Globo ocular
El globo ocular es la base de nuestra visión como seres humanos. Su anatomía resulta más compleja de lo que a simple vista se puede notar.
facultad de enfermería · oftalmología
vie. 16 de abr. 2021
0

El globo ocular consta de tres capas dispuestas concéntricamente. La sexta parte frontal de la pared exterior está formada por una cúpula transparente llamada córnea. Además, los cinco sextos traseros de la pared exterior del ojo están formados por una capa fibrosa protectora llamada esclerótica.

La esclerótica es bastante delgada en su parte delantera donde se insertan los músculos rectos, y bastante gruesa en su parte trasera, lo que explica por qué la ruptura traumática del globo ocular es común allí. Está ricamente abastecido por los nervios sensoriales (división oftálmica del nervio trigémino); por lo tanto, su inflamación o escleritis, es bastante dolorosa.

La superficie exterior de la esclerótica anterior está cubierta por una fina capa de tejido elástico llamada episcleral: esta contiene numerosos vasos sanguíneos que la nutren. La capa de pigmento marrón de su superficie interna se llama lámina fusca, que forma la capa externa del espacio supracoroideo.

Conformación del globo ocular

En su parte posterior, la esclerótica tiene una gran abertura llamada foramen escleral posterior puenteada por la lámina cribrosa. Esta última tiene agujeros microscópicos a través de los cuales los axones de células ganglionares de la retina dejan el globo ocular como nervio óptico. La esclerótica es penetrada por las arterias ciliares posteriores largas y cortas, y los nervios ciliares largos y cortos.

Las cuatro venas que drenan la coroides salen por la esclerótica. La capa media del globo ocular se llama el tracto uveal la cual consiste en el iris en la parte delantera, el cuerpo ciliar en el medio y la coroides en la parte trasera. El iris es como un diafragma circular colocado delante del cristalino con un agujero circular central llamado pupila. Además de controlar la cantidad de luz que entra en el ojo, la pupila actúa como una comunicación entre las cámaras anterior y posterior para la circulación del humor acuoso.

El iris tiene dos músculos involuntarios no estriados:

  1. Los músculos del esfínter en el margen pupilar que constriñen la pupila.
  2. Los músculos dilatadores que dilatan la pupila en caso de emergencia.

Debido a que el iris es rico en suministro sensorial, la iritis –la inflamación del iris– es dolorosa. La periferia del iris está unida a la parte media del cuerpo ciliar por una fina raíz que se desgarra en severas contusiones del ojo, deformando la pupila circular normal.

El espacio entre la parte trasera de la córnea y la parte delantera del iris es la cámara anterior (CA), y el espacio entre la parte trasera del iris y la parte delantera del ligamento suspensorio se llama cámara posterior (CP). Además, el espacio entre la parte trasera del cristalino y la parte delantera de la retina se llama cámara vítrea.

Funcionamiento del globo ocular

Tanto la CA como la CP normalmente tienen un líquido transparente llamado humor acuoso, que da nutrición a la córnea y al cristalino. La cámara vítrea tiene un cuerpo gelatinoso avascular llamado vítreo que llena el espacio entre el cristalino, la retina y el disco óptico. El cuerpo ciliar tiene forma triangular y está situado en la sección horizontal del ojo: la base del triángulo está delante y el ápice está detrás.

Su parte anterior de 2 mm tiene 70 protuberancias en forma de dedo, de manera circular, con una zónula en la parte media. Esta parte del cuerpo ciliar se llama la pars plicata que continúa por detrás con una parte de 6 mm de largo con una superficie plana llamada pars plana. Los procesos ciliares y la pars plana del cuerpo ciliar están revestidos por un epitelio de dos capas.

El epitelio que cubre los procesos ciliares es el sitio de un proceso activo llamado «secreción» en el que lo acuoso se secreta principalmente en la CP. Desde allí va a la CA a través de la pupila, y luego a la periferia de la CA, llamada el ángulo de la cámara anterior, que tiene canales microscópicos de salida del acuoso llamado la malla trabecular; el canal de Schlemm, 30 troncos colectores y 12 venas acuosas.

Estos canales, finalmente, drenan el acuoso al plexo venoso epiescleral. Esta circulación del acuoso crea una presión dentro del globo ocular llamada presión intraocular (PIO) que mantiene la forma del globo ocular esencial para la refracción en la córnea. Un equilibrio entre el flujo de entrada y salida del humor acuoso normalmente mantiene la presión intraocular entre 12 y 20 mm Hg.

Capa externa

Córnea

La córnea es un tejido avascular transparente con una superficie lisa, convexa y más ancha en el meridiano horizontal. Su estructura da alguna indicación de las diversas demandas funcionales sobre el tejido. La córnea debe ser transparente, refractar la luz, contener la presión intraocular y proporcionar una superficie protectora ante el entorno.

Esta constituye un sexto del globo ocular, y los cinco sextos posteriores están formados por la esclera. La córnea es fina en el centro y gruesa en la periferia. La parte superior e inferior es invadida por la esclerótica en forma de media luna, reduciendo así el diámetro vertical frontal. Es circular en su contorno, la periferia se fusiona con la esclerótica, y la unión se llama el limbo.

Su superficie frontal está cubierta por una película lagrimal de tres capas que la mantiene húmeda y suaviza la micro irregularidad escópica de su capa más externa: el epitelio corneal. Esa superficie lisa es esencial para la refracción adecuada en la córnea. Tiene cinco capas: el epitelio, la membrana de Bowman, el estroma, la membrana de Descemet y el endotelio.

La córnea es transparente debido a su avascularidad y a la disposición regular de sus componentes celulares. Esta transparencia está contenida principalmente por un mecanismo de bombeo deshidratante, principalmente en su endotelio y en parte en el epitelio que solo permite una cantidad óptima de agua en su estroma. Cualquier condición que interfiera con esta bomba deshidratadora, como un aumento brusco de la presión intraocular como ocurre en el glaucoma congestivo agudo o en la queratitis profunda, permitirá que haya más de la cantidad óptima de agua en su interior, lo que la hará más turbia.

Estructura microscópica

La córnea consta de cinco capas, de adelante hacia atrás son: el epitelio, la capa de Bowman (membrana), el estroma o substantia propia, la membrana de Descemet, y el endotelio.

Epitelio corneal

El epitelio corneal está estratificado: consiste en cinco capas de células y su grosor total mide alrededor de 50 a 60 micras. Las células superficiales son células escamosas aplanadas, nucleadas y no queratinizadas, y las células más profundas son columnares. En la unión córneo-escleral (limbo), el epitelio se hace más grueso y puede consistir en 10 o más capas de células.

Aquí, el epitelio se vuelve continuo con la conjuntiva bulbar. El epitelio corneal está desprovisto de melanocitos excepto en el limbo en las razas oscuras. La mayor parte del epitelio también está desprovista de las células dendríticas inmunocompetentes: las células de Langerhans. La capa superficial de células tiene un espesor de dos a tres células: son planas, tienen núcleos horizontales y están unidas entre sí por desmosomas.

El examen microscópico electrónico de las superficies externas de las células superficiales muestra microvellosidades y microplacas (crestas) que se extienden en la película lagrimal superficial. Algunas de las células parecen ser más claras y tienen muchas microvellosidades, mientras que otras células más oscuras tienen menos microvellosidades y están situadas en el centro.

El profesional en oftalmología

En la actualidad las diversas ciencias médicas se han ramificado, permitiendo el paso de los especialistas en cada área necesaria. La existencia de estas figuras permite un mayor desempeño profesional para cualquier área que busque el bienestar humano. Por esta razón los profesionales de las Ciencias de la Salud buscan especializarse de manera óptima e íntegra en cortos tiempos.

TECH Universidad Tecnológica resulta la mejor opción virtual para este tipo de casos. En ella puede encontrarse la Facultad de Enfermería. Allí se hallan especializaciones como el Máster en Abordaje del Dolor para Enfermería y el Máster en Neuropsicología Clínica en Enfermería. Sin embargo, para aquellos profesionales interesados en la temática revisada en el presente artículo y todo lo relacionado con la salud ocular, no cabe duda que la mejor elección será el Máster en Enfermería en el Servicio de Oftalmología.

Artículos relacionados

1 /

Compartir