La valoración de la actividad física
La valoración de la actividad física hace parte del diagnóstico inicial realizado a los usuarios del entrenamiento personalizado.
facultad de ciencias del deporte · entrenamiento personal
lun. 26 de jul. 2021
0

La valoración de la actividad física, tanto en el campo del rendimiento deportivo como el fitness o la rehabilitación, constituye una herramienta de gran valor. Ningún preparador físico o entrenador personal puede desestimar estas utilidades. A un lado quedan los pretextos de falta de tiempo para evaluar: se puede dejar de evaluar, más no se pueden desconocer a las evaluaciones. Las evaluaciones son parte de las herramientas especializadas que los entrenadores y preparadores físicos utilizan. Esto para conseguir una visión más clara del estado actual de sus clientes, deportistas o equipos.

La eficacia del proceso de preparación del deportista en condiciones modernas se debe, en grado considerable, a la utilización de los medios y métodos de control complejo como instrumento de dirección que permite entablar relaciones inversas entre el entrenador y el deportista, y, con base en ello, aumentar el nivel de las soluciones de dirección durante la preparación de los alumnos.

Para Vila (1993), la evaluación de la condición física debería ser una práctica común, realizada a través de cuestionarios o test submáximos de campo, y con el propósito de informar y orientar, motivar, promover la práctica de ejercicio físico, clasificar y ordenar, y un sinfín de razones más.

Otros autores, como García Manso, Navarro Valdivieso y Ruiz Caballero, sostienen que la evaluación deportiva trata de estimar las aptitudes, capacidades y rendimientos de aquellas personas que se someten a la práctica de ejercicios físicos, bien con el fin de incidir sobre aspectos relacionados con la salud, o con la intención de alcanzar los máximos rendimientos deportivos. Resultaría difícil (por no decir imposible) llevar un control de las adaptaciones producidas a lo largo de tiempo, con la idea de conocer si las mismas se ajustan a las expectativas, sin realizar la correspondiente evaluación.

El diagnóstico inicial

Esta comprobación regular del programa de forma física es importante para responsabilizarse de los cambios que es necesario introducir, y también para felicitarse por un trabajo bien hecho. Por otro lado, numerosos divulgadores a lo largo del tiempo han intentado ofrecer una clasificación de las evaluaciones y pruebas físicas que pudiera resultar útil para el entrenador personal o el preparador físico.

Basándose en distintos criterios, cada uno ha ido presentando una propuesta diferente, cada una de ellas con sus respectivas ventajas y desventajas. Siguiendo con esta línea, se puede identificar una serie de binomios que hoy por hoy aparecen en parte de la bibliografía dedicada a la evaluación deportiva.

  • Según MacDougall, Wenger y Green, se puede hablar de pruebas de laboratorio y prueba de campo. Una prueba de laboratorio es una evaluación llevada a cabo en un entorno controlado, y utiliza protocolos y equipos para simular un deporte o actividad. Una prueba de campo es una evaluación realizada mientras el atleta está llevando a cabo un ejercicio en una competición simulada.
    Por ejemplo, un jugador de fútbol puede realizar una prueba de potencia anaeróbica realizada sobre un ergómetro de bicicleta que ofrece resultados en unidades de trabajo. Por regla general, los resultados obtenidos en pruebas de campo no son tan fiables como los obtenidos en pruebas de laboratorio.
  • Según George, Fischer y Verhs, se puede hablar de pruebas estándar y pruebas de predicción. Una prueba estándar es considerada por los científicos del ejercicio como el método preferido de prueba, puesto que es el más válido, fiable y preciso.
    Facilita mediciones relativamente precisas del fitness, aunque frecuentemente requiere de material costoso y requiere de más tiempo. Una prueba de predicción suele estar correlacionada con pruebas estándar y sirven para estimar los resultados de una prueba estándar.

Criterios de calidad de las pruebas físicas

La evaluación de las capacidades, tanto en el ámbito deportivo como clínico, son de vital importancia para conocer, clasificar, planificar o simplemente controlar el avance – o no – de un plan de trabajo específico. El caso del fitness no es la excepción. En este sentido, y tal como sostienen George, Fisher & Verhs, hay varias razones por las que se debe evaluar en el nivel de fitness de los individuos. Por ejemplo:

  • Los componentes del fitness relacionados con la salud que necesitan mejorarse pueden determinarse con claridad.
  • Pueden establecerse objetivos realistas y significativos para mejorar y/o mantener componentes particulares del fitness.
  • Podrían diseñarse programas de entrenamiento seguros y efectivos con base en los resultados de la evaluación del fitness.
  • Pueden establecerse niveles de base de fitness sobre los que representar el progreso y controlar las mejoras.
  • Las evaluaciones del fitness pueden mejorar la motivación y ayudar a los individuos a seguir con sus programas de fitness.

Ahora bien, ya se ha establecido la importancia que tiene la evaluación dentro del plan de entrenamiento. Se conocen sus alcances y sus implicancias; se conocen las dificultades y, sobre todo, los riesgos que conlleva el hecho de dejarlas al margen del proceso de entrenamiento. En otras palabras, se sabe que las pruebas físicas se realizarán de manera periódica, a fin de conocer el estado actual del cliente/deportista en función a los objetivos establecidos al inicio.

No obstante, es importante contar con elementos que permitan discriminar, discernir y, finalmente, descartar o no ciertas evaluaciones. Es decir que, a la hora de llevar a cabo un proceso de evaluación, será necesario observar una serie de condiciones.

El test físico

El consenso generalizado entre los autores, a la hora de elegir una prueba es bastante amplio y variado, aunque particularmente resaltan tres elementos, en los que la mayoría parece estar de acuerdo. Martínez López y Mora Rodríguez enuncian y describen a estos criterios de la siguiente manera:

  • Objetividad: Un test o prueba posee más objetividad cuanto mayor sea el grado de independencia sobre elementos externos que puedan intervenir. Por otra parte, la objetividad debe analizarse de forma aislada, ya que puede afectar de forma diferente a cada fase de una prueba; ya sea en la ejecución de esta, en su evaluación o en su interpretación. En el caso del peso, factores como la altitud, temperatura ambiental, dureza del suelo, nivelación de la báscula, han de controlarse si se quieren comparar.
  • Fiabilidad: Este concepto refiere a que, en las mismas condiciones, un test o instrumento de medida repita una misma lectura cuando se repite la misma medición. Para probar la reproductibilidad de un test o aparato se suelen realizar varias medidas del mismo patrón-estándar, día a día, para observar si hay diferencias.
    El término fiabilidad se define como la “probabilidad de que una pieza, dispositivo, circuito hidráulico, eléctrico o electrónico, o un equipo completo, pueda utilizarse sin que falle durante un período de tiempo determinado, en unas condiciones operacionales dadas; magnitud que caracteriza a la seguridad de funcionamiento del aparato dispositivo, en condiciones previamente fijadas; medida de probabilidad de un funcionamiento según unas determinadas normas”.
  • Validez: De forma generalizada, se dice que la validez de una prueba indica el grado en que esta mide lo que debe medir. Por ejemplo, la báscula de peso es un instrumento válido para medir la fuerza de la gravedad, pero no sería válido para medir la fuerza explosiva de un salto vertical.

La especialización del entrenador profesional

TECH Universidad Tecnológica se posiciona actualmente como la mayor universidad virtual del mundo. Ello se ha logrado diseñando un portafolio educativo con más de 7000 programas enfocados en la especialización íntegra y completa del profesional moderno. Caso tal es su Facultad de Ciencias del Deporte, donde se pueden hallar especializaciones tales como el Máster en Prevención y Readaptación de Lesiones Deportivas y el Máster en Alto Rendimiento Deportivo. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan enfocarse en el área de la salud desde el deporte, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en Entrenamiento Personal Terapéutico.

Artículos relacionados

1 /

Compartir