciones que velan por estos derechos también combaten los mensajes discriminatorios y rescatan los deseos, problemas y diversidad de las mujeres.

Conceptos clave

Sistema sexo-género y estereotipos de género

Con el término “sexo” se hace referencia a las características fisiológicas y sexuales con las que una persona nace. Aunque, para hablar con precisión, lo más correcto es emplear términos como ‘cisgénero’ o ‘transgénero’. Se llama “género” a las normas sociales, económicas, políticas, culturales, psicológicas y jurídicas asignadas a cada sexo. En el sistema de construcción social, el sistema atribuye y fomenta, en unas y en otros, diferentes características, sentimientos y actitudes.

El sistema sexo-género explica cómo las diferencias biológicas entre las mujeres y los hombres se han traducido históricamente en desigualdades de índole social, política y económica, siendo las mujeres las más desfavorecidas. También, permite analizar las relaciones de poder que existen entre hombres y mujeres. Los estereotipos de género son ideas e imágenes deformadas. Es decir, generalizaciones y simplificaciones sobre los atributos de hombres y mujeres. Son aceptadas socialmente como reales e indiscutibles, en parte gracias a que se repiten una y otra vez.

Estos estereotipos transmiten creencias que sirven como justificación a determinadas actitudes y conductas. La publicidad, por ejemplo, ha presentado y presenta muy habitualmente a la mujer como sumisa, abnegada, muy preocupada por su aspecto y belleza, consumista, frívola, etc.

Machismo/Sexismo/Androcentrismo/Patriarcado

El machismo discrimina a las mujeres basándose en la creencia de que estas son inferiores a los hombres. El sexismo, en ocasiones menos evidentes, es el desprecio hacia las mujeres a través de conductas que perpetúan la desigualdad y mantienen un discurso dominante: el discurso androcéntrico. El androcentrismo es la consideración de los hombres como lo universal, de manera que se obvian otras realidades. Las agendas de los medios de comunicación se suelen decidir bajo un enfoque androcéntrico, lo que se resalta más y lo que se resalta menos o se silencia.

Perspectiva de género

Aplicar un enfoque o perspectiva de género en un determinado campo consiste en plantearse, señalar y corregir cómo afectan de manera diferente a mujeres y hombres determinadas cuestiones. Además, esta visibiliza la realidad específica de las mujeres, da valor a sus aportaciones y ofrece su punto de vista.

Violencias machistas

Las violencias machistas son aquellas que se ejercen dentro del marco de una relación desigual de poder. De manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como privado, afecta a la vida, libertad, dignidad, integridad física y psicológica de las mujeres.

Violencias simbólicas

Este término fue acuñado en la década de 1970 por el sociólogo francés Pierre Bourdieu para describir la violencia que los dominadores ejercen de manera indirecta sobre los dominados. Sin que estos sean conscientes de ello e incluso sean “cómplices” de la dominación a la que se les somete.

Feminicidio o femicidio

Puede hacer referencia al asesinato individual de una mujer o al asesinato sistemático de mujeres, especialmente donde no hay un fuerte rechazo a estas cuestiones. La antropóloga e investigadora mexicana Marcela Lagarde dio un significado político al concepto, al hablar de crimen de Estado y señalar la responsabilidad de las autoridades que permiten la impunidad de quienes asesinan a mujeres. Se debe a que no desarrollan políticas para evitar los homicidios e incumplen las convenciones internacionales.

Mujeres y medios

El Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP) es la investigación mundial más amplia y de mayor trayectoria que aborda el tema de género en los medios de comunicación. Concluía que la visibilidad de las mujeres en los medios de comunicación sigue siendo muy inferior a la de los hombres, a pesar de ser la mitad de la población.

Según estos datos, las mujeres son sujeto y fuente en el 28% de las informaciones aparecidas en prensa, radio y televisión. Los hombres protagonizan el 72% restante. En diarios digitales, la representación femenina es algo mayor y alcanza el 33% del total.

Representación y visibilización

El citado estudio de 2015 se realizó en 114 países y analizó 2.030 medios de comunicación de todo tipo. Según concluye, en términos globales, que la desigualdad de género en las noticias se concreta en que las mujeres sólo representan el 24% de las personas sobre las que hablan los medios. Otro dato preocupante es el de que las mujeres que aparecen en los medios de comunicación en calidad de expertas representan un 9% del total de especialistas. Las voces femeninas aparecen sobre todo como fuentes de opinión popular y de experiencia personal.

Como explican Oxfam y La Marea (2017), los espacios de opinión en prensa y medios audiovisuales siguen copados por hombres. Es frecuente que una tertulia televisiva esté integrada en exclusiva por voces masculinas, sin que ello parezca “anormal”. En todo el mundo, es habitual ver cómo las mujeres aparecen constantemente cosificadas para la venta de productos y la conquista de las audiencias.

Producción y toma de decisiones en los medios

El Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP) de 2015 dedicó también un importante espacio al análisis de las personas profesionales en los medios de comunicación. Según las conclusiones, hay un avance significativo con respecto al estudio anterior. Se debe a que en la prensa las mujeres periodistas son un 44%, en 2015, frente al 34%, en 2010; en radio han pasado del 32%, en 2010 al 59%, en 2015, y en televisión del 58% al 64%. Estos datos también son superiores a los de la media europea (35%, 44% y 48% respectivamente)

También, hay que destacar que, según este estudio, internet y los medios digitales no han significado un avance en cuanto a perspectiva de género, en relación con los medios tradicionales.

Ley integral contra la violencia de género

La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, incluye varios artículos vinculados a la comunicación: 10 (publicidad ilícita), 11, 12, 13 y 14. El artículo 14 explica que “los medios de comunicación fomentarán la protección y salvaguarda de la igualdad entre hombre y mujer, evitando toda discriminación entre ellos”.

Ley para la igualdad efectiva

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, dedica el Título III a la igualdad y los medios de comunicación. El artículo 36 está dedicado a los medios de titularidad pública, mientras que el 39 hace referencia a los medios de comunicación social de titularidad privada. El artículo 40 explica que “las autoridades a las que corresponda velar por que los medios audiovisuales cumplan sus obligaciones adoptarán las medidas que procedan, de acuerdo con su regulación, para asegurar un tratamiento de las mujeres conforme con los principios y valores constitucionales”.

¿Por qué se debe hablar de igualdad en medicina?

Es importante que en el campo de la medicina se incluya la igualdad de género, así como otros conceptos que promueve la cooperación internacional. Se debe a que los países en vía de desarrollo sufren conflictos bélicos u otras condiciones desfavorecedoras para sus ciudadanos. En muchas ocasiones, estas personas están vulnerables y requieren de la labor humanitaria para seguir contando con los recursos básicos. Es por esto que el ámbito sanitario se vuelve imprescindible para lograr la supervivencia de sus habitantes.

Los médicos juegan un papel fundamental para ayudar a estos países a avanzar. Por ende, se vuelve necesario que los profesionales estén capacitados, por medio de programas como el Máster en Análisis Clínicos o el Máster en Medicina y Salud Integrativa Avanzada de TECH Universidad Tecnológica, para intervenir con experticia en las diversas situaciones que requieran de sus servicios.

Así mismo, programas como el Máster en Cooperación Internacional para el Desarollo de los Pueblos en Medicina se enfoca directamente en el abordaje de personas vulnerables que necesiten atención médica urgente. De esta forma, incluso las disciplinas del área de la salud aportan sus conocimientos para ayudar a estos países a avanzar y lograr un futuro mejor.

Artículos relacionados

1 /

Compartir