Tipos de cámaras hiperbáricas
Los tipos de cámaras hiperbáricas son determinadas por su funcionalidad y capacidad de atención de usuarios a la vez.
facultad de ciencias del deporte · medicina del deporte
mié. 12 de may. 2021
0

Para realizar un tratamiento de oxigenación hiperbárica se requiere poseer o conocer las características de los diferentes tipos de cámaras hiperbáricas donde se realizará el tratamiento. Esto se realiza, principalmente, para asegurar que la cámara construida alcance la presurización y que el oxígeno sea administrado dentro a presiones mayores que el nivel del mar.

La mayoría de las cámaras hiperbáricas conocidas hasta ahora eran cámaras hiperbáricas rígidas (“hard chambers”) construidas de metal, aunque también hay cámaras flexibles de material blando (llamadas “soft chambers” o “bolsas”) y semirrígidas de material que se endurece con la presión. Usualmente estas dos últimas son portátiles.

Las partes esenciales de una cámara rígida son varios puntos: ventanas (usualmente realizadas en acrílico), el panel de control de monitoreo de la presión y el contenido del gas, así como las condiciones de los pacientes y la comunicación desde afuera hacia adentro de la cámara. Las cámaras varían en tamaño, forma y capacidad de presión de manera considerable. Los detalles técnicos de cada modelo son provistos por sus fabricantes. Una clasificación de varios tipos de cámara según Jain.

Cámaras monoplaza

Las cámaras monoplaza son las más comúnmente usadas. En la mayoría de ellas la presión no puede aumentar por encima de 3 ATA. Los pacientes pueden ser transferidos desde una camilla y la cámara es llenada con oxígeno bajo presión. Algunos modelos de monoplaza pueden llegar a administrar el oxígeno a través de mascarilla.

  • Monoplaza Multiplaza Móbiles o portátiles
    • Monoplaza: transportable por aire, mar o tierra
    • Multiplaza cámaras pueden conducirse de plaza en plaza
  • Cámaras para testear a los buzos en entrenamiento
  • Pequeñas cámaras hiperbáricas
  • Para neonatos
  • Para animales y experimentos

Cuando la cámara es llenada con oxígeno a presión, hay dos tipos de mecanismos de flujo:

  • Purga constante: este tipo de llenado tiene una tasa fija de flujo de oxígeno a través de la cámara y hacia afuera de nuevo hacia el ambiente externo.
  • Reciclado: recicla todo o una parte de los gases, los cuales son usados nuevamente después de ser adecuadamente limpiados y absorbido el CO₂ y vapor de agua residual.

Ventajas de las cámaras monoplaza

  • Manejo individual del paciente: aislamiento, útil para infecciones.
  • Los pacientes son fáciles de observar.
  • No se requieren procedimientos especiales de decompresión.
  • Costos más accesibles que las cámaras multiplazas.
  • Ocupan menos espacio que las cámaras multiplazas.
  • Se necesitan menos operadores.

Desventajas de las cámaras monoplaza

  • Potencial riesgo de incendio en las que presurizan con gases de oxígeno.
  • El acceso directo al paciente es más limitado.
  • No se puede tener el acceso directo al paciente mientras se lleva a cabo la sesión para realizar maniobras de terapia física, ventilación o manejo de drogas.
  • El diseño de las cámaras monoplazas es ideal para el cuidado de pacientes que no requieren la presencia de personal en la cámara. La mayoría de las funciones del cuerpo pueden ser monitoreadas externamente, aún el respirador que puede ser controlado desde afuera de la cámara.

Tipos de cámaras hiperbáricas: funcionamiento de la cámara monoplaza

Según la definición, la cámara hiperbárica monoplaza es capaz de acomodar a un solo paciente a la vez, generalmente en posición supina, a veces sentado. La presión máxima de trabajo para la mayoría de las cámaras monoplaza es de 3 ATA (6 ATA para algunas excepciones), lo que limita su uso a programas de tratamiento de presión media no adecuados para un tratamiento de recompresión que requiere presiones mayores y duraciones más largas.

Durante la sesión el paciente puede respirar oxígeno directamente de la atmósfera interna o a través de una máscara. En la primera opción, el paciente respira desde la atmósfera de oxígeno, sin ninguna máscara o capucha. Colocar al paciente en la atmósfera de oxígeno puro presenta un grave peligro de incendio en caso de chispas o fuentes de calor incontroladas.

Además, la respiración desde la atmósfera interna impide cambiar las mezclas de respiración durante el tratamiento. Por ejemplo, para el procedimiento de rutina de cambiar de oxígeno a aire para extender la tolerancia pulmonar a la toxicidad por oxígeno. La otra solución, respirar desde las máscaras dentro de la cámara monoplaza, permite cambiar las mezclas de respiración mediante un control externo. Puede ser cambiado mediante la colocación y extracción manual de la máscara por el propio paciente. En ese caso requiere que el paciente sea totalmente consciente y cooperativo.

En los casos en que el paciente pierde el conocimiento y vomita, la máscara crea un peligro grave adicional. Si el paciente respira oxígeno del ambiente interno, es obligatoria una ventilación constante o intermitente de la cámara para mantener el dióxido de carbono en un nivel aceptable y evitar la retención de vapor en el interior.

Uso de la cámara

La regla general es mantener todos los dispositivos fuera de la cámara para permitir que el operador la controle y evitar el contacto de los circuitos electrónicos con el entorno de oxígeno. Todos los tubos, líneas y cables se transfieren a la cámara a través de puertos en el mamparo. Todo el equipo debe instalarse, verificarse y calibrarse correctamente antes de la sesión y todos los sensores deben verificarse para una fijación adecuada al paciente.

  • Los pacientes que se tratan adentro de la monoplaza pueden soportar:
  • Ventilador artificial
  • Infusiones intravasculares
  • Tubos de drenaje de tórax
  • Dispositivos no invasivos para medir la presión venosa y arterial
  • Estimulación cardíaca temporal y marcapasos

Otras mediciones son: medidores de flujo láser no invasivos, medición transcutánea de presión parcial de oxígeno y dióxido de carbono, medición de la temperatura corporal (incluidas sondas cutáneas, rectales y esofágicas), electrocardiografía (ECG), Holter, electroencefalografía (EEG) y electromiografía pasiva (EMG), monitoreo automatizado de gases tisulares (utilizando sondas polarográficas o de espectroscopía de masas).

Todos estos dispositivos rigen para las llamadas cámaras semirrígidas, donde se pueden ubicar dispositivos de la misma manera para monitoreo, así como respiradores portátiles. Las cámaras hiperbáricas monoplaza tienen algunas ventajas relacionadas principalmente con un costo de operación relativamente bajo, se necesita poco espacio, una pequeña cantidad de personal para la operación y mantenimiento, sin riesgos laborales para el asistente y no se requiere descompresión especial.

Por otro lado, independientemente del entorno lleno de oxígeno y el riesgo de incendio, y las dificultades para seguir algunos programas de tratamiento (presión, tiempo, «interrupciones de aire», por ejemplo, tablas de tratamiento de recompresión), la desventaja intrínseca de tales cámaras es la imposibilidad de ayudar directamente al paciente bajo presión en caso de emergencia.

Cámara multiplaza

Las cámaras multiplaza son usadas para tratar de manera simultánea hasta aproximadamente 20 pacientes. Las cámaras se comprimen con aire y el aporte de oxígeno se suministra vía mascarilla que cubre la nariz y la boca, o capuchas que cubren toda la cabeza. Se regula y controla la atmósfera en relación con el aire y la temperatura.

La funcionalidad de una cámara hiperbárica multiplaza es principalmente que se puede ubicar en salas de cuidados críticos de pacientes con falla en las funciones vitales, permite que el equipamiento de las unidades de cuidados intensivos pueda ser ubicados dentro de la cámara con acompañamiento del equipo médico.

Los cuidados estándares críticos, así como la ventilación mecánica, el succionamiento endotraqueal, monitoreo hemodinámico, medidas de gases en sangre y terapia de emergencia tales como la resucitación cardiovascular, pueden ser realizadas dentro de la misma. Las preocupaciones sobre la seguridad y la función de los desfibriladores bajo presión han impedido hasta ahora su uso rutinario en cámaras hiperbáricas clínicas.

Tipos de cámaras hiperbáricas y el profesional

La medicina en el deporte resulta crucial. En este ámbito pueden presentarse distintas lesiones que hacen que el practicante se ve afectado en gran medida. En muchos de estos casos el mismo queda imposibilitado para la realización adecuada de sus labores de manera óptima.

TECH Universidad Tecnológica desarrolla diversos programas que dan pronta solución a las necesidades profesionales del diario vivir. En su Facultad de Ciencias del Deporte, por ejemplo, se ofertan programas como la Maestría en Gestión Deportiva y la Maestría en Neuroeducación y Educación Física. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan ahondar en las temáticas relacionadas con la salud en el deporte no cabe duda que la mejor opción es la Maestría en Medicina Hiperbárica en la Actividad Física y en el Deporte.

Artículos relacionados

1 /

Compartir