Factores de riesgo asociados a la otorrinolaringología

La otorrinolaringología es un área de suma importancia para el sector médico, por este motivos se requieren profesionales especializados.

facultad de medicina · otorrinolaringología
viernes, 29 de julio de 2022
0

Se puede definir riesgo como la probabilidad de que se produzca algún hecho, generalmente adverso. Si se refiere específicamente a la salud y desde un punto de vista epidemiológico, el riesgo sería la probabilidad de que una persona libre de una enfermedad pueda desarrollarla en un plazo de tiempo determinado. En este contexto, ahondaremos, desde un punto de vista epidemiológico en la otorrinolaringología, de los aspectos relacionados con los factores de riesgo en forma general. A fin de que los alumnos puedan obtener conocimientos novedosos sobre este rubro. 

Clasificación de los factores de riesgo en otorrinolaringología

Si se busca clasificar los factores de riesgo, se puede hacer en virtud de varios aspectos, por ejemplo, según de que medio se trate.

1. Aspectos físicos

  • Agentes infecciosos
  • Agentes farmacológicos
  • Agentes químicos
  • Agentes físicos

2. Aspectos psíquicos:

  • Estrés

3. Aspectos sociales:

  • Hábitos de vida
  • Condiciones socioeconómicas
  • Medio de trabajo

4. Aspectos genéticos:

  • Mutaciones de un gen, como el IT15 del Corea de Huntington
  • Polimorfismos metabólicos como los que causan predisposición a ciertos tumores.

A su vez, también se pueden dividir en factores modificables o no modificables. Los principales factores modificables son hipertensión arterial, tabaco, hiperlipidemia, obesidad, sedentarismo, resistencia a la insulina, hipertrofia del ventrículo izquierdo, microalbuminuria, etc., que en general son mensurables o escalables. Los factores no modificables son edad, sexo masculino, situación postmenopausia, herencia, antecedentes de enfermedad coronaria y diabetes mellitus. 

Estimación del riesgo en al otorrinolaringología

Para poder hacer una medida de la frecuencia de una enfermedad se tienen en cuenta varios aspectos, en primer lugar, las medidas de prevalencia que determinan la cantidad de casos existentes en un momento temporal transversal concreto, y las medidas de incidencia que se refieren a los casos nuevos que aparecen (o se diagnostican) en un grupo poblacional durante un periodo temporal. Para estimar el riesgo se han de valorar aspectos relacionados con la incidencia, más que los de prevalencia. 

Si se considera un grupo poblacional que se analiza durante un periodo de tiempo, se conoce como proporción de incidencia la cantidad de sujetos que presentan una enfermedad durante este periodo de tiempo. Se define riesgo medio como la proporción de incidencia en el grupo, suponiendo que al inicio del periodo de tiempo todos los individuos están libres de enfermedad y el seguimiento durante dicho periodo es completo.

Como este seguimiento completo no es posible en todos los casos, existen pérdidas en la cohorte de sujetos y ha de corregirse la incidencia, considerando que las pérdidas se producen en el punto medio del intervalo, según lo que se denomina método actuarial. 

Se pueden determinar medidas que comparan el riesgo entre grupos, mediante el grado de asociación entre la enfermedad y las características de dichos grupos. En ocasiones se comparan dos grupos, uno cuyos miembros estén expuestos a un factor de riesgo y otro sin dicha exposición, para determinar las medidas de efecto de dicho factor de riesgo y establecer el riesgo relativo como medida, de cuanto más probable es un efecto en relación con la exposición a dicho factor. 

Asociación y causalidad

Resulta clave la identificación de las causas que determinan a incidencia de un problema para poder realizar una acción preventiva y políticas de salud específicas. Esto tiene aplicación desde un aspecto de Salud Pública y epidemiológica, pero también para el clínico, quien puede usar el conocimiento de los factores de riesgo para su actuación preventiva o para aplicar determinados protocolos de actuación, en función de la exposición a esos factores de forma individualizada, identificando a los pacientes con mayor riesgo de desarrollar una enfermedad o evaluar cuales pueden obtener más beneficio de una acción.  

De esta manera, se aplica el concepto de causa de una enfermedad específica como la condición, episodio precedente o características, que fueron necesarias para la ocurrencia de una enfermedad en el momento en que apareció. En el siglo XIX se establecen criterios deterministas de causalidad a cargo de Koch y Henle en relación con enfermedades infecciosas, indicando que el microorganismo aislado aplicado al huésped susceptible causa siempre la enfermedad, y ese organismo debe aislarse siempre en presencia de la patología. 

 Los criterios deterministas no pueden explicar la causalidad en gran número de patologías y no aplican en caso de enfermedades multifactoriales. Por ello se tiende a emplear criterios multifactoriales o de red, en los que están implicados múltiples factores. 

Factores de riesgo específicos en otorrinolaringología

Tras conocer los aspectos epidemiológicos generales de los factores de riesgo incluyendo los determinantes en salud, aspecto que no se debe infravalorar cuando se valore a un sujeto particular o a grupos de pacientes. No es el objeto de este texto incluir un listado de factores de riesgo, sino ofrecer una visión crítica que permita valorar cada aspecto concreto. De esta manera, se puede decir que los factores de riesgo de otitis media recidivante en la infancia son:  

  • Asistir a guarderías (especialmente centros que tienen más de 6 niños)
  • Cambios de altitud o de clima y climas fríos
  • Exposición al humo y padres fumadores 
  • Antecedentes de infecciones del oído
  • No usar lactancia natural, y uso de biberones y chupetes 

 Infección reciente del oído En los casos de otitis recidivante con mala respuesta a la terapia convencional, se debe plantear si existen factores de riesgo sobre los que pueda influir.

 De igual forma, se debe tener en consideración que en no pocas ocasiones durante el ejercicio de la práctica habitual, no solo en esta especialidad, sino probablemente en todas, a veces no se plantea de forma previa una valoración de los factores de riesgo, limitándose a aplicar terapias, en general médicas que se dirigen a tratar las consecuencias del trastorno, sin considerar hacer una profilaxis previa de los aspectos mencionados.  

Clasificación

Los factores de riesgo en la especialidad de otorrinolaringología se pueden clasificar de varias formas. 1.  

  1. Especificidad:
    • Existen factores comunes a varias enfermedades (o incluso especialidades), cuyo paradigma es el tabaquismo y otros específicos de la especialidad, como ciertos trastornos genéticos, ciertas hipoacusias no sindrómicas de penetrancia variable, asociadas a alteraciones de genes cromosómicos o a herencia mitocondrial.
  2. Por su origen:
    • Ambientales: los entornos ruidosos constituyen un factor de riesgo de hipoacusia en pacientes con predisposición genética para ello. – Biológicos: la infección por el virus de papiloma humano (VPH) condiciona el carcinoma de orofaringe, o el Virus de Epstein-Barr el de rinofaringe. –
    • Físicos: las radiaciones ionizantes pueden producir mutaciones capaces de diversas alteraciones en forma de efectos estocásticos, como el carcinoma de tiroides. –
    • Químicos: se indica que las nitrosaminas de la dieta pueden condicionar más incidencia de carcinoma de rinofaringe en pacientes de origen asiático. –
    • Intrínsecos del individuo: la edad es un factor de riesgo de presbiacusia, o el sexo masculino del angiofibroma juvenil. –
    • Determinantes de salud: tal como se ha visto, la situación socioeconómica, por ejemplo, condiciona el modo de enfermar.  
  3. Por su capacidad de modificación:
    • Modificables: sobre los que se puede ejercer alguna prevención primaria, como el consumo de tabaco.
    • No modificables: sobre los que no se puede hacer prevención primaria, pero si secundaria. No se puede cambiar la edad del paciente, pero si dar consejos para reducir la incidencia de la edad sobre ciertas patologías, sobre todo influyendo para prevención respecto a otros factores concurrentes. 

La necesidad de cualificación profesional en la otorrinolaringología

TECH Universidad Tecnológica se ha consolidado como el centro de educación superior más grande del mundo a nivel digital, gracias a ello, ha sido posible desarrollar diferentes programas, de los cuales se destaca el Máster en Otorrinolaringología, el Máster el Análisis Clínicos y el Máster en Gestión Clínica. Todos nuestros programas cuentan con ejes temáticos novedosos que facilitarán la adquisición de conocimientos.

Además, con las nuevas sapiencias obtenidas los aplicantes estarán en capacidades de liderar procesos médicos de manera competente, centrándose en las principales necesidades del mercado laboral como centro de crecimiento.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir