Historia de la medicina hiperbárica
La medicina hiperbárica tiene más de 350 años de historia, aunque su aplicación formal es mucho más reciente.
facultad de ciencias del deporte · medicina del deporte
vie. 08 de ene. 2021
0

La medicina hiperbárica es la rama de la ciencia que estudia los cambios fisiológicos y fisiopatológicos de los seres vivos sometidos a presiones superiores a la atmosférica en su adaptación al medio y juntamente con las terapias de sus patologías asociadas.

Las cámaras hiperbáricas son dispositivos médicos para aplicar una presión atmosférica elevada de oxígeno puro al cuerpo, con el fin de que este elemento llegue a través del torrente sanguíneo a las áreas donde existe una deficiencia.

La medicina hiperbárica tiene más de 350 años de historia, aunque su aplicación formal es mucho más reciente.

La medicina hiperbárica se utilizó desde el siglo XVII, fue en 1960 en Ámsterdam cuando se realizó el primer Congreso de Oxigenoterapia Hiperbárica aplicado a patologías ajenas al buceo, donde fundamentalmente se la aplicaba a las infecciones producidas por gérmenes “anaerobios”; posteriormente se comenzó a aplicar en otras patologías y se formaron las diferentes sociedades científicas en el mundo como la de Estados Unidos de Norteamérica, la europea, la rusa, japonesa, y en 1986 se formó la Sociedad Argentina de Medicina Hiperbárica y Actividades Subacuáticas.

¿ Para qué se usa una cámara hiperbárica ?

Es una especialidad médica que trata diversas patologías en general mediante la oxigenación hiperbárica, una terapia que se basa en la obtención de presiones parciales de oxígeno elevadas en el interior de una cámara hiperbárica, a una presión superior a la atmosférica, generalmente con suplemento de oxígeno cercano al 100 %.

Las enfermedades que se pueden tratar con esta terapéutica es el pie diabético, heridas crónicas, sordera súbita, intoxicación por monóxido de carbono, lesiones por aplastamiento, escaras, úlceras en piernas y pies, quemaduras térmicas agudas e injertos de piel o colgajos comprometidos, entre otras.

Fundamentos físicos de la Medicina Hiperbárica

El fundamento principal es la utilización de oxígeno puro a presiones por encima de 1,6 ATA. Podemos definir la oxigenoterapia hiperbárica, como un método terapéutico en el que respira oxígeno puro a presiones parciales superiores a la presión atmosférica.

Este oxígeno termina de saturar la hemoglobina de la sangre arterial y venosa y se disuelve en el plasma, siguiendo la mecánica de la ley de Henry con efectos terapéuticos.

Es la utilización del oxígeno como una droga cuya dosis está dada por la presión parcial de oxígeno y el tiempo transcurrido a esa presión y donde el sistema de aplicación es la cámara hiperbárica.

El paciente está cómodamente sentado o eventualmente acostado en el interior de la cámara donde mediante una máscara oronasal o un dispositivo cefálico tipo casco respira oxígeno puro.

El aumento de la presión sólo se percibe en los oídos. Mediante instrucciones sencillas el paciente aprende a compensar las presiones sin dificultad. Siempre son acompañados durante todo el tratamiento en el interior de la cámara por personal debidamente capacitado para tal fin.

Objetivos de la Medicina Hiperbárica

  • Introducir la historia mundial de la medicina hiperbárica y el funcionamiento y diferencias de los tipos de cámara hiperbárica que existen en la actualidad.
  • Describir la actualidad de las nuevas indicaciones y aplicaciones a partir del desarrollo de la evidencia, la evolución de los diferentes modelos y tipos de cámaras hiperbáricas, y el origen de sociedades científicas relacionadas con la especialidad.
  • Desarrollar el concepto de toxicidad en el oxígeno, las contraindicaciones y los efectos adversos relacionados con los descubrimientos de su mecanismo de acción (por ejemplo, efecto Bert).
  • Presentar el nuevo concepto de medicina hiperbárica que incluye tratamiento con presiones menores, sus indicaciones, limitaciones y potenciales aplicaciones futuras.

¿Cómo surge la medicina hiperbárica?

Hace tres siglos y medio, en 1662, el clérigo británico Henshaw desarrolló lo que se considera la primera cámara hiperbárica, a la que le dio el nombre de “domicilium”.

El autor de este artefacto prototípico confiaba en los posibles efectos curativos de su invento, que podría simular cambios atmosféricos y climáticos.

“En tiempos de buena salud”, escribió el mismo Henshaw, “este domicilium se propone como un buen recurso para asistir en la digestión, promover la respiración insensible, facilitar la respiración y la expulsión de esputo y, consecuentemente, es de excelente utilidad para prevenir la mayoría de las infecciones pulmonares”.

Henshaw intuyó que el aumento de la presión de aire podría aliviar algunas lesiones agudas, mientras que, según él, las presiones bajas podrían ser útiles en las patologías crónicas. Fue así como construyó una cámara hipo e hiperbárica.

La gente respiraba aire, no oxígeno, pero aumentando la presión del aire, subía la presión parcial de oxígeno. Este aumento resultó ser beneficioso, pero todavía no entendido por los médicos que aplicaban las sesiones de cámara.

Si estás interesado en este área de la salud, el Máster en Medicina Hiperbárica de TECH Universidad Tecnológica te permitirá profundizar en las posibilidades de la medicina hiperbárica de mano de nuestro excelente equipo docente y siguiendo una metodología innovadora basada en la reiteración de contenidos y en el uso de herramientas multimedia de última generación. Por otro lado, el Máster Entrenamiento Personal Terapéutico y el Máster en Prevención y Readaptación de Lesiones Deportivas te capacitarán para desarrollar tu carrera profesional.

Artículos relacionados

1 /

Compartir