Metabolismo de los lípidos
El metabolismo de los lípidos hace parte de como nuestro cuerpo procesa estos nutrientes convirtiéndolos en energía.
facultad de enfermería · enfermería deportiva
jue. 09 de sep. 2021
0

Para entrar en el contexto acerca del funcionamiento y metabolismo de los lípidos, es necesario conocer un poco más acerca de su definición. Los lípidos almacenados en el organismo en forma de triglicéridos (TG) representan la principal reserva de energía, constituyendo una fuente casi inagotable de energía para usarse en el ejercicio físico. El empleo de las grasas como fuente de energía tiene unas consecuencias metabólicas muy claras y relevantes; como por ejemplo el ahorro del glucógeno muscular y el glucógeno hepático, que mejoran la capacidad de resistencia del organismo.

La célula muscular emplea los ácidos grasos (AG) que se encuentran TG como combustible para obtener energía. Estos AG se obtienen de los TG almacenados en el tejido adiposo o en el propio músculo, y de las lipoproteínas circulantes. A diferencia de los hidratos de carbono, que tienen una función básicamente energética, las grasas son fundamentales para diferentes funciones biológicas. Estas como actuar como combustible del metabolismo aeróbico celular.

El espectro de tipos de grasas y lípidos de la dieta es más amplio que el de los hidratos de carbono. Tienen diferentes funciones dentro del metabolismo energético e intermediario. Dentro de toda la familia de lípidos, los ácidos grasos son los que están destinados a actuar como fuente energética principal.

Una vez que se encuentran en el sistema digestivo y se digieren mediante el conjunto de enzimas pancráticas y las sales biliares, los ácidos grasos son absorbidos en el intestino delgado. Así, alcanzando la linfa recubierta de una membrana proteica otorgada por los enterocitos y dando lugar a los quilomicrones. Esas lipoproteínas se componen de triglicéridos y de proteínas y, desde la linfa, logran llegar a la circulación sistémica.

Grasas y omega

Los ácidos grasos se componen de cadenas laterales que los diferencian entre sí. Se puede atender a la diferenciación en ácidos grasos monoinsaturados o poliinsaturados si presentan una o varias insaturaciones (dobles enlaces en su cadena); o saturados si no presentan dobles enlaces. Dentro los ácidos grasos poliinsaturados se encuentran los ácidos grasos omega-3 y los omega-6. Los tres tipos principales de omega-3 son el ácido alfa linolénico (ALA), el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el docosahexaenoico (DHA).

El ALA se encuentra fundamentalmente en alimentos de origen vegetal como frutos secos, aceite de oliva o semillas. El organismo humano puede sintetizar EPA y DHA a partir de ALA, aunque también se pueden obtener de pescados de aguas frías, marisco e incluso en la yema de huevo. La ingesta de ácidos grasos omega-3, sobre todo EPA y DHA, podría estar asociada a una disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares por sus efectos beneficiosos sobre el control de las lipoproteínas circulantes. Además, se ha asociado la ingesta de omega-3 con sus efectos antiinflamatorios debido a la activación de diversas familias de prostaglandinas.

En este sentido, la ingesta de omega-3 se ha asociado a una mejor respuesta antiinflamatoria del tejido muscular asociada al ejercicio físico de intensidad elevada, mejorando así la recuperación tras el esfuerzo. Este efecto beneficioso además se podría potenciar si se disminuye la ingesta de ácidos grasos omega 6, al compartir la misma ruta metabólica. De esta manera, un exceso de omega 6 impediría que se me metabolizaran correctamente los omega-3 hacia EPA y DHA. La mejor manera de lograr esto es reducir la ingesta de alimentos fritos y ultraprocesados.

Lipólisis y movilización de las grasas durante el ejercicio

Del tejido adiposo a la célula muscular

Los principales estímulos para la obtención de AG libres al inicio de la actividad son el aumento de la concentración de adrenalina y la disminución de la insulina circulantes. El cortisol es también una hormona lipolítica, al igual que la adrenalina. La tasa de oxidación de lípidos depende parcialmente de la capacidad de la sangre para transportar AG mediante la albúmina, encargada de transportar ácidos grasos libres circulantes en plasma. Por otro lado, también depende del flujo sanguíneo que se tenga en el tejido adiposo y del proceso de reestirificación de ácidos grasos en los adipocitos.

El aumento del flujo sanguíneo al tejido adiposo producido en el ejercicio favorece la movilización de los ácidos grasos. Al mismo tiempo, parece que esta regulación vascular se encuentra regulada por la adenosina y que es secundaria a eventos conectados con la lipólisis. La lipólisis de los triglicéridos que están almacenados se lleva a cabo por la acción de la lipasa hormono sensible (LHS) la cual, como se acaba de comentar, se activa por la presencia de cortisol, adrenalina, y concentraciones bajas de insulina.

La HS cataliza la reacción de triglicérido a diglicérido y monoglicérido. La hidrolisis del tercer ácido graso del TG está catalizada por la LHS, así como por la monoacilglicerol lipasa, garantizando que la lipólisis sea completa. Como resultado, se liberan a la sangre ácidos grasos libres y glicerol. Los ácidos grasos se transportan hasta el tejido muscular unido a la albúmina plasmática, mientras que el glicerol se encuentra disuelto en el plasma. El glicerol generado en la hidrólisis de los triglicéridos se puede dirigir al hígado para formar un sustrato gluconeogénico o entrar en la célula muscular e incorporarse a la glucólisis anaeróbica.

AG libres

En general, la captación de AG libres desde la sangre circulante a la célula consiste en disociación del AG libres de la albúmina, unión del AG libres a proteínas de la membrana plasmática y el transporte del AG libres a través de la membrana. El mecanismo por el cual los AG libres atraviesan la membrana en la célula muscular (y otras células en las que la captación de AG libres elevada como el hepatocito y el adipocito) no se reduce exclusivamente a su difusión pasiva a través de esta, sino que existen procesos mediados por proteínas específicas para cada AG, saturables y regulados hormonalmente.

Estos mecanismos son los responsables de la captación de más del 90 % de los AG libres que capta la célula muscular cuando las concentraciones de albúmina y AG libres se encuentran en rango fisiológico. El complejo proteico más importante en el músculo es FATP1. Los ácidos grasos principalmente se oxidan en las fibras oxidativas que se activan principalmente durante los ejercicios de baja y moderada intensidad. Por tanto, la contribución que tienen la oxidación de lípidos al metabolismo oxidativo total depende de la carga de trabajo relativa.

En ejercicios intensos, los hidratos de carbono contribuyen a casi el 80 % de la energía necesaria mientras que, en ejercicios moderados de duración prolongada, la oxidación de lípidos cubre hasta el 90 % de los sustratos empleados. Es importante destacar que, cuanto más entrenado se encuentra un músculo, mayor capacidad tendrá para oxidar grasas.

Lipoproteínas circulantes

El papel de los triglicéridos circulantes contenidos en las VLDL y los quilomicrones como fuente de energía durante el ejercicio se ha considerado como relativamente poco relevante. El ejercicio de intensidad elevada y de larga duración produce un descenso en las concentraciones de ambos. Sin embargo, durante la actividad física de intensidad moderada, las concentraciones plasmáticas de las lipoproteínas no se modifican.

La nutrición en la enfermería

La nutrición es un ámbito que debe ser llevado cuidadosamente por diversos profesionales dependiendo del área donde se vaya a aplicar. Desde el deporte, hasta la salud, una buena nutrición puede ofrecernos un estilo de vida saludable y un estado de bienestar asegurado. Por esta razón, se hace necesario que el profesional en enfermería, tenga pleno conocimiento en esta área enfocada en diversos pacientes.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan diferentes programas enfocados en la alta calidad educativa. Esto se ha logrado por medio de su metodología novedosa de estudios de caso donde el profesional pone a prueba sus habilidades en el proceso educativo. Dentro de esta institución se halla la Facultad de Enfermería, donde se encuentran programas como el Máster en Dirección y Gestión en Enfermería y el Máster en Enfermería Legal y Forense. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan enfocarse en el área de la nutrición, una de sus mejores opciones educativas será el Máster en Nutrición Deportiva en Poblaciones Especiales para Enfermería.

Artículos relacionados

1 /

Compartir