Anatomía patológica
La anatomía patológica se encarga de estudiar las enfermedades y patógenos que surgen para entender su composición y dar cura o solución a las mismas.
facultad de medicina · oncología en medicina
mar. 19 de ene. 2021
0

La palabra “patología” deriva de dos palabras griegas: pathos, que significa enfermedad; y logos, estudio. La patología es el estudio de los cambios estructurales, bioquímicos y funcionales que subyacen a la enfermedad en las células, tejidos y órganos. La anatomía patológica utiliza técnicas morfológicas y herramientas moleculares para tratar de explicar los motivos y las consecuencias de los signos y los síntomas que presentan los pacientes. A su vez, aporta una base racional para la asistencia clínica y el tratamiento. Por tanto, sirve como un puente entre las ciencias básicas y la medicina clínica.

Los cuatro aspectos de un proceso patológico, que forman el núcleo de la patología, son: su causa (etiología); los mecanismos de aparición (patogenia); las alteraciones bioquímicas y estructurales que provocan en las células y órganos del cuerpo (cambios morfológicos y moleculares). Y también las consecuencias funcionales de estos cambios (manifestaciones clínicas).

Los cambios morfológicos son las alteraciones estructurales de tejidos o células que caracterizan a una enfermedad o permiten diagnosticar un proceso etiológico. La práctica de la patología diagnóstica se basa en identificar la naturaleza y la progresión de las enfermedades mediante el estudio de los cambios morfológicos y las alteraciones químicas en los pacientes.

Anatomía patológica como ciencia y estudio

Por tanto, empezaremos a plantear la patología como el estudio de las causas, mecanismos y las correlaciones morfológicas y bioquímicas de la lesión celular. Las lesiones de las células y de la matriz extracelular son responsables de las lesiones de tejidos y órganos, que determinan los patrones morfológicos y clínicos de las enfermedades.

La patología es esencial, en el sentido que tiende un puente entre la práctica clínica y las ciencias básicas. Como dijo Sir William Osler “tu práctica de la medicina será tan buena como tu entendimiento de la patología”. (“Your practice of medicine will be as good as your understanding of pathology”). La patología quirúrgica en los inicios se basaba en estudio de los tejidos disponibles a partir de material autópsico.

En estos comienzos sólo se estudiaba la macroscópica descartándose el tejido. A comienzos del siglo XX con una mejoría en las tinciones y en la tecnología se desarrolla el estudio de la biopsia.

Al comienzo, esta tarea la realizaban cirujanos, de ahí el término “patología quirúrgica”. Hoy en día se expandió tanto la anatomía patológica que el diagnóstico lo realiza un especialista en Anatomía Patológica.

Anatomía patológica como rama de la medicina

La Anatomía Patológica es la rama de la Medicina, central en el proceso asistencial, que se ocupa del estudio, mediante técnicas morfológicas, histoquímicas, inmunohistoquímicas y moleculares, de las causas, el desarrollo y las consecuencias de las enfermedades. Aportando no solo el diagnóstico de biopsias, piezas quirúrgicas, citologías y autopsias, sino también criterios pronósticos y datos que permiten establecer tratamientos específicos.

Por lo tanto la especialidad está obligada a dar respuesta a las crecientes demandas que, en especial desde el campo de la oncología, se plantean cada vez con mayor intensidad en el área de patología molecular.

Dentro de la Anatomía Patológica se incluyen todas las áreas de capacitación específica como; la Neuropatología, Patología Pediátrica, Citopatología, Patología Ginecológica, Dermatopatología, Nefropatología, Hepatopatología, Patología Osteoarticular, Patología hematolinfoide, Uropatología, Patología Molecular, Inmunopatología, entre otras.

El patólogo y su relación con la oncología

Respecto a la delimitación de los papeles del oncólogo y el patólogo en el proceso de atención al paciente con cáncer, el patólogo intervendrá en lo asistencial, en investigación y gestión.

  • Asistencial: Los avances en patología molecular aumentan la complejidad en el diagnóstico patológico del cáncer con nuevos subtipos moleculares con implicaciones terapéuticas. Es necesaria una coordinación estrecha entre ambas especialidades para el manejo óptimo de estos pacientes e intervendrá en los distintos comités de tumores. El diagnóstico patológico en la mayoría de las veces es el punto de partida en la toma de decisiones sobre el manejo de los pacientes con cáncer en nuestros centros y la opinión del patólogo es central para la elección óptima
  • Investigación: La implicación del patólogo en los nuevos retos de la investigación traslacional en el diagnóstico y tratamiento del cáncer en centros de referencia acreditados debe tener lugar en las diferentes fases de la investigación biomédica.
  • Gestión: En las comisiones de tumores hospitalarias. La opinión del patólogo como especialista central en el manejo de los pacientes con cáncer es imprescindible en las decisiones que nuestras organizaciones sanitarias deben tomar a la hora de afrontar los retos en el proceso de atención al paciente oncológico.
  • En el registro de tumores: Un adecuado registro no solo de los casos sino también de las decisiones terapéuticas y los resultados obtenidos permite de forma transparente una mejora continua en el manejo del cáncer en nuestros centros y permite compartir experiencias con otras organizaciones.

¿Qué estudia un patólogo?: muestras

Se entiende por muestra cualquiera de los especímenes orgánicos que son remitidos al laboratorio de Anatomía Patológica con el fin de obtener un diagnóstico. Existen múltiples tipos de muestras, que las podemos clasificar de la siguiente manera:

  • Citologías.
  • Biopsias.
  • Piezas quirúrgicas.
  • Necropsias.

Cuando se manda una biopsia a un servicio de anatomía patológica resulta imprescindible que se acompañe de la información clínica del paciente y antecedentes relevantes al diagnóstico de la biopsia. El circuito normalizado que deben de seguir los distintos especímenes desde su obtención hasta la emisión de un diagnóstico son:

  • Obtención de la muestra en quirófano.
  • Identificación de la muestra en origen.
  • Envasado de la muestra: en fresco o en un fijador (formol).
  • Transporte.
  • Recepción en el laboratorio de anatomía patológica.
  • Registro: en la base de datos del servicio.
  • Procesado: tallado de la pieza, inclusión en casetes, bloque de parafina, corte y tinción.
  • Estudio al microscopio.
  • Emisión del diagnóstico.

En general, las muestras son preparadas para la inclusión en parafina con dos excepciones: muestras procesadas por congelación (Ej: biopsia intraoperatoria) y muestras para microscopía electrónica (Ej: biopsias renales). La mayoría de las biopsias serán visualizadas con microscopía de luz visible con fondo claro.

Procesado: tallado de la pieza, inclusión en casetes, bloque de parafina, corte y tinción

Las muestras serán fijadas tan pronto como sea posible, en general en formaldehído al 10%. Toda pieza que comience su procesamiento debe ser correctamente identificada y marcada según el protocolo del servicio y se llevará un registro que permita su seguimiento a lo largo del proceso (sistema de trazabilidad).

Una vez que la pieza se ha fijado en formol durante aproximadamente 24 horas (esto dependerá del tamaño de la muestra), se procederá al tallado de la misma. El patólogo selecciona el material que debe ser incluido para estudio histológico según los protocolos confeccionados para cada órgano.

La importancia del patólogo en el ámbito actual

Sobra resaltar que en la situación actual que atraviesa la humanidad, el patólogo se ha convertido en una ficha vital en la salud. El patólogo se ha encargado de realizar estudios de las diferentes enfermedades actuales y antiguas, buscando una solución, cura o alivio a las mismas. Es debido a esto que esta profesión se ha convertido en una de las más demandadas: los centros de salud a través del mundo, solicitan mayor cantidad de patólogos cada día. Los profesionales de la salud buscan las opciones para capacitarse de manera sencilla y rápida, pero no siempre es fácil.

TECH Universidad Tecnológica oferta actualmente el más amplio portafolio educativo de manera virtual. Dentro del mismo podemos encontrar la Facultad de Medicina, en donde pueden hallarse especializaciones enfocadas al éxito profesional como la Maestría en peritaje médico y valoración del daño corporal y la Maestría en Toxicología en Urgencias.

Esta universidad virtual también diseñó la Maestría en Urooncología. Esta especialización, que actualmente se sitúa como la más completa ofertada de manera virtual, ofrece la capacitación completa para el profesional que desee especializarse y ampliar sus conocimientos y horizontes.

Artículos relacionados

1 /

Compartir