Factores psicosociales relacionados con las adicciones
Desde distintas disciplinas se lleva mucho tiempo estudiando los factores psicosociales presentes en los sujetos que tienen una adicción.
facultad de medicina · adicciones
jue. 25 de feb. 2021
0

A pesar de las múltiples investigaciones que esperan comprender la vulnerabilidad que poseen algunos sujetos hacia las drogas, todavía no residen razones claras. Se trata de un proceso mental complejo y, por su abstracción y dificultad de entendimiento, gracias a ello se han definido fases variables dependiendo del individuo que experimente dichas adicciones.

Desde la psicología, la medicina y otras disciplinas se lleva mucho tiempo estudiando aquellos factores psicosociales que están presentes en los sujetos que tienen una adicción. He aquí el resultado de diversas investigaciones referentes al tema.

Fases de la adicción

Todo comienza por la fase previa o de disposición. Existen una serie de factores (de tipo biológicos, psicológicos y psicoculturales) que incrementan o disminuyen la probabilidad de que el sujeto consuma sustancias.

Durante la fase de conocimiento se dan los primeros contactos con la sustancia. Están condicionados por la disponibilidad, el interés hacia la sustancia, la creencia que tenga la persona sobre el efecto que produce, las expectativas y la introducción previa de sus amigos, amigas o familiares que lo animen a consumir. Estos aspectos llevan al sujeto a la siguiente fase o, por el contrario, si puede continuar sin consumir.

Más adelante la persona en cuestión entra a la fase de consolidación, la cual da paso al abuso de alguna sustancia y a la fase de la dependencia. Aquí el sujeto puede mantenerse por un tiempo relativo hasta la fase de abandono o mantenimiento y recaída. Algunos dejarán de consumir tras un período largo o corto, otros seguirán consumiendo sin interrupciones a lo largo de la vida; pueden producirse ciclos donde se deje y se vuelva a retomar, experimentando recaídas. En ese caso se está hablando de una adicción consolidada.

Factores

Culturales y ambientales

En función del lugar en el que se viva, sus valores, creencias, hábitos y costumbres, las personas tendrán mayor o menor probabilidad de consumir sustancias. En este caso, el alcohol y el tabaco gozan de gran presencia dentro de las adicciones mayoritarias (a las que se les está acercando el cannabis).

La cultura, las pautas de comportamiento compartidas por una comunidad, sus actitudes, conductas, entre otros, pasan de generación en generación. Se transmiten a través de la primera socialización que acontece en la familia, en la escuela y el grupo de iguales. Aquí se aprende que se es parte de un grupo y que existen una serie de expectativas sobre nosotros (de comportamiento y opinión). En la cultura, condicionada especialmente por el consumo, la droga se ha convertido en un producto común debido a las leyes de oferta y demanda. La globalización en la que se vive acerca a las personas a sustancias que hace décadas eran desconocidas, y que ahora pueden ser encontradas fácilmente. La accesibilidad y la oportunidad para consumir han aumentado a lo largo de los años.

Características demográficas

Algunas características predisponen a acercarse a las drogas como pueden ser: el sexo (el hombre presenta mayor disposición a la materia en cuestión a pesar de que en los últimos tiempos las mujeres han incrementado su consumo), la edad (los consumos comienzan en la adolescencia generalmente), la clase social a la que pertenece, el rendimiento económico y la ocupación.

Disponibilidad y precio

Un factor relacionado con el consumo es que las drogas estén disponibles. Pero además, como ocurre con todos los productos que se compran, la sustancia debe tener unas propiedades que anime a los potenciales compradores a adquirirla: tamaño, forma, color, vía de consumo, efectos, capacidad de ser transportables, ocupar poco espacio, no causar muertes, inducir efectos potentes, etc.

El precio es determinante. Un precio asequible para los adolescentes facilitará el consumo. Por ejemplo, el alcohol y el tabaco. El poder adquisitivo de las personas establecerá el consumo de unas u otras drogas. De todas formas, incluso si se tiene accesibilidad y un precio adecuado, es necesario también que exista una buena red de distribución. Sin ella no sería posible la venta.

Publicidad, aceptación social, presión social al consumo y conformidad

Esto facilita que el producto sea conocido. En algunos países, la publicidad del alcohol y el tabaco se ha restringido mucho, pero existe muchos medios para hacer llegar el mensaje de forma indirecta. La aceptación social del consumo es otro de los factores predisponentes. Consumir con amigos, si éstos lo hacen, es una forma de lograr la aceptación. Lo anterior se relaciona con el concepto de conformidad, es decir, es considerado normal y nadie es censurado si se consume en ambientes públicos tales como fiestas.

La adolescencia

Representa un hito evolutivo donde el chico o chica busca la diferenciación de su padre y de su madre. Si los vínculos no son los adecuados y se dan las oportunidades precisas, es probable que, en un momento tan delicado como la adolescencia, el sujeto empiece a experimentar con las sustancias, sostenido por el grupo de iguales.

Las consecuencias del consumo

Para la persona que consume, será importante que en algún momento se realice una evaluación de los daños a su salud y a su entorno (familia, amigos) causadas por dicho consumo. Las consecuencias pueden servir, en algún punto del proceso, de motivadores de un cambio hacia una conducta más saludable, la aceptación de un tratamiento y el abandono de las sustancias.

Riesgo y protección

Existen una serie de factores de riesgo y protección para el consumo de drogas que pueden servir a la hora de detectar posibles problemáticas en jóvenes. Todos estos coinciden en que influyen directamente en el comportamiento o hábitos del adolescente.

  • Factores familiares.
  • Factores comunitarios.
  • Factores de los compañeros e iguales.
  • Factores escolares (en términos de calidad de educación y orientación social).

Como se ha mencionado antes, el conocimiento a profundidad de las adicciones y la conducta, tanto adolescente como infantil, ayuda a prever la dependencia o, posteriormente, a tratarla. En TECH Universidad Tecnológica existen varios programas de medicina especializados para enseñar a tratar física y emocionalmente a los pacientes. Por ejemplo, la Maestría en Psiquiatría Infantil y la Maestría en Peritaje Médico y Valoración del Daño Corporal son perfectos para quienes esperan obtener conocimientos prácticos en temas específicos.

En cuanto al tema principal del artículo, si el interés principal del estudiante se centra en el entendimiento de las adicciones, la Maestría en Tratamiento Cognitivo-Conductual de las Adicciones para Médicos ha sido planificada por expertos capacitados para ofrecer una educación de alta calidad en esta institución.

Artículos relacionados

1 /

Compartir