Educación para la salud en grupos
La educación para la salud en grupos es crucial para promover el autocuidado y el bienestar colectivo por parte de los profesionales de la salud.
facultad de enfermería · enfermeria escolar
jue. 24 de jun. 2021
0

Para el profesional de la salud, el promover el autocuidado es una oportunidad. La finalidad de su carrera, en todo caso, es la de buscar el bienestar de la mayor cantidad de población como le sea posible. El autocuidado le permite mantener un mayor porcentaje de población dentro de su comunidad en un buen estado de salud y bienestar. Por esta razón, la educación para la salud en grupos resulta una oportunidad para los profesionales de esta área.

Concepto de grupo

A partir de las muchas y diversas definiciones existentes, llegamos a la conclusión que para que un grupo exista como tal, ha de tener las siguientes características:

  • Estar formado por un conjunto de personas que interaccionan.
  • Compartir una finalidad y unos objetivos comunes.
  • Mantener una relación estable -temporal y contextual.
  • Establecer relaciones de interdependencia.
  • Ser plenamente conscientes de estar formando parte de un grupo.

Todas estas características son necesarias para que el grupo pueda ser considerado como tal. No obstante, podríamos sintetizar que:

  1. El grupo debe interactuar. La interacción permitirá y facilitará que cada miembro pueda conocer los objetivos de los demás, reformularlos e integrarlos con los suyos propios. A partir de la interacción surgirán las normas del grupo y es la que estimulará la conducta del individuo.
  2. El grupo ha de compartir. Es fundamental para lograr la cohesión grupal que todos los miembros compartan sus finalidades, sus objetivos y su compromiso para con el grupo. De ahí ha de surgir la motivación por el objetivo común, que será el “motor” del grupo.
  3. El grupo ha de ser interdependiente. Todos los miembros van a jugar y a desarrollar del grupo roles mutuamente dependientes, es decir, los roles no se producen por azar, sino que son el resultado de la organización grupal que ayuda a especializar y a diferenciar las actitudes y capacidades de cada uno de los miembros.

Tipología de grupos

Podemos detectar varias clasificaciones en cuanto a la tipología de los grupos en función de sus autores. Pero, a nivel general encontramos una primera y gran división entre grupos “primarios” y “secundarios”. Un grupo primario es un conjunto de dos o más individuos relacionados entre sí de manera directa, íntima y personal, y un grupo secundario es un conjunto de dos o más personas que se relacionan entre sí de manera indirecta, impersonal o carente de intimidad. Vander Zanden (1990).

Las principales características de un grupo primario son:

  1. Relaciones personales próximas, llamadas “cara a cara”.
  2. Alto nivel de comunicación y de reconocimiento entre sus miembros.
  3. Aceptación de todos sus componentes.
  4. Lazos y vínculos emocionales de unión.
  5. Gran sentido de “pertenencia” al grupo.
  6. Ofrecen acogida y seguridad.
  7. Suelen utilizar la palabra “nosotros” para referirse al grupo.

Evidentemente, este tipo de grupos tienen un alto componente afectivo que los une. El ejemplo paradigmático de grupo primario es la familia, pero también lo puede ser un grupo de convivencia si cumple las mismas características. En un grupo secundario, las relaciones entre sus miembros no son tan estrechas y el tono afectivo, el nivel de interrelación y el mutuo conocimiento de sus componentes es menor. Pero la principal característica de estos grupos es que dan el sentido de “pertenencia”.

Primarios

  • Relaciones “cara a cara”.
  • Alto nivel emocional.
  • Grupos pequeños.
  • Mucha comunicación y conocimiento interpersonal.
  • Alto nivel de pertenencia y de cohesión.

Secundarios

  • Relaciones más superficiales.
  • Disminución del tono afectivo.
  • La unión se produce por los objetivos y la tarea.
  • Grupos pequeños o grandes.
  • Nivel de conocimiento personal bajo.
  • Crea sentido de pertenencia y puede haber cohesión.

Formal

  • Estructura determinada y funcional.

Informal

  • Relaciones personales no institucionalizadas.

De pertenencia

  • Relaciones “cara a cara”.
  • Alto nivel emocional.
  • Grupos pequeños.
  • Mucha comunicación y conocimiento interpersonal.
  • Alto nivel de pertenencia y de cohesión.

De referencia

  • Relaciones más superficiales.
  • Disminución del tono afectivo.
  • La unión se produce por los objetivos y la tarea.
  • Grupos pequeños o grandes.
  • Nivel de conocimiento personal bajo.
  • Crea sentido de pertenencia y puede haber cohesión.

De trabajo (o tarea)

  • El objetivo es conseguir un rendimiento determinado.
  • Se establecen sistemas de evaluación.
  • Se mide el nivel conseguido. El objetivo es mejorar el estado de salud (física o mental) de sus miembros.
  • No existen criterios objetivos de evaluación.
  • Los niveles conseguidos son siempre relativos y flexibles.

Estructura formal de los grupos

Los procesos de la formación y el desarrollo de los grupos implican la estructuración del grupo. La interacción grupal no es pasiva, sino dinámica y en permanente cambio. Aunque existan elementos de una configuración relativamente estable. En esta unidad analizaremos la estructura formal y en las siguientes lecciones los elementos de la estructura informal de los grupos. Cuando un grupo de personas, entre cinco y veinte en nuestro caso (grupo pequeño), se reúnen en un lugar concreto y entran en comunicación con el objetivo de llevar a cabo una tarea común, nos encontramos con el principio y la base de lo que se convertirá sin duda en un grupo. Las personas reunidas responden a lo que llamaríamos las “condiciones básicas” de existencia de un grupo de trabajo pequeño:

  • Un número mínimo de personas.
  • Que se reúnan.
  • En un lugar y/o local.
  • Para comunicarse.
  • Con una tarea y objetivo común.
  • Y con unas características personales.

Un número mínimo de personas

Para ciertos autores (Anzieu,1971), desde que más de dos personas se encuentran, existe la posibilidad de creación de un grupo. Sin embargo, nosotros creemos con Mucchielli (1977) que con menos de cinco miembros, las personalidades individuales se expresan con demasiada fuerza como para que los procesos propiamente grupales puedan manifestarse. Por encima de veinte miembros, el grupo tenderá a fraccionarse en subgrupos, haciendo difícil la consecución de una verdadera cohesión. El número ideal en educación para la salud podría estar entre cinco y veinte personas. Los especialistas sitúan el número óptimo en torno a los 8 participantes.

Que se reúnan

Hace falta que las personas estén juntas durante al menos algunas horas para que se conviertan en un grupo. Y, para que todas las etapas del proceso que describimos más adelante se pasen, creemos que un grupo debe reunirse como mínimo una decena de veces.

En un lugar y/o local

El lugar de encuentro del grupo debe ser apto para permitirle alcanzar sus objetivos, al igual que el conjunto de condiciones materiales que se les den.

Para comunicarse:

La comunicación es el proceso básico mediante el cual el grupo empezará y continuará su existencia. Una de las características esenciales de los grupos pequeños es que cada miembro pueda estar en relación directa con cada uno de los otros miembros, y tenga la posibilidad de entrar en comunicación con cada uno de los otros miembros. Las comunicaciones verbales y no verbales juegan un rol fundamental en el desarrollo de los procesos grupales.

Con una tarea y objetivo común:

La tarea constituye el objetivo del grupo, su razón de ser y, de alguna manera, su motor. Ningún grupo puede existir sin un objetivo en común que los miembros hayan hecho suyo al principio o del que se apropien poco a poco. Los objetivos son el motor del grupo que le permiten iniciar el camino hacia un punto determinado, elaborar estrategias de funcionamiento y modificar el rumbo cuando se aleja de la meta fijada. Un grupo no puede funcionar sin objetivos, ya que pierde su sentido y su duración es muy limitada.

El profesional en salud como promotor del autocuidado

En la salud existen muchas más variables que las enfermedades y sus curas correspondientes. Desde la prevención hasta el tratamiento hacen parte de las labores que debe ejecutar el profesional en salud. Por esta razón y esta responsabilidad, el profesional debe capacitarse de manera constante, adquiriendo conocimientos y actualizando los que ya domina.

TECH Universidad Tecnológica oferta un amplio portafolio educativo enfocado en altos estándares educativos. Ejemplo claro es su Facultad de Enfermería donde se pueden hallar programas educativos tales como el Máster en Valoración del daño corporal y Enfermería Forense y el Máster en Nutrición Deportiva para Enfermería. Sin embargo, para aquel profesional que está enfocado en temáticas relacionadas con las revisadas en el presente artículo, no cabe duda que su mejor opción es el Máster en Enfermería Escolar.

Artículos relacionados

1 /

Compartir