Ecografía en la UCI
La ecografía en la UCI es parte crucial en el salvamento de la vida del paciente ya que mediante este método se puede salvar la vida del paciente.
facultad de medicina · cuidados intensivos en medicina
vie. 12 de feb. 2021
0

La ecografía fue un salto en la ciencia de la salud. La invención y uso de nuevas tecnologías a base de sonido, como los diferentes tipos de sondas ecográficas, así como el uso de transductores de ultrasonido en ecografía, abrieron el paso a nuevos métodos. Debido a esta pequeña revolución tecnológica los profesionales en ecografía clínica en Urgencias debieron ampliar sus conocimientos y especializarse en estas áreas. En esta ocasión veremos una de las áreas de la ecografía; La UCI.

En las últimas décadas se ha evolucionado desde el paradigma tradicional de la ecografía esporádica realizada en las uci por radiólogos y cardiólogos, hacia estudios ultrasonográficos realizados por intensivistas como extensión de la exploración del paciente en lugar de prueba de imagen complementaria.

Esta ecografía clínica se orienta a diagnosticar y tratar directamente al paciente, e incide en cada uno de los seis dominios fundamentales del actual concepto de calidad asistencial: seguridad, efectividad, eficiencia, equidad, oportunidad y humanización.

Todas las modalidades de ultrasonografía pueden tener interés en la uci, tanto para ayudar a tomar decisiones como para guiar la realización de procedimientos, pero es imprescindible una formación adecuada basada en la adquisición de conocimientos teóricos y en el entrenamiento práctico tutelado por otros intensivistas y por otros especialistas con mayor experiencia.

Imagen ecográfica

Fundamentos físicos

El sonido es una forma de energía mecánica que se origina en una fuente de vibración y se propaga en forma de ondas longitudinales. Los ultrasonidos son un tipo de sonidos con una frecuencia de desplazamiento superior a 20 mil oscilaciones o ciclos por minuto (llamados hertzios, hz). Los ultrasonidos no son audibles para el ser humano, pero sí para otras especies animales.

La ecografía es un procedimiento que utiliza ultrasonidos con frecuencias entre 1 y 50 millones de hertzios (1-50 megahercios o mhz). Es utilizada para identificar estructuras internas a partir del análisis de las ondas reflejadas (“ecos”). La ecografía se empezó a utilizar en medicina en 1949. Hasta 1983 no se dispuso de un aparato comparable a lo que hoy se denomina ecógrafo.

Ecografía en la uci: Secuencia ecográfica

La secuencia de realización de una ecografía comienza con la emisión de ultrasonidos por el ecógrafo. Luego, continua con la formación de ecos al atravesar la parte del cuerpo humano que se está explorando. Finaliza con la recepción de estos ecos por el ecógrafo y el análisis matemático que los transforma en una imagen ecográfica.

Emisión de ultrasonidos

La emisión de ultrasonidos es realizada en unos componentes del ecógrafo denominados transductores o sondas ecográficas. En su interior se incluyen unos cristales de un material piezoeléctrico (antes cuarzo y ahora cerámicas artificiales). Este es capaz de producir vibraciones ultrasónicas al ser estimulado por una corriente eléctrica y producir electricidad al recibir el impacto de ultrasonidos.

Estos cristales están colocados de una determinada forma en el interior de los transductores, lo que da lugar a formas lineales, convexas y sectoriales. Los transductores empleados en la mayoría de las ecografías médicas emiten ultrasonidos en un rango de frecuencias (multifrecuencia).

También los hay que emiten en una frecuencia única (monofrecuencia), como los de 8 mhz. Estos son tipo lapicero, empleados en la exploración vascular periférica o los de 2 mhz empleados en el doppler transcraneal.

Todos los cristales de los transductores lineales y convexos, multifrecuencia emiten o reciben los ultrasonidos de forma simultánea. Mientras que los de los transductores sectoriales lo hacen en diferentes fases, siendo habitual su denominación como sondas ecográficas “phase array” (disposición en fase). Una práctica habitual poco acertada es denominar a un transductor según una determinada utilidad (p. Ej. Cardiaco, vascular, ginecológico, etc.) Obviando sus otras utilidades (p. Ej. Los transductores sectoriales tienen además usos cerebral, torácico o abdominal, además de cardiaco).

Diferencias en la magnitud de frecuencias

Los ultrasonidos emitidos con mayores frecuencias (p. Ej. De 5-10 mhz, habitualmente desde transductores lineales) tienen una menor capacidad de atravesar los tejidos (penetración) pero una mayor capacidad de diferenciar estructuras muy próximas (resolución). Por el contrario, los ultrasonidos de menores frecuencias (p. Ej. De 1-4 mhz, habitualmente emitidos desde transductores sectoriales) tienen una mayor penetración en los tejidos, pero una menor discriminación entre estructuras.

Los ultrasonidos de frecuencias intermedias (p. Ej. 2-5 Mhz, como los emitidos por los transductores convexos) tendrán unas características de penetración y resolución a mitad de camino entre los otros dos tipos de frecuencias ultrasónicas. Los ecógrafos disponen de mandos que permiten modificar la frecuencia (mhz) y la amplitud (decibelios de potencia) de los ultrasonidos emitidos, lo que les confiere una mayor o menor posibilidad de penetración en los tejidos.

Indirectamente, esto se verá reflejado en unos índices (mecánico o im, de daño tisular o tis, de daño cerebral o tic, etc.) Con máximo de 100% e incrementos del 10%, que son habitualmente expresados en tanto por uno (0,1 a 1). También puede modificarse la modalidad en la que trabajará el transductor, que puede ser pulsada (los mismos cristales alternan la emisión con la recepción) o continua (unos cristales emiten y los otros reciben).

La frecuencia de repetición de pulsos o frp dará lugar a un rango o escala fuera de cuyos límites no deberá realizarse el análisis ecográfico. La profundidad que alcanzarán los ultrasonidos emitidos puede modificarse con un mando que, indirectamente, cambiará además los parámetros expuestos anteriormente.

La profundidad a alcanzar será mayor con los transductores sectoriales y convexos, y menor con los lineales. Por último, un foco de concentración de los ultrasonidos podrá modificarse en cada tipo de transductor, eligiendo una profundidad en que se desea obtener mayor discriminación entre los tejidos.

Ecografía en la uci: Interacción con los tejidos y formación de ecos

Los diferentes medios tienen una resistencia intrínseca (“impedancia”) al paso de los ultrasonidos, derivada de su densidad y responsable de la transmisión o atenuación de la onda ultrasónica.

Como resultado, los ultrasonidos tienen distinta capacidad de penetración y propagación en cada medio: el aire es el de menor resistencia (poca materia para hacer vibrar) y el tejido óseo, el de mayor resistencia (mucha materia para hacer vibrar), situándose el término medio en tejidos elásticos como la sangre y la grasa. A mayor resistencia, mayor formación de ecos o ecogenicidad.

La presencia de interfaces entre medios de distinta impedancia determinará también la producción de ecos de un determinado órgano corporal, considerándose que el promedio se sitúa en el hígado (isoecogénico) y en los extremos se situarían los pulmones (anecogénicos) y los huesos (hiperecogénicos).

En las interfaces se producirán ecos especulares (de reflexión) y ecos no especulares (artefactos) que saldrán en todas direcciones y llegarán a nuevas interfaces en las que de nuevo rebotarán. Unos y otros serán de utilidad en el análisis ecográfico.

La ecografía en la UCI como un salvavidas

Como ya se repasó en el presente artículo, la ecografía resulta de vital importancia en la época actual, ya que es la misma la que brinda herramientas importantes para identificar diferentes males. Desde el uso de un transductor ecógrafo hasta la invención de la sonda lineal ecografía han sido pasos inmensos en cuanto a tecnología de la salud nos referimos.

Por ello los profesionales han debido evolucionar al tiempo con estos nuevos métodos, y ello se consiguió a través de la capacitación y búsqueda del conocimiento constante. TECH Universidad Tecnológica diseñó la Facultad de Medicina, pensando en el profesional moderno. En la misma es posible encontrar especializaciones de alta calidad como el Máster en Ecografía Musculoesquelética en Medicina Rehabilitadora y el Máster en Ecografía Clínica para Atención Primaria.

El Máster en Ecografía Clínica para Emergencias y Cuidados Críticos resulta en este momento el más cercano a lo visto en este artículo. A través de 10 módulos y con el acompañamiento de expertos, el profesional lograra especializarse en esta área en tan solo un año.

Artículos relacionados

1 /

Compartir