El yoga desde la visión osteopática
El yoga desde la visión osteopática hace parte del estudio de los tejidos y su reacción a esta práctica.
facultad de ciencias del deporte · actividad física terapéutica
vie. 21 de may. 2021
0

El yoga desde la visión osteopática brinda una visión más amplia desde el estudio del comportamiento de los tejidos en el cuerpo humano. Es importante tener en cuenta diversos puntos de vista, ya que esto nos permitirá vigilar de cerca la respuesta de nuestro organismo a diferentes exposiciones. Por esta razón, el profesional que ejecute esta técnica debe estar plenamente capacitado para identificar cambios en el cuerpo humano con respuesta a la actividad física.

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía se puede definir como la manipulación de los diferentes tejidos del cuerpo humano, para restablecer la movilidad perdida por estos, a causa de un traumatismo de índole diverso (impacto físico, psicológico, infeccioso, cirugía, etc.). Para restablecer la actividad se necesita saber la biomecánica y fisiología de dichos tejidos, reequilibrándolos en todas sus funciones.

Osteopatía y yoga

Tanto la osteopatía como el yoga se basan en el movimiento del cuerpo humano para reequilibrarlo, desde la respiración con diafragma, pulmones, etc., hasta la activación de estructuras más periféricas. Por ello se estudiarán los movimientos que se producen dentro del cuerpo humano.

Movimiento

De un movimiento surge energía cinética, a cuanto más movimiento más energía cineteca, de esa energía se nutren los órganos, ya que un órgano no se abastece solo de la sangre, sino también de los movimientos asociados a los que se ve sometido, para así poder llevar su función acabo a partir de este paradigma. Se verán los movimientos principales que gracias al yoga se aplican y se mejorarán:

  1. Diafragmático 15 mov/min 22.000.
  2. Movimiento cardiaco 70 latidos/min 100.000 por día.
  3. Visceral 7-9 mov/min 12.000 por día.
  4. Movimiento cráneo sacro 8-10 mov/min 13.000 por día.

Estos movimientos se encuentran separados en tiempo y lugar. Son sistemas independientes.

Movimiento diafragmático de pulmón

Los pulmones son 2 estructuras anatómicas donde la sangre recibe oxígeno desde el aire y a su vez la sangre se desprende del dióxido de carbono el cual pasa al aire. A través de los alveolos, que se encuentran muy capilarizados para que el intercambio sea más rápido. Limitados hasta D9-D10 y los senos hasta D11 D12, y rodeados por la parrilla costal. Los pulmones son órganos pasivos que se mueven por la presión negativa o positiva que se crea a su alrededor. Producto de estas fuerzas los pulmones se expanden con la presión negativa, llenándose de aire, y al cambiar la presión a positiva ese aire ya cambiado con alta concentración de CO₂ , se expulsa, comprimiéndose los pulmones.

La presión la dirige el diafragma siendo activa la inspiración y pasiva cuando se relaja este. En ciertas situaciones donde se necesita más oxigeno como correr, aparecen músculos accesorios como: escalenos, pectoral menor, serratos, etc. Es un musculo respiratorio que divide dos espacios anatómicos, el pulmonar y el visceral y con ello sus presiones.

El diafragma se inserta en muchos puntos en forma de tienda de campaña:

  • La apófisis xifoides del esternón.
  • Los bordes costales de la pared torácica.
  • Los extremos de la undécima y duodécima costilla.
  • Las vértebras lumbares mediante dos pilares, el derecho en el cuerpo de L3 y el izquierdo en L2. El ritmo diafragmático es de unos 15 movimientos por minuto, es decir, alrededor de 22.000 movimientos por día en una persona que no tiene una actividad física especial, aunque puede ser modificada a voluntad. Es uno de los movimientos más potentes del espacio intra abdominal.

El diafragma

¿Por qué es importante el diafragma?

  • Principal músculo inspirador.
  • Separador de presiones abdominal y torácico. El diafragma está íntimamente relacionado con el corazón, ya que al descender este en la inspiración, el corazón es tensado en su zona caudal favoreciendo el llenado de sangre, por lo que con respiración se influye sobre la frecuencia cardiaca.
  • Impulsa el movimiento a nivel visceral Estos datos son muy importantes, porque gracias al yoga se controlarán las presiones a través de la respiración, dando como resultado el equilibrio.

Movimiento cardiaco

El corazón es el órgano muscular principal del aparato circulatorio, es un músculo hueco y piramidal, situado en la cavidad torácica. Sus movimientos son:

  • Sístole: la contracción del corazón (ya sea de una aurícula o de un ventrículo) para expulsar la sangre hacia los tejidos.
  • Diástole: la relajación del corazón para recibir la sangre procedente de los tejidos.

Según un promedio de 70 latidos por minuto, el corazón late 100, como bien se sabe de manera involuntaria, y adaptativa a la situación a la que el cuerpo se ve sometido (ejercicio físico, situación psicológica, etc.). Los ejercicios de yoga son recomendados para el control de la tensión y frecuencia cardiaca, principalmente por la respiración que influye sobre estas como anteriormente se ha descrito (diafragma).

Por otro lado, la contracción de los músculos en la ejecución de los ejercicios, proporciona una presión favorable que ayuda a la circulación sanguínea y linfática. Por ejemplo, cuando el sistema no se mueve durante mucho tiempo puede producir un trombo como en el “síndrome del pasajero turista”. Trasladándolo a otra situación de inactividad deportiva, es un factor predisponente, por ejemplo, de varices, rotura de fibras isquémicas, calambres nocturnos, etc.

Movimiento cráneo sacro

El movimiento cráneo sacro forma parte del mecanismo respiratorio primario, está formado por la membrana dural y todas las estructuras que están ancladas firmemente a la columna vertebral. Es, en realidad, el núcleo del cuerpo y el núcleo de este sistema. Sutherland enfatizó la importancia de cinco aspectos interrelacionados con dicho mecanismo y que engloban el concepto craneosacral:

  1. La fluctuación inherente del líquido cefalorraquideo, es decir, la fluctuación del líquido cefalorraquídeo a lo largo de la columna vertebral.
  2. La motilidad inherente del sistema nervioso central o movimiento interno del cerebro y de la médula espinal.
  3. El sistema de membranas de tensión recíproca, que son las membranas que contienen al líquido cefalorraquídeo.
  4. La movilidad de las suturas craneales o movimiento libre de ellas.
  5. El movimiento involuntario del sacro entre los ilíacos.

Como se mencionaba antes, el mecanismo respiratorio primario alude a las estructuras en el núcleo del cuerpo que están en conexión directa con las meninges. El sistema craneosacro incluye el mecanismo de respiración primaria, pero, también, las relaciones estructurales del tejido conectivo, fascial y visceral del cuerpo humano. Todas estas relaciones expresan el aliento de la vida en un movimiento, llamado: movimiento craneosacral.

Este ritmo cráneo-sacral es de 8 a 10 movimientos por minuto, es decir, alrededor de 13.000 por día. Es el resultado de la producción de líquido cefalorraquídeo dentro del cráneo, su distribución a lo largo de todo el canal medular, su reabsorción de nuevo dentro del cráneo y su movilización a través de todo el sistema. Este ritmo está formado de dos partes, una en la cual el cráneo se llena de líquido cerebroespinal y se puede sentir en las manos una expansión hacia afuera y la otra inversa.

Yoga aplicado a la salud

En TECH universidad Tecnológica se desarrollan a diario programas educativos enfocados en las necesidades sociales. Por esta razón su Facultad de Ciencias del Deporte ofrece especializaciones tales como la Maestría en Alto Rendimiento Deportivo y la Maestría en Gestión Deportiva. Sin embargo, para el profesional que busque enfocarse en prácticas como la revisada en el presente artículo, la Maestría en Yoga Terapéutico ofrece todo lo que busca en tan solo 10 módulos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir