Clasificación de las adicciones
Las drogas son un importante problema de salud pública y, debido a la aparición de nuevas sustancias adictivas, es importante esta clasificación de las adicciones.
facultad de medicina · salud laboral
mar. 06 de abr. 2021
0

Las adicciones son un importante problema de salud pública. En los últimos años se han producido cambios en los patrones de consumo y han surgido nuevas sustancias adictivas. Las drogas afectan al cuerpo de forma directa y generan una dependencia psicológica que hace que sea difícil abandonar su consumo. El consumo ocasional o repetido conlleva, si está presente en el mundo laboral, riesgos para la salud laboral y la seguridad de las personas.

Las adicciones representan un importante problema de salud pública en nuestro medio. En las últimas décadas, se han producido continuos cambios en los patrones de consumo. La actuación sobre dicho consumo se ha visto a su vez dificultada por la constante aparición de nuevas drogas y sustancias, cuyos efectos a veces no son bien conocidos, así como la constatación de adicciones sin sustancia.

Drogas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “una droga es toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce una alteración del natural funcionamiento del sistema nervios central (SNC) del individuo y además es susceptible de crear dependencia ya sea psicológica, física o ambas“. En otras palabras, las drogas son sustancias que modifican el funcionamiento normal del SNC y crean adicción.

Clasificación

Se pueden clasificar las sustancias adictivas según conceptos diferentes. La OMS presenta diferentes clasificaciones en función de:

  1. Origen: naturales o sintéticas.
  2. Según su estatus jurídico: legales o ilegales.
  3. Clasificación científica según sus efectos sobre el
    SNC.

Efectos

  • Tabaco: cáncer de pulmón o vejiga, bronquitis, asma. Patología cardiovascular.
  • Alcohol: disminución de la vigilancia y de los reflejos, pérdida de control, violencia-accidente, coma etílico, hepatopatías.
  • Medicamentos: en función del consumo. Somnolencia, alteraciones de comportamiento, memoria, movimiento.
  • Cannabis: alteración de la vigilancia, cambios de humor, alteraciones de la percepción, alucinaciones visuales, patología psiquiátrica. Cáncer de vías aéreas y digestivas.
  • Otras drogras y opiáceos: en función de la sustancia consumida. Alucionaciones, violencia, disminución de la vigilancia, patología cardiaca, patología infecciosa.

Tratamiento

Son varias las opciones de tratamiento para los usuarios que abusan de las drogas. Entre ellas se encuentran:

  • Orientación conductual
  • Medicación
  • Aplicaciones y dispositivos médicos que se usan para tratar los síntomas de abstinencia o instruir al paciente sobre el desarrollo de nuevas aptitudes.
  • Evaluación y tratamiento de problemas concurrentes de salud mental, como la depresión y la ansiedad.
  • Seguimiento para evitar recaídas.

Es importante realizar un programa personalizado de tratamiento y seguimiento para el éxito del programa. El tratamiento debe incluir servicios médicos y de salud mental. El seguimiento puede incluir sistemas de apoyo para la rehabilitación basados en la comunicación o en la familia.

Alcohol

El alcohol es una droga depresora del SNC que inhibe poco a poco las funciones cerebrales. Produce inicialmente euforia y desinhibición. Es una de las drogas de mayor consumo en la sociedad. Está culturalmente asumido, así que es conveniente señalar ciertas especificaciones con respecto a él.

Componentes

El principal componente es el etanol o alcohol etílico que tiene diferentes concentraciones dependiendo de su fermentación. Las bebidas alcohólicas pueden ser:

  • Fermentadas: son aquellas bebidas naturales elaboradas exclusivamente a partir de la fermentación de alimentos como la uva y los cereales. Son característicos de este grupo el vino y la cerveza. La graduación oscila entre 12-14º.
  • Destiladas: son todas aquellas producidas a través de destilación de productos fermentados por maceración en alcohol etílico. La graduación supera los 15º y entre ellas se encuentra el whisky, el ron y la ginebra.

Efectos sobre el organismo

El alcohol ingerido en una bebida es absorbido por el aparato digestivo, por donde pasa a torrente sanguíneo y puede permanecer hasta 18 horas. Es eliminado a través del hígado. Los efectos que produce en el organismo dependen de la cantidad consumida, pero existen otras circunstancias que pueden acelerar sus efectos como la edad, peso, sexo, la cantidad y rapidez con que se ingiera, la combinación con otras bebidas carbónicas, la ingesta simultanea de comida, y la combinación con otras sustancias (tranquilizantes, analgésicos, relajantes musculares).

  • Efectos agudos

En las fases iniciales de la intoxicación aguda aparece un menor autocontrol, mayor fluidez verbal, sensación de bienestar, risa fácil y desinhibición. Después aparecen los efectos sedantes con una reducción de la capacidad de rendimiento, concentración y torpeza motora, desequilibrio y pérdida de reflejo. Se pensaba que el alcohol destruye neuronas, pero esto es un error. Lo que hace es dañar transitoriamente las dendritas y con ello la sinapsis neuronal. Sin embargo, no destruye las neuronas.

  • Efectos crónicos

A largo plazo produce: hipertensión arterial, alteraciones del sueño, gastritis, agresividad, úlcera gastroduodenal, depresión, cirrosis hepática, disfunciones sexuales, cardiopatías, deterioro cognitivo, encefalopatías, demencia, cáncer y psicosis. Una de las consecuencias más graves es el alcoholismo o dependencia alcohólica. Es una enfermedad que se caracteriza por el consumo incontrolado de alcohol a un nivel que interfiere en la salud física o mental de la persona. A su vez, afecta sus responsabilidades familiares, laborales y sociales.

Tratamiento

Dependiendo del nivel de riesgo, la actuación irá desde un consejo hasta un tratamiento especializado.

  • De bajo riesgo: se limita a realizar una intervención breve (10-15 minutos), proactiva, y oportunista dirigida a pacientes con un consumo nocivo o perjudicial sobre el alcohol. Pretende realizar un cambio en la conducta de su salud. Son efectivas en personas sin dependencia al alcohol.
  • Con consumo de riesgo: se precisa de una intervención breve mediante consejo simple. Son personas que aunque no experimentan un daño, presentan un riesgo de patología crónica debido al consumo habitual de alcohol por encima del recomendado.
  • Personas con consumo nocivo: son aquellas que precisan de una intervención mediante terapia breve. Son personas con un consumo perjudicial que han experimentado problemas de salud físicos o mentales. La intervención consiste en una sesión más compleja (20-30 minutos) con sesiones de seguimiento. El objetivo es motivar a la persona para que cambie de conducta indagando en las causas de su comportamiento y buscando las razones positivas para cambiar.
  • De alto riesgo (dependencia al alcohol): son aquellas que cumplen los criterios del CIE-10 de dependencia o producen un fracaso reiterado de las intervenciones breves. Es necesario un tratamiento especializado que ofrezca entrenamiento en habilidades conductuales de autocontrol, terapia motivacional, abordaje familiar o refuerzo comunitario y entrenamiento de habilidades de afrontamiento y comunicación.

Tabaco

El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública que ha tenido que afrontar el mundo. Mata a más de 8 millones de personas al año, de las cuales más de 7 millones son consumidores directos y alrededor son no fumadores expuestos al humo ajeno. Es además la principal causa prevenible de mortalidad. Las personas que dejan de fumar disminuyen el riesgo de desarrollar y potencialmente morir por enfermedades relacionadas con el tabaco. Los avances en la investigación y la experiencia clínica hacen que hoy existan excelentes tratamientos y estrategias para ayudar a los fumadores a dejar de consumir tabaco.

Definición y componentes

El tabaco es una droga legal, estimulante del SNC. Uno de sus componentes, la nicotina, posee una gran capacidad adictiva y es por ello por lo que produce dependencia. Durante la combustión del tabaco se originan más de 4000 productos tóxicos diferentes. Destacan por su peligrosidad y por las enfermedades a las que pueden asociarse, los siguientes:

  • Alquitranes: responsables de distintos tipos de cáncer.
  • Monóxido de Carbono: favorece las enfermedades cardiovasculares.
  • Irritantes (fenoles, amoniacos, ácido cianhídrico): responsables de enfermedades respiratorias.
  • Nicotina: tiene una vida media aproximada de 2 horas, pero a medida que disminuye su concentración en sangre, aumentan las ganas de fumar.
  • Otros componentes: arsénico, cadmio, níquel, polonio 210, acetona, metanol, entre otras sustancias cancerígenas o tóxicas.

Efectos sobre el organismo

Monóxido de Carbono: es el responsable del daño en el sistema vascular y de disminuir el transporte de oxígeno a los tejidos. Produce fatiga, tos y expectoración.

Nicotina: actúa sobre las áreas del cerebro que regulan las sensaciones placenteras provocando la aparición de dependencia. También actúa sobre el sistema cardiovascular aumentando la frecuencia cardiaca y la posibilidad de arritmias. Aumenta los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre.

Dependencia física y psíquica

La nicotina es una sustancia muy adictiva que genera dependencia rápidamente. La dependencia al tabaco es física y psíquica. Y es la psíquica la más intensa y determinante. Así, lo que determina que una persona fumadora necesite nicotina para funcionar con normalidad no es tanto el deseo de evitar un cuadro físico desagradable como una necesidad.

Uno de los principales factores que explican la dificultad de los fumadores para dejar de fumar es la aparición de un síndrome de abstinencia. Aparece pocas horas después de interrumpir el consumo de nicotina. Generalmente, sus síntomas aparecen entre las 6 y las 12 horas desde el último consumo. Alcanzan su máximo entre el primer y el tercer día, y tienen una duración media de 3 o 4 semanas. Sin embargo, algunas personas experimentan molestias meses después de dejar de fumar.

Tratamiento

La mejor estrategia para dejar de fumar es un enfoque multimodal que incluya estrategias conductuales y farmacológicas. La intervención breve para dejar de fumar consta de 5 acciones: averiguar, aconsejar, analizar, asistir y acordar un tratamiento.

Otras ludopatías

La salud laboral es un área fundamental que permite a los trabajadores de todos los sectores evitar acciones rutinarias que pueden acarrearles, en un futuro, problemas físicos o psicológicos.

Por ello, la figura del médico del trabajo se vuelve imprescindible en el enfoque de TECH Universidad Tecnológica. Por tanto, aumenta la necesidad de crear posgrados adaptados a estos puestos de trabajo como la Maestría en Gestión Hospitalaria y Servicios de Salud y la Maestría en Gestión Clínica, Dirección Médica y Asistencial.

Así mismo, la Maestría en Medicina y Salud Laboral profundiza en los temas mencionados, los cuales permiten a los profesionales ampliar sus conocimientos y, en consecuencia, mejorar la salud de los trabajadores.

Artículos relacionados

1 /

Compartir