Dermatitis de contacto
La dermatitis de contacto puede producirse por diferentes factores ambientales o externos que al contacto con la piel generan daños y enfermedades.
facultad de enfermería · dermatología en enfermería
jue. 03 de feb. 2022
0

El término dermatitis se utiliza con frecuencia como sinónimo de eczema; sin embargo, engloba un conjunto de enfermedades inflamatorias de la piel que en muchas ocasiones no guardan relación clínica con el eczema. En general, se denomina eczema a la lesión cutánea de etiología diversa, con una reacción clínico-patológica de inflamación cutánea. La primera manifestación del eczema es casi siempre el prurito, que a veces se percibe como escozor o quemazón. Las lesiones perceptibles inicialmente son eritematosas y papulo-vesiculares con exudación y formación de costras y que en su evolución se acompañan de grados variables. Se denomina dermatitis de contacto a la inflamación cutánea originada al depositarse una sustancia sobre la superficie de la piel. Representando una respuesta inflamatoria de la piel a múltiples agentes exógenos. Diferenciaremos dos subtipos:

  • Dermatitis de contacto irritativa: causada por el daño tóxico directo a la piel.
  • Dermatitis de contacto alérgica: es resultado de una reacción inflamatoria de hipersensibilidad celular tipo IV (Clasificación de Gell y Coombs) mediada por linfocitos T.

Etiopatogenia

Los agentes causales de una dermatitis de contacto son innumerables. A continuación, detallaremos algunas dermatitis que se presentan con una elevada frecuencia:

  • Dermatitis de contacto por níquel. El níquel es uno de los elementos que con mayor frecuencia se asocia a dermatitis de contacto. Una de las consultas más habituales es la incapacidad de tolerar pendientes, relojes, botones, y diferentes elementos que contienen níquel por la aparición de lesiones de dermatitis.
  • Dermatitis de contacto por cobalto. Es el segundo alérgeno en frecuencia y generalmente su presencia va asociada a la sensibilización al níquel (se encuentra presente en las sales de níquel) o al cromo (se encuentra en el cemento).
  • Dermatitis de contacto por cromo: las sales del cromo pueden dar lugar a una dermatitis de contacto tanto irritativa como alérgica. El cromo se utiliza en la industria del acero, en los curtidos, fotografía y en ciertos pigmentos (tatuajes azules).
  • Dermatitis de contacto al mercurio. La mayor parte de sensibilizaciones al mercurio tiene su fuente en productos sanitarios o cosméticos que tienen derivados mercuriales y que se emplean como desinfectantes.
  • Dermatitis de contacto por p-fenilenediamina. La p-fenilenediamina (PPD) es un derivado de la anilina que se usa en la fabricación de tintes capilares.
  • Dermatitis de contacto por gomas. Debido al extensivo uso de productos de goma (guantes, botas, dispositivos médicos y de protección), la dermatitis de contacto a las gomas es cada vez más frecuente.
  • Urticaria de contacto alérgica al látex. Los productos de goma están constituidos por el látex natural al que se le añaden diversos productos químicos para su utilización industrial.
  • Dermatitis irritativa crónica de las manos por agentes irritantes (dermatitis del ama de casa).

Manifestaciones clínicas de la dermatitis de contacto irritativa y alérgica

La dermatitis de contacto irritativa y alérgica presenta diferencias que se observan clínicamente. Cuando nos enfrentamos a un paciente con un eczema o dermatitis, lo primero que debemos valorar es si se trata de una dermatitis de causa externa o interna, y si es de causa externa, debemos tratar de identificar si se trata de una dermatitis irritativa o una forma de dermatitis de contacto alérgica.

Dermatitis de contacto irritativa

La dermatitis de contacto irritativa (DCI) es una reacción inflamatoria frente a un irritante que tiene un efecto tóxico sobre el tejido. Los agentes irritantes pueden ser muy variados; jabones, detergentes, disolventes, ácidos o alcalinos que producen daño celular si son aplicados por tiempo suficiente a una concentración suficiente. En este caso no existe proceso inmunológico y ocurre sin sensibilización previa.

Clínicamente, la representación de la DCI va a depender de las propiedades del producto irritante y de las características de la exposición (concentración, superficie expuesta, duración de la exposición, oclusión) y de los factores individuales de respuesta a la exposición. La dermatitis de contacto irritativa puede desarrollarse de forma aguda y crónica.

  • Las maneras agudas se desarrollan tras el contacto con agentes que alteran de forma rápida la epidermis y adoptan clínicamente el aspecto de quemadura cutánea.
  • Las formas crónicas se producen tras la exposición repetida a agentes irritantes suaves que tienen un efecto acumulativo hasta producir la reacción inflamatoria.
  • Esta forma de dermatitis de contacto irritativa crónica se observa con frecuencia en sujetos que realizan trabajos en ambientes húmedos o que entran en contacto con sustancias químicas suaves (detergentes, disolventes, etc.) y adoptan un patrón clínico semejante a la dermatitis de contacto alérgica.

Dermatitis de contacto alérgica

En este caso sí que media un proceso inmunológico, concretamente una reacción de hipersensibilidad retardada tipo IV mediada por linfocitos T que se desarrolla en sujetos previamente sensibilizados tras el contacto percutáneo con diversas sustancias. Las dermatitis de contacto alérgico (DCA) se caracterizan por el desarrollo de lesiones de eczema agudo o crónico en las zonas en que se produce el contacto de la piel con el alérgeno en un individuo previamente sensibilizado. Esta es la forma más frecuente de DCA, en la que la clínica es semejante a la de la dermatitis irritativa, sin embargo, existen otras formas de dermatitis de contacto alérgica menos frecuente:

  • Dermatitis de contacto sistémica. Se observa en pacientes que han sido sensibilizados tópicamente a alérgenos, que pueden desarrollar lesiones de eczema generalizado si ingieren o adquieren por vía sistémica estos alérgenos.
  • Dermatitis de contacto aerotransportada. El alérgeno llega a la piel sin existir un contacto directo, sino porque el alérgeno se encuentra en el ambiente. Las dermatitis de contacto se pueden presentar como un eczema agudo o crónico. Las lesiones agudas se caracterizan por vesiculación, exudación y costras mientras que las lesiones de eczema crónico se caracterizan por engrosamiento cutáneo, con presencia de lesiones secas y liquenificación cutánea. La distribución de las lesiones de eczema y el reconocimiento del alérgeno causante de la dermatitis pueden orientar hacia el diagnóstico.

Diagnostico clínico

Las dermatitis de contacto alérgica e irritativa no pueden ser diferenciadas clínicamente con seguridad. La diferencia específica vendrá determinada por la demostración de una reacción inmunitaria retardada mediante la realización de unas pruebas epicutáneas. Las pruebas epicutáneas son el mejor método para establecer que un alérgeno determinado es el responsable de una dermatitis de contacto alérgica en un paciente dado. Se basan en la reproducibilidad del eczema tras la aplicación de la sustancia relacionada sobre la piel del paciente. De la realización sistemática y precisa y de su lectura correcta, se obtienen unos resultados válidos. Los test epicutáneos se aplican en la espalda durante 48 horas y se retiran, tras lo cual se valoran (a las 48 y 96 horas) según una graduación en negativo, +/- (dudoso) 1, 2 ó 3+.

El cuidado de la piel desde el profesional

A menudo nuestra piel puede verse afectada por diferentes factores que esta obligada a estar en contacto. Desde la suciedad en el aire, hasta los diferentes productos de limpieza puede causar daños en este órgano del ser humano. Es por ello que el campo de la dermatología ha tenido un gran impacto desde su creación en la comunidad de la salud y el bienestar. Cada uno de los profesionales de este campo tiene múltiples conocimientos que le permiten avanzar de manera adecuada en el proceso de diagnóstico y tratamiento del paciente.

En la actualidad, muchos profesionales optan por la especialización académica como una manera de escalar en su profesión. Esta decisión resulta acertada, debido a que cada campo a menudo aumenta las exigencias para lograr una mayor profundidad en el proceso de evolución. TECH Universidad Tecnológica actualmente desarrolla programas educativos enfocados en estas necesidades, brindando educación de alta calidad a su alumnado. En el caso de su Facultad de Farmacia, se desarrollan posgrados tales como el Máster en Elaboración y Desarrollo de Medicamentos Individualizados y el Máster en Dirección y Monitorización de Ensayos Clínicos.

Estos últimos son excelentes opciones para el profesional, sin embargo, para aquellos que buscan complementar sus conocimientos en las enfermedades en la piel, no cabe duda que su mejor decisión será inclinarse por el Máster en Atención Farmacéutica en Dermatología en la Farmacia Comunitaria.

Artículos relacionados

1 /

Compartir