Fitoterapia aplicada a patologías digestivas
La fitoterapia aplicada a patologías digestivas ha tomado gran fuerza como alternativa al alivio de estos malestares.
facultad de ciencias del deporte · nutrición clínica para ciencias del deporte
vie. 21 de may. 2021
0

La fitoterapia aplicada a patologías digestivas ha sido utilizada en gran medida como una alternativa válida por la medicina convencional. De esta manera se han logrado tratar diversas enfermedades que mediante medicamentos y fármacos no ha sido posible. Por esta razón se hace importante que el profesional cuente con estos conocimientos, que le permitan de manera adecuada aplicarlos en su labor.

Algunas patologías relacionadas con el aparato digestivo son tratadas con fitoterapia. En este artículo se van a tratar plantas para el tratamiento de estreñimiento, plantas astringentes para tratar procesos diarreicos, plantas para tratar alteraciones hepáticas y plantas digestivas.

Plantas medicinales para tratar el estreñimiento

El estreñimiento es un estado en el que está dificultado el proceso normal de la defecación. Es un término muy amplio que engloba a una serie de síntomas que aparecen en multitud de procesos patológicos y que suelen cursar con dolor abdominal y flatulencia. El estreñimiento es una entidad que suele afectar sobre todo a mujeres, y de estas sobre todo a los grupos de edad de 20-35 años y de 60-80 años.

Se estima que alrededor del 20% de la población mundial lo padece de manera crónica. El estreñimiento se clasifica en agudo o crónico, dependiendo de si el cuadro aparece de manera puntual o es frecuente en el paciente, apareciendo durante un periodo superior a las 12 semanas, sin tener que ser consecutivas, durante los 12 meses anteriores. Las plantas que favorecen la evacuación intestinal pueden clasificarse en dos grupos según la clasificación ATC:

  • Laxantes irritantes del intestino grueso.
  • Laxantes mecánicos.

Los laxantes irritantes

Dentro de este grupo de plantas se incluyen aquellas que poseen unos compuestos químicos llamados heterósidos antraquinónicos, poseen una estructura química de tipo antraceno unido a azúcares. Sus efectos tienen lugar en el colon, por lo que el efecto no se manifiesta hasta las 8-12 horas después de su administración. Actúan inhibiendo la ATPasa-Na+/K+ de los enterocitos, por lo que inhiben la absorción de agua, cloruro y sodio e incrementan la secreción de potasio. También incrementan la secreción de cloruro, disminuyendo la absorción de líquido y electrolitos.

Se origina por tanto un incremento de agua y electrolitos en la luz colónica, lo que da lugar a un aumento de la presión en el intestino y por ello a una acción laxante. Además, aumentan la motilidad intestinal por acción directa sobre las terminaciones nerviosas, por irritación de la mucosa o por actividad intraneural sobre el plexo nervioso.

Entre todas las especies que presentan heterósidos antraquinónicos destacan la corteza de cáscara sagrada, la frángula, los foliolos de sen y el acíbar presente en el aloe. Los heterósidos antraquinónicos son sustancias que pueden resultar peligrosas si no se utilizan correctamente, por ello no deben utilizarse en caso de enfermedades inflamatorias intestinales tampoco durante el embarazo, ya que no hay datos que avalen su seguridad.

Los heterósidos pueden acceder a la leche materna, aunque no se han descubierto casos de diarreas en lactantes. Asimismo, las antraquinonas pueden producir pérdida de potasio, por lo que puede aumentar la toxicidad de los digitálicos y del anti arrítmico tipo quinidina. El uso prolongado de plantas con estos compuestos puede producir aparición de diarreas, incluso con hemorragias, gastralgias, náuseas y vómitos.

Laxantes mecánicos

Desde el punto de vista de la Fitoterapia, los laxantes mecánicos más interesantes son todas aquellas especies vegetales que contienen en su composición mucílagos. Los mucílagos son un grupo de sustancias de origen polisacarídico, con un gran poder para absorber el agua (hasta 100 veces su peso) y formar geles o soluciones coloidales. Los mucílagos son componentes normales de las paredes celulares vegetales, apareciendo tanto en algas y líquenes como en plantas superiores. Están localizados en zonas como las raíces, hojas, flores y son muy abundantes en los tegumentos de las semillas.

Los mucílagos se usan como laxantes incrementadores del bolo en caso de estreñimiento crónico, facilitando el tránsito gastrointestinal. En contacto con el agua se hinchan formando geles viscosos y lubricantes que facilitan el tránsito de las heces, además, al retener agua evitan el endurecimiento del contenido intestinal y por el aumento de volumen presionan sobre las paredes del intestino estimulando el peristaltismo.

Por este mismo motivo se utilizan también para facilitar la defecación en caso de fisuras anales, hemorroides u operaciones en el colon. La característica fundamental de su efecto es que se manifiesta por lo menos 24 horas después de su administración, además de tener un efecto de intensidad leve o moderada. Además, al hincharse en el estómago producen un efecto saciante.

Por este motivo se utilizan mucho para perder peso. Los mucílagos disminuyen la ingesta de nutrientes al producir saciedad, disminuyen la absorción de glúcidos y lípidos al aumentar la viscosidad de las heces y favorecen la eliminación por su efecto laxante. Las algas además pueden aumentar el metabolismo basal debido a la presencia de yodo en sus talos.

Plantas medicinales para tratar los procesos diarreicos

El número de evacuaciones considerado normal oscila de las tres deposiciones diarias a los tres semanales, con una deposición media diaria de 100-200 g/día. La diarrea aguda vendrá marcada por una deposición de más de 200 g (salvo en personas con dietas muy ricas en grasas o en fibras vegetales, en las que el peso es mayor), un aumento en la frecuencia de las evacuaciones y una disminución de su consistencia; aunque resulta difícil de establecer con parámetros objetivos, el paciente suele tener clara la diferencia y todo aquello que se salga de lo habitual puede considerarse diarrea.

El término diarrea aguda hace referencia a un margen temporal, que no durará nunca más de cuatro semanas. Cuando se trate de una diarrea más persistente se la denominará diarrea crónica. Las causas más frecuentes de diarreas agudas son las infecciones. La diarrea crónica también puede ser producida por agentes infecciosos. Sin embargo, otras causas comunes son inflamación, malabsorción, síndrome del intestino irritable, medicamentos y aditivos alimentarios. La diarrea aguda con vómitos no debe tratarse con plantas medicinales, ya que el paciente al vomitar devolverá el tratamiento con plantas.

Tratamiento de la diarrea aguda sin vómito

La diarrea aguda sin vómitos puede tratarse con:

  • Plantas estimulantes del sistema inmunitario como Echinacea purpurea.
  • Plantas diaforéticas para el control de la fiebre como Mentha piperita y Achilea.
  • Si la infección no es vírica Hydrastis o Berberis vulgaris. Puesto que la berberina presente en estas plantas inhibe la actividad de enterotoxinas.
  • Plantas antiinflamatorias, si la mucosa intestinal está afectada, como la manzanilla y plantas ricas en mucílagos como Plantago sp. Que absorben el exceso de líquidos originado en el proceso diarreico y que suavicen las paredes intestinales irritadas.
  • Plantas ricas en taninos, como el té, ya que reducen la diarrea sin riesgo de aumentar la infección. Los taninos son compuestos polifenólicos polimerizados, con propiedades astringentes que precipitan las proteínas superficiales de las células, disminuyendo su permeabilidad y originando una capa proteica insoluble sobre la mucosa inflamada, que la protege de las sustancias irritantes e impide las exudaciones y secreción mucosa, así como la absorción de toxinas dando como resultado una acción antidiarreica.
  • El carbón vegetal, adsorbente vegetal farmacológicamente inerte que actúa inactivando las enzimas y microorganismos causantes del proceso diarreico y además contribuye a la reducción de gases.

La especialización en el profesional

TECH Universidad Tecnológica actualmente se posiciona como la universidad virtual más grande del mundo. Por ello oferta gran cantidad de programas enfocados en la alta calidad educativa. Tal es el caso de su Facultad de Ciencias del Deporte, donde pueden hallarse especializaciones tales como la Maestría en Nutrición Deportiva y la Maestría en Yoga Terapéutico. Por otro lado, para aquellos profesionales que busquen enfocarse en el camino de la nutrición desde el ámbito clínico, la Maestría en Nutrición Clínica en la Actividad Física y en el Deporte cumplirá con todas sus expectativas.

Artículos relacionados

1 /

Compartir