Nutrición y salud
La nutrición y la salud son dos pilares básicos del bienestar en el ser humano construidos mediante dieta y ejercicio que respondan a sus necesidades.
facultad de ciencias del deporte · entrenamiento personal
lun. 12 de jul. 2021
0

Se entiende la nutrición y salud como “una ciencia que estudia los alimentos, los nutrientes; la interacción en relación con la salud y la enfermedad; los procesos de digestión, absorción, utilización y excreción de las sustancias alimenticias. También los aspectos económicos, culturales, sociales y psicológicos relacionados con los alimentos y la alimentación”. Esta definición realizada en 1963 por la Asociación Médica Americana (ADA) nos demuestra la importancia de la nutrición en todos los aspectos de la vida. También al cruzar tantos procesos e interacciones es una ciencia en constante evolución y desarrollo.

Desde los primeros aportes realizados por el francés Antoine Lavoisier a mediados del siglo XVIII, considerado el padre de la ciencia de la nutrición. Esto debido a los estudios que realiza con respecto al mecanismo de oxidación de los nutrientes, hasta estos días de continua investigación y aprendizaje. Es allí dónde se comprende el verdadero alcance de esta ciencia y su importancia y repercusión en la calidad de vida de las personas.

El estado nutricional ha adquirido una gran importancia en los últimos años. Esto tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo; de tal forma que se intentan implementar medidas de promoción de la salud en todo el mundo para establecer el mejor estado nutricional posible en la población global. De esa manera tratar de prevenir enfermedades crónicas cardiovasculares, metabólicas, endócrinas; así como algunos tipos de cáncer, optimizar costos de alimentación tanto en establecimientos como en los hogares.

Actividad física y nutrición

Dentro de la actividad física la nutrición ha ido ganando con el tiempo cada vez más preponderancia al constatarse la estrecha interrelación que existe. Como cada una de estas actividades se complementa de forma sinérgica, mejorando ostensiblemente todos los parámetros psicofísicos de las personas. Por lo tanto el rol del profesional del ejercicio físico como promotor de hábitos higiénico-dietéticos saludables se ha vuelto fundamental.

La adecuada nutrición tiene un papel preponderante en todo lo concerniente a la producción de energía. A su correcta utilización, el crecimiento, el desarrollo físico y mental, la prevención de enfermedades mencionadas con anterioridad. Además de disminuir la incidencia de lesiones derivadas de la actividad física, mejorar el rendimiento laboral (menos tasas de ausentismo por enfermedad/lesión). Por último la menor incidencia de alteraciones psicosociales (angustia, depresión, trastorno de ansiedad generalizada, etc.).

No solo se puede encontrar beneficios desde la parte fisiológica, también una adecuada alimentación ordena a las personas en su vida diaria. Además de la superposición de compromisos a la que se ven obligados diariamente. Esto hace que se dejen de lado ciertas actividades fundamentales como la alimentación y el correcto descanso. El brindar un plan alimentario correcto y adecuado que se ajuste a las necesidades de las personas junto con la adquisición de correctas pautas higiénicas dietéticas; son claves en la adherencia al plan y le dan a la persona una herramienta indispensable para lograr ordenar su vida diaria.

Como profesional del ejercicio físico es de vital importancia remarcar continuamente la importancia del orden en la alimentación. Esto antes y después de la actividad a realizar, la correcta hidratación también que muchas veces es un ítem que se tiende a subestimar. Debe ser corregido dependiendo de las condiciones climáticas, la intensidad de la actividad realizada y el plan alimentario diagramado.

Nutriente

Son aquellas sustancias integrantes normales del organismo y de los alimentos. Su ausencia o disminución por debajo de un límite mínimo producen al cabo de cierto tiempo, una enfermedad por carencia. Los nutrientes se pueden clasificar teniendo en cuenta las necesidades diarias. Estan basadas en las recomendaciones nutricionales de macronutrientes como los hidratos de carbono, proteínas y grasas.

Y en micronutrientes como los minerales y las vitaminas. Las proteínas son el elemento constitutivo indispensable para todas las células corporales de los seres vivos. Son macromoléculas (de ahí la consideración como macronutriente) llamadas polímeros (poli: muchos; meros: partes) estas partes o compuestos relativamente simples se denominan aminoácidos. Por lo tanto de la unión de estos aminoácidos vamos a constituir oligopéptidos (unión menor de 10 aminoácidos, polipéptidos entre 10 a menos de 50 aminoácidos y proteínas con más de 50 aminoácidos en su conformación).

Los hidratos de carbono o glúcidos son la fuente más importante de energía para los seres humanos. Son compuestos que contienen carbono y donde el hidrógeno y el oxígeno conservan la misma proporción que el agua, cada unidad o monómero se llama monosacárido (o azúcares simples) y después se encuentran sus múltiplos que son los disacáridos, oligosacáridos y polisacáridos.

La principal fuente de energía en el mundo está formada por los hidratos de carbono presentes en los cereales (arroz, avena, cebada, centeno, maíz, trigo, etc.). Dentro de los monosacáridos más comunes podemos encontrar la glucosa, la galactosa y la fructosa la cual se encuentra libre en la miel y las frutas, de ahí su denominación. Dentro de los disacáridos (unión de 2 monosacáridos) se encuentra la sacarosa formada por una glucosa y una fructosa y que se conoce como el azúcar de mesa.

Clasificación de los nutrientes

Luego se puede encontrar oligosacáridos como la estaquiosa, rafinosa que se pueden encontrar en algunos cereales y legumbres y los polisacáridos se destacan los amiláceos como los almidones y los no amiláceos como las pectinas (solubles) y las hemicelulosas y celulosas (insolubles) que al ser indigeribles generalmente se las considera como fibra alimentaria y constituyen las porciones estructurales de la mayoría de los alimentos de origen vegetal.

Como tercer macronutriente encontramos las grasas o lípidos que son sustancias orgánicas insolubles en agua y representan un elevado poder energético, funcionando como vehículo de ácidos grasos esenciales (fundamentales dentro del metabolismo humano), conforman uno de los componentes fundamentales de las membranas biológicas y transportador de las vitaminas liposolubles.

Entre las grasas que se pueden encontrar dentro de la dieta el 90 % son triglicéridos, el 1 al 2 % fosfolípidos y el resto colesterol libre y esterificado, entre otros, tanto los triglicéridos y fosfolípidos están constituidos por ácidos grasos como unidad fundamental. Estos ácidos grasos son cadenas hidrocarbonadas con un extremo carboxilo (el primer carbono) y otro metilo, la mayoría de los ácidos grasos que existen en la alimentación humana tiene un número par de carbonos en una cadena lineal de entre 4 y 22 átomos de carbono, los más importantes son los que poseen entre 16 y 20 átomos.

Además de la longitud de esta cadena se diferencian en el grado de saturación, encontrando ácidos grasos saturados, con todas sus valencias ocupadas por hidrógenos (no poseen dobles ligaduras), monoinsaturados con una sola doble ligadura y poliinsaturados con más de una doble ligadura entre sus átomos de carbono. Los triglicéridos o triacilgliceroles están formados por un trialcohol denominado glicerol, esterificado con 3 ácidos grasos, son una forma muy eficaz de almacenamiento de energía y un reservorio de ácidos grasos.

La nutrición desde el profesional en deportes

Para el profesional en deporte es importante conocer el estado de salud de la persona a la cual enfocará sus conocimientos en el campo. Para ello, el mismo debe realizar una valoración adecuada en donde conozca a fondo la información relevante para establecer un plan de entrenamiento adecuado. Dentro de estos parámetros incluirá la alimentación del paciente, en donde deberá tener en cuenta diversos factores en su cotidianidad.

TECH Universidad Tecnológica se centra en capacitar profesionales de manera completa e íntegra. Para ello ha diseñado una serie de programas con altos estándares de calidad educativa. Tal es el caso de su Facultad de Ciencias del Deporte, donde se pueden hallar programas tales como el Máster en Medicina Hiperbárica en la Actividad Física y en el Deporte y el Máster en Nutrición Genómica y de Precisión. Sin embargo, para aquel profesional que busca enfocarse en el ámbito del entrenamiento enfocado en población de riesgo, su mejor elección educativa será el Máster en Entrenamiento Personal Terapéutico.

Artículos relacionados

1 /

Compartir