El papel del cerebro en el aprendizaje
El papel del cerebro en el aprendizaje es crucial, es este el cual determina la cantidad de información recogida, además de la eficacia con la que se realizó la transmisión del conocimiento.
facultad de ciencias del deporte · educación física
lun. 29 de mar. 2021
0

El autoaprendizaje es el proceso de aprendizaje que tiene una conexión cerebral innata. Todos los seres humanos, al aprender algo, realizamos este proceso, pero no todos aprendemos de la misma manera. Por esta razón se hace importante que aquellos profesionales que dedican su profesión a la enseñanza entiendan este proceso. De esta manera la transmisión del conocimiento se hará de una manera más efectiva. Esto brinda la posibilidad de implementar nuevas mitologías y estrategias de aprendizaje dependiendo del alumnado. El papel del cerebro en el aprendizaje, por lo tanto, resulta vital y de gran relevancia para cualquier educador.

Clasificación del Encéfalo

El encéfalo se divide en el tronco encefálico, el cerebelo, el diencéfalo y el cerebro.

  • El tronco encefálico consta de tres partes, bulbo raquídeo (donde se regulan funciones como la respiratoria, el diámetro vascular y los latidos cardíacos; además del hipo, la tos o el vómito), protuberancia (participa en la regulación de la respiración) y mesencéfalo (contiene la sustancia negra, y participa de la regulación de la actividad muscular). Del tronco salen diez pares craneales que inervan estructuras de la cabeza. La formación reticular por su parte mantiene la atención y el estado de alerta.
  • El cerebelo es el encargado de la coordinación motora fina y gruesa, además de participar en la postura, el equilibrio y el tono muscular.
  • El diencéfalo se divide en tálamo (encargado de la integración de información, la conciencia, el aprendizaje, el control emocional y la memoria) e hipotálamo (regula el comportamiento y las emociones, la temperatura corporal, la sed y el hambre, los ciclos circadianos y estados de conciencia, la secreción hormonal de la hipófisis y la regulación del sistema nervioso autónomo).
  • El cerebro, donde se desarrollan las funciones cognitivas, decisiones conscientes, aprendizajes relacionales, o el lenguaje entre otras muchas.

Formación del Encéfalo

La formación del sistema nervioso se inicia en el vientre materno. En el momento del nacimiento todavía no está terminado de formar, requiriendo de años para que llegue al estado de adulto. El sistema nervioso se desarrolla a partir del tubo neuronal donde, a partir de la cuarta semana de gestación, se divide en tres vesículas del encéfalo, el romboencéfalo, el mesencéfalo y el prosencéfalo.

A las cinco semanas de gestación ya se conforman las cinco vesículas de donde se desarrollarán el encéfalo, dividiéndose el romboencéfalo en metencéfalo (protuberancia y cerebelo) y melencéfalo (médula oblonga o bulbo); el mesencéfalo dará lugar al pedúnculo cerebral y a cuatro colículos, dos superiores relacionados con la visión y dos inferiores con la audición; el prosencéfalo se dividirá en dos, el diencéfalo (tálamo, hipotálamo, subtálamo, epitálamo y tercer ventrículo) y el telencéfalo (hemisferios cerebrales).

A pesar de que el cerebro no termina de desarrollarse dentro del vientre materno, se ha comprobado cómo el bebé es capaz de captar diferencias estimulares, tanto visuales como auditivas, y a través de estas se le puede “enseñar”, pero hay que entender lo limitado del proceso, debido a que los circuitos neuronales no están consolidados, a pesar de lo cual, se han observado cambios en la actividad eléctrica cerebral en neonatos, ante determinados estímulos presentados mientras se estaba en el vientre materno, al comparar bebés expuestos, frente a no expuestos, mostrando así el aprendizaje.

Tal y como lo muestra un estudio llevado a cabo por la Universidad de Helsinki (Finlandia), publicado en el 2013 en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, en donde participaron treinta y tres mujeres embarazadas.

El papel del cerebro en el aprendizaje

El cerebro que es el órgano de cuerpo más complejo, a la vez que el encargado de la integración sensorial y de los procesos superiores y en definitiva del aprendizaje, se encuentra protegido por los huesos del cráneo y por las meninges (duamadre, aracnoides y piadrame) flotando en el líquido cerebro-espinal. Este se puede dividir en:

  • La sustancia gris (corteza cerebral), formada por cuerpos neuronales y dendritas, en donde se produce la integración de la información y las funciones cognitivas superiores, y adquiere forma de núcleos, corteza y formación reticular.
  • La sustancia blanca, formada por fibras nerviosas mielínicas que interconectan distintas áreas neuronales adquiriendo la forma de tractos, fascículos y comisuras.
  • Los núcleos estriados, dentro de la sustancia blanca.

Anatómicamente la corteza cerebral está dividida por el surco central, dejando a un lado el hemisferio derecho y al otro el izquierdo, y bajo ambos se encuentra el diencéfalo, que son estructuras interiores (tálamo, subtálamo, hipotálamo, epitálamo metatálamo y tercer ventrículo) que conecta con el tallo cerebral (mesencéfalo, puente de Varolio y el bulbo raquídeo).

Los hemisferios por su parte pueden dividirse en lóbulo frontal (situado en la parte frontal del cerebro), lóbulo parietal (tras el lóbulo frontal, sobre el lóbulo temporal y delante del lóbulo occipital), lóbulo temporal (bajo el lóbulo temporal) y lóbulo occipital (situado en la parte anterior del cerebro). El lóbulo frontal está asociado a las funciones ejecutivas, esto es, a la capacidad de organización, toma de decisiones y supervisión de las mismas. Es donde se recibe “toda” la información, se procesa y responde a partir de ahí. La lesión de esta estructura conlleva desorganización de la conducta, desinhibición sexual y aumento de conductas de riesgo.

Funcionamiento Neural

El lóbulo parietal, que es el centro de la información sensitiva, con un papel destacado en el lenguaje. Su lesión puede provocar discalculia (problemas con las matemáticas), y dislexia (problemas con el lenguaje). Además puede provocar afasia (problemas con la pronunciación), apraxia (problemas de movimiento), agnosia (problemas de reconocimiento). El lóbulo temporal, implicado en los procesos del lenguaje relacionados con el procesamiento auditivo, igualmente interviene en el procesamiento de imágenes complejas. Además, participa de los procesos de consolidación de memorias a largo plazo.

Su lesión provoca dislexia, afasia y deterioro de la memoria verbal. El lóbulo occipital, en donde se encuentra el centro de procesamiento visual. Allí llega toda la información percibida por la vista a través de los nervios ópticos. Las lesiones en esta área provocan problemas de reconocimiento y procesamiento de las imágenes captadas. Con respecto a las localizaciones de los aspectos como la atención, el lenguaje o la memoria, indica que existen distintas estructuras implicadas en cada una de ellas, produciendo la lesión de uno de los lóbulos la pérdida total o parcial de dicha función.

Sobre las bases neuronales de la actividad emocional, las áreas que tienen mayor implicación en el procesamiento de las emociones son las subcorticales y algunas áreas corticales, principalmente la corteza prefrontal, la corteza temporal y cingulada. Actualmente se considera que las funciones cognitivas están distribuidas en el cerebro. Aunque existen centros especializados de procesamiento de determinadas informaciones. Estas pueden ser auditivas, visuales, propioceptiva, todo ello luego va a distribuirse para constituir las huellas de memoria.

El profesional en educación y su labor aplicada

Para los profesionales que deben aplicar la enseñanza de una temática, sea cual sea, el proceso neuronal tiene una gran importancia. El dominar este proceso le permite facilitar la transmisión del conocimiento, haciendo de esta mucho más efectiva y veloz. Para ello, TECH Universidad Tecnológica diseño la Facultad de Ciencias del Deporte.

En esta facultad es posible encontrar especializaciones enfocadas en el éxito profesional tales como el Máster en Entrenamiento y Programación de la Fuerza para el Rendimiento Deportivo y el Máster en Prevención y Readaptación de Lesiones Deportivas. Sin embargo, enfocado en la enseñanza de la educación física y relacionado directamente con las temáticas revisadas en el presente artículo, el Máster en Neuroeducación y Educación Física, es quien se lleva el premio mayor.

Artículos relacionados

1 /

Compartir