Concepto de la otorrinolaringología
Así como muchos conceptos en el mundo de la salud, el de la medicina otorrinolaringóloga tiene diversas definiciones por su etimología.
facultad de medicina · otorrinolaringología
lun. 29 de mar. 2021
0

Así como muchos conceptos en el mundo de la salud, el de la medicina otorrinolaringóloga tiene diversas definiciones por su etimología. Irse a las raíces más primitivas de esta especialidad permite al profesional comprender desde la base lo que se encontrará durante la práctica a lo largo de su carrera.

Etimología

La palabra otorrinolaringología es una palabra compuesta derivada de cuatro palabras primitivas, que son:

  • Oto (ōtós), que significa oído.
  • Rino (rinós), que significa nariz.
  • Laringo (laryngos) que significa laringe.
  • Logía (logos) que significa el estudio de algo.

Diccionario

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define la otorrinolaringología como la “Parte de la patología que trata de las enfermedades del oído, nariz y laringe”.

Especialidad

El significado de la palabra como la ciencia o parte de la ciencia médica que estudia las enfermedades de los oídos, nariz y laringe, parece escasa en el posicionamiento actual de la medicina en general y de la otorrinolaringología (ORL) en particular. Parece más adecuada la definición de la ORL, de la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS), según la cual:

“La Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello (ORL-CCC) es la especialidad que se ocupa de funciones y enfermedades, traumatismos, malformaciones y otros trastornos en niños y adultos; del oído, hueso temporal y base lateral del cráneo, nariz, senos paranasales, base de cráneo anterior y órbita, cavidad oral, labios, faringe, laringe, tráquea, esófago, cabeza, cuello, tiroides, glándulas salivales y lagrimales y estructuras adyacentes y piel. También incluye la investigación y el tratamiento de las afecciones que afectan el sistema auditivo, vestibular, olfativo y sentidos gustativos y trastornos de los nervios craneales; así como la comunicación humana con respecto al habla, lenguaje, voz y trastornos de la deglución. También incluye el estudio de trastornos genéticos relacionados. Algunas de las condiciones diagnosticadas por los otorrinolaringólogos pero ubicados en áreas contiguas, serán administrados en estrecha cooperación con estos especialistas relacionados.”

Ámbitos de trabajos y aspectos epidemiológicos

De esta definición cabe considerar que la ORL es una especialidad médica y quirúrgica de amplia riqueza. Integra diversas enfermedades como patologías neurosensoriales, oncológicas, respiratorias, entre otras.

La cirugía propia de la especialidad es muy variada y compleja. Incluye técnicas quirúrgicas convencionales, especialmente a nivel cervical. También cirugía bajo microscopio quirúrgico (para cirugía otológica) o videocirugía endoscópica (para cirugía de cavidades nasosinusales). Amplía el campo con sistemas complejos de navegación computadorizada, sistemas de instrumentación robótica, o sistemas de energía (desde electrocirugía convencional a dispositivos de radiofrecuencia, piezoeléctricos o por cavitación o sistemas de cirugía LASER).

La prevalencia de los trastornos inherentes a las estructuras propias del estudio de la otorrinolaringología es muy elevada. En algunos casos, se habla de que un 40-50 % de las consultas en Atención Primaria (AP). Se producen en relación con esta patología, tanto en el ámbito de la Medicina de Familia como de la Pediatría de Atención Primaria. En ocasiones se puede encontrar con el problema de la imposibilidad para una adecuada valoración en dicho ámbito de los pacientes con trastornos ORL, motivo por el que se considera que la continuidad asistencial del especialista de ORL con otros ámbitos de la asistencia sanitaria es fundamental.

Desarrollo histórico de la especialidad

La historia de la otorrinolaringología como especialidad médica es relativamente reciente. Dicho término fue acuñado en primera instancia en España en un libro titulado “Tratado de Oto-Rino-Laringología para médicos y estudiantes”, de 1926 de Ricardo Botey y Ducoing (1855-1927). Ambos ejercen gran influencia en esta ciencia naciente.

En su origen tiene un punto común con la oftalmología de la que se desglosa a finales del siglo XIX. No obstante, existen referencias muy antiguas a las enfermedades otorrinolaringológicas y al tratamiento de las mismas.

La primera referencia documental se puede encontrar en el papiro egipcio de Edwin Smith, datado en la dinastía XVIII de Egipto, entre los años 3000 y 2500 A.C. Incluye una descripción de heridas en el campo de batalla y de la afectación sobre el oído tras el traumatismo en la región temporal. Otro documento egipcio, el papiro de Evers (1500 A.C.), incluye una parte sobre medicina acerca del oído débil.

Existen referencias a la traqueotomía en cerámicas egipcias de 3000 A.C. La leyenda habla de que Alejandro Magno salvó la vida a un soldado realizándole una traqueotomía con su espada. Por otro lado, la primera descripción escrita de este procedimiento es la realizada por el médico árabe Ibn Zuhr (Avenzoar) para tratamiento de la asfixia y lo describe en una cabra en el siglo XII.

Los grandes anatomistas ponen gran interés en las estructuras anatómicas y la patología ORL. Por mencionar uno de los múltiples ejemplos, en 1704, Valsalva describe la anquilosis del estribo en el cadáver de una persona, como causa de su sordera.

Como se ha mencionado, la ORL y la oftalmología comparten un origen común del que se comienza a diferenciar la otología. Va de la mano de personajes como Politzer, médico húngaro que en 1835 hace estudios sobre las funciones de la trompa de Eustaquio y el músculo estapedial. Por otro lado, Próspero Menière describió en 1877 la enfermedad que se conoce por su nombre.

Ya en el siglo XX la evolución tecnológica ha acompañado el desarrollo de la ORL. Un ejemplo es la técnica de sintonización frecuencial que descubre Fletcher en 1922 y sirve de base para los audiómetros modernos, aunque fuera empleada como tecnología militar en el desarrollo del Radar.

Sistema formativo

En resumen, la otorrinolaringología es una especialidad muy amplia y compleja. Los modernos avances tecnológicos que se producen en esta área hacen que no sea fácil trazar los limites anatómicos y terapéuticos de nuestra especialidad, que incluye en su objeto de estudio la patología de cabeza y cuello y su tratamiento.

TECH Universidad Tecnológica surge para dar respuesta a esta necesidad de actualización completa desde diferentes facultades y enfoques académicos. Reuniendo en una sola formación todos los desarrollos y avances que el profesional médico necesita, ofrece posgrados de alta calidad como el Máster en Medicina Estética y el Máster en Gestión Clínica, Dirección Médica y Asistencial.

Ahora, en términos específicos de la otorrinolargología, la renombrada institución creó, gracias al aumento de la demanda en esta disciplina, el Máster en Actualización en Otorrinolaringología, con el fin de capactiar profesionales especializados en este campo de la medicina.

Artículos relacionados

1 /

Compartir