Aumento de pectorales con implantes
Un tórax bien desarrollado es, psicológicamente, muy importante para la mayoría de los hombres. Por eso recurren a la cirugía plástica.
facultad de medicina · cirugía plástica
jue. 14 de oct. 2021
0

Un tórax bien desarrollado puede llegar a ser, a nivel de autoestima, muy importante para la mayoría de los hombres. Para ellos denota un buen estado físico, fuerza y poder, y es por esto que la Medicina Estética ahora cubre estas demandas sociales a través de un procedimiento específico de cirugía plástica: el aumento de pectorales con implantes.

Evolución preoperatoria

El músculo pectoral idealizado tiene apariencia en forma de tabla. Está bien desarrollado desde la clavícula hasta una línea por debajo de la areola que delimita todo su borde inferior. El borde lateral del músculo pectoral comienza en el pliegue anterior de la axila. Continúa en sentido inferior y lateral al abultamiento de la masa muscular. Este borde pareciera continuar hasta conectarse con la línea semilunar o borde lateral del músculo recto abdominal.

El músculo pectoral es grueso, ancho y en forma de abanico. Su función principal es la aducción, la rotación interna y la flexión del húmero. Se origina en la mitad de la clavícula, la superficie anterior del esternón y los seis cartílagos costales superiores. Se inserta en el surco bicipital del húmero. El músculo pectoral mayor recibe inervación de los nervios pectoral lateral y medial, mientras que el nervio pectoral medial inerva el músculo pectoral menor.

Existe un área de cuatro esquinas en donde convergen el borde lateral e inferior del músculo pectoral, la línea semilunar de los rectos abdominales y los bordes del músculo serrato. Este punto de referencia provee orientación quirúrgica para lograr el contorno del pectoral masculino según los ideales artísticos más trascendentes y objetivos.

En dos tercios de los pacientes, el nervio pectoral medial recorre el pectoral menor para inervar la porción inferior del pectoral mayor. Por otro lado, en un tercio de los pacientes, este nervio recorre la cara lateral del pectoral menor. El nervio pectoral lateral pasa por debajo del músculo pectoral mayor para inervar la porción proximal de este. Dadas estas relaciones anatómicas, la disección entre los dos músculos pectorales puede causar una denervación parcial del pectoral mayor.

Objetivo de la cirugía

La cirugía estética de la región pectoral se centra en crear un perfil atlético y viril del pecho con cicatrices mínimas, protegiendo la anatomía de la areola y su posición. La areola es la unidad estética más importante en el tórax masculino: en el hombre con pectorales desarrollados, el complejo areola-pezón tiende a estar en la parte la parte lateral e inferior del músculo pectoral, a diferencia del pecho femenino, en donde este mismo complejo tiende a estar en el centro y levemente lateralizado.

El diámetro normal del complejo areola-pezón en hombres es de 2 a 4 cm y la distancia de la horquilla esternal al complejo areola-pezón es, en promedio, de 18,5 a 20 cm. Sin embargo, poco se sabe acerca de la posición vertical y horizontal. La distancia entre areola y areola es de aproximadamente 23 cm.

Grupos de pacientes

Típicamente, existen tres grupos de pacientes que buscan el aumento de pectorales con implantes:

  • El primer grupo está formado por hombres que son incapaces de desarrollar la masa del músculo-pectoral incluso con una rutina regular de ejercicios. Adicionalmente, están aquellos que no tienen la voluntad de hacer el esfuerzo para mejorar su imagen corporal. Este es el grupo más común.
  • El segundo grupo comprende aquellos hombres que tiene ausencia congénita unilateral del músculo pectoral (síndrome de Poland) o denervación del músculo.
  • El tercer grupo lo constituyen hombres con poco desarrollo del músculo pectoral debido a lesiones por excesivo entrenamiento (lesiones deportivas).

Sometimientos previos

Los pacientes masculinos con expectativas poco realistas sobre lo que puede lograr el aumento de pectorales deben recibir asesoramiento. Se debe rechazar a aquellos con dismorfia muscular o trastorno dismórfico corporal si es probable que no estén satisfechos con el resultado. Además, es imperativo identificar los factores de riesgo de insatisfacción del paciente y realizar una evaluación exhaustiva antes de cualquier cirugía. Un enfoque de equipo es una forma ideal de limitar las complicaciones de este procedimiento. Así, antes de la cirugía, el paciente debe someterse a lo siguiente:

  • Evaluación psicológica para asegurar expectativas razonables del paciente y un resultado estético optimizado.
  • El consentimiento totalmente informado es necesario cuando se discuten los riesgos, beneficios y alternativas del procedimiento para tomar una decisión informada. También lo es conocer el curso posoperatorio esperado y las limitaciones posteriores al procedimiento.
  • Consulta con anestesiólogo para garantizar que el paciente esté seguro para la anestesia general.

Selección del implante

Los implantes de pectorales se han utilizado durante más de 30 años tanto en el ámbito cosmético como reconstructivo de la cirugía plástica. Ya sea que se utilicen para tratar una asimetría congénita o adquirida de la pared torácica, o para mejorar la apariencia del tórax, son un componente esencial en el arsenal del cirujano plástico. No solo mejoran la apariencia, sino también la autoimagen de quienes los reciben. El músculo pectoral debe ser medido en cuatro niveles distintos como se describe a continuación:

  1. Ancho del músculo a nivel infraclavicular.
  2. •Ancho del músculo a nivel de su borde inferior.
  3. Altura del músculo tomada desde la mitad de la clavícula hasta el borde inferior del pectoral.
  4. Distancia desde la axila hasta el ángulo condroesternal inferior.

El bolsillo para la colocación del implante tiende a ser unos 2 cm más pequeño que estas medidas. En casos de reconstrucción unilateral, el cirujano debe medir el pectoral normal. Así, la elección del implante debe estar basada en este. Si el implante está hecho a medida, se puede usar un yeso para crearlo.

Los implantes de pectoral dan satisfacción estética instantánea a los pacientes que se someten a este tipo de cirugías debido al cambio drástico en esta área, la cual es tan frustrante para desarrollar. Sin embargo, algunos pacientes han reportado que los implantes impiden hasta cierto punto ejercitar la musculatura del tórax y que los entrenamientos de fuerza producen lateralización de los implantes, ameritando corrección quirúrgica en algunas ocasiones.

Marcaje preoperatorio

Las marcas se realizan con el paciente de pie, delimitando el músculo pectoral. Marcar los bordes del músculo pectoral ayudará a determinar la extensión de la disección subpectoral. Al paciente se le pide que flexione los músculos pectorales para que el borde lateral inferior del músculo se haga notorio y delimitarlo de esta forma. La incisión que se utilizará para la colocación del implante es en el pliegue axilar. Esta será de forma curvilínea, paralela al pliegue de la piel y midiendo de 4,5 a 6,0 cm de largo.

Técnica quirúrgica

Antes de las incisiones, se debe afeitar la axila con una afeitadora eléctrica para minimizar el traumatismo cutáneo. Luego, el paciente se coloca en decúbito supino y los brazos en abducción hacia afuera en 90 grados. Después de preparar y cubrir la piel del paciente con solución iodada, se infiltra una solución anestésica con epinefrina en el área de la incisión. Se realiza la incisión: esta se hace de forma transversal para los implantes fabricados no personalizados y se realiza deforma longitudinal, siguiendo a la parte posterior del borde lateral del pectoral, para los implantes hechos a la medida.

Luego, la disección es hacia abajo hasta llegar al tendón lateral del músculo pectoral, maniobra que se realiza con tijeras. En este punto, la disección cambia al plano submuscular, primero con una disección aguda y luego con un disector romo. Este paso puede facilitarse con un retractor de luz de fibra óptica. La extensión del plano submuscular debe reflejar las marcas externas previamente hechas. Lateralmente, se realiza también una disección roma para hacer espacio para el implante, estirando la fascia.

Es fundamental que la disección se lleve a cabo no más de 1 a 2cm por debajo de la areola y que no se rompan las inserciones esternales. Esto puede dar apariencia femenina. Es necesaria una hemostasia meticulosa para evitar la posible formación de hematomas. El bolsillo se empapa en solución antibiótica triple o betadine y se deja reposar mientras se realiza la disección contralateral.

Luego, los implantes se colocan a través de la incisión, teniendo cuidado de evitar el contacto con la piel tanto como sea razonable para evitar una posible contaminación. La orientación del implante en el bolsillo al momento de ser insertado va a depender del resultado que se desee y de la forma del músculo. Así, el implante puede ser puesto en una posición transversa o más oblicua. En algunos casos, el implante puede ser rotado para usar su parte más gruesa en cualquier porción del músculo que amerite más volumen. Esta maniobra se hace preferiblemente en aquellos pacientes con antecedentes de lesiones del músculo pectoral y que necesitan reconstrucción.

Cuidados posoperatorios

Se recomienda el uso de una faja compresiva posoperatoria durante aproximadamente cuatro a seis semanas. Así mismo, durante los primeros cinco a siete días, el paciente podrá llevar debajo de la faja espuma depoliuretano (foam) para ayudar a las áreas de definición del pectoral. Después de cuatro a seis semanas, el paciente puede suspender la faja y comenzar una actividad física leve, sustituyéndola por cualquier tipo de franela comprensiva sin cierre o broches para mantener la presión sobre las áreas definición del músculo.

Complicaciones

Las complicaciones después de la implantación pectoral son similares a las del aumento mamario. Estas incluyen: hemorragia o formación de hematomas, infección, resultado estético subóptimo, asimetría, desplazamiento o rotación del implante, seroma, ruptura del implante, contractura capsular y cicatrización inestética de la incisión. Cada vez que la colocación del implante se realiza debajo del músculo pectoral, el paciente puede desarrollar espasmos musculares. Esta afección se puede tratar con relajantes musculares o, para los espasmos persistentes, la toxina botulínica puede ser una posible modalidad de tratamiento.

Otras complicaciones menos comunes incluyen complicaciones anestésicas y parestesia resultante de la parte interna del brazo. Aunque no hay informes de linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (BIA-ALCL) con implantes pectorales, tienen una superficie texturizada que, teóricamente, puede causar esta rara condición.

Cirugías plásticas

Cada vez más pacientes demandan procedimientos quirúrgicos para lograr una mejoría, ya sea estética o funcional. De esta manera se acerca a su ideal de un físico armónico y atractivo. La clave para un resultado exitoso es la comprensión profunda de las estructuras anatómicas, así como la repercusión de las diferentes maniobras quirúrgicas. Es decir, acudir a un experto capacitado en este tipo de intervenciones.

Para ello, TECH Universidad Tecnológica ha creado programas centrados en lograr un conocimiento integral y avanzado de la más amplia de abordajes y técnicas. Por ejemplo, el Máster en Tratamiento del Acné o el Máster en Antiaging incluyen los más recientes y novedosos instrumentos, como el empleo de tecnología avanzada y el estudio de los procedimientos más demandados en el ámbito estético. Por su parte, el Máster en Cirugía Plástica Estética también realiza un recorrido de alta capacitación que te permitirá convertirte en uno de los profesionales más exitosos del sector.

Artículos relacionados

1 /

Compartir