Aplicación de programas de actividad física
Las aplicación de programas de actividad física deben ser diseñadas cuidadosamente por el profesional en deporte.
facultad de ciencias del deporte · actividad física terapéutica
lun. 03 de ene. 2022
0

Según Ferrer, la forma física va mucho más allá de mantener la capacidad de hacer frente a las demandas de la vida cotidiana: es la capacidad para realizar la aplicación de programas de actividad física a niveles moderadores o vigorosos sin que aparezca fatiga, y la capacidad de mantener tales posibilidades durante toda la vida. Ya hemos hablado, en publicaciones anteriores, de las diferentes maneras de medir y valorar el estado físico y mental de la persona. Ahora es preciso conocer cuáles son los principios básicos en la prescripción del ejercicio:

  • Establecer el objetivo general del programa y de la sesión. Se debe ser capaz de programar cuál es la meta final a la que quiere llevar el paciente o el colectivo de trabajo. Por ejemplo, un paciente con protrusión de disco y dolor lumbar en rehabilitación que desea hacer actividad normalizada que le permita desarrollar musculatura del core.
    • Establecer objetivos generales de la sesión. Aunque parezca demasiado tiempo, en general y si se ejecuta de manera fluida una hora da para programar unos ejercicios específicos orientados a unos objetivos concretos. Por ejemplo:
      • Sesión 1: mejorar flexibilidad de la zona lumbar.
      • La sesión 2: mejorar rango articular y disminución del dolor de los manguitos rotadores.
      • Sesión 3: mejorar tono muscular de miembros inferiores.
    • Establecer actividades a desarrollar para la conclusión de los objetivos específicos y generales:
      • Sesión 1: trabajar zona lumbar con ejercicios de flexión extensión de columna y circunducción con diferente metodología (cuadrupedia, bipedestación y PROP).
      • La sesión 2: trabajo de la cintura escapular y miembros superiores tras ser detectada lesión de la cadena maestra posterior.
      • Sesión 3: trabajar miembros inferiores con el fin de desarrollar cadenas musculares hipotónicas
  • Duración.
  • Frecuencia.

Desarrollo del método

Para ser capaces de desarrollar el método es preciso saber:

  • Tipo de ejercicio apropiado.
  • Intensidad de la duración.
  • Frecuencia y ritmo de la progresión.

Por experiencia en el ámbito terapéutico cuando se realizan sesiones individuales o colectivas con pacientes lesionados, se deben marcar claramente los límites de los ejercicios que no deben realizarse, es una premisa también evitar siempre los ejercicios balísticos como factor predisponente de lesión, dado que estos ejercicios sólo sirven para desarrollar la explosividad y la potencia.

El yoga es una disciplina que tiene un coste metabólico moderado alrededor de 5METs, hecho que puede suponer alguna limitación a personas con poca capacidad funcional:Siguiendo las recomendaciones del American College of Sport Medicine, la prescripción del Yoga Terapéutico debe incluirse dentro del grupo I donde se mantendrá una actividad con intensidad constante y una variabilidad en el gasto energético relativamente baja, previniendo menor riesgo cardiovascular y de lesiones traumáticas.

En un estudio realizado sobre practicantes de hatha yoga se observaron varias respuestas fisiológicas de interés:

  • Las respuestas fisiológicas fueron significativamente (p<0,05) mayores en las asanas de pie, inversiones, y flexión en arco hacia atrás con respecto a las asanas en posición supina y sentados.
  • El equivalente metabólico promedio (MET) de cada postura no superó los 5 METs. La práctica consumió 149,4±50,7 kcal.
  • El tiempo acumulado consumido dentro de una zona de frecuencia cardíaca de 55-85% de la HR máx. fue 29,7±15,9 min (intervalo=10,8–59,9 min).
  • La práctica de las asanas fue clasificada como ejercicio de intensidad leve a moderada sin evidencia de un estímulo cardiopulmonar sostenido. Las practicantes de nivel intermedio y avanzado mantuvieron las posturas hasta por 5 min sin estimular una respuesta presora indeseable.

Aplicación de programas de actividad física: abordaje del yoga

Dentro de las recomendaciones en el abordaje con yoga procede mantener en todo momento un umbral aeróbico que permita aumentar la VO2max. Acorde a las características del individuo, para ello se utiliza siempre una fórmula basada en un porcentaje directo de la frecuencia cardíaca máxima: FC máx. (Estimada) hombres= 220 – edad (años). FC máx. (Estimada) mujeres= 210 – edad (años). Se mantendrá un umbral aproximado entre 60% y 90% de la frecuencia cardíaca máxima +/- 15 (parámetro de corrección metabólico).

Se dispone del método Karvonen determinando la frecuencia cardíaca de reserva a través del umbral determinado por dos fórmulas: Frecuencia cardíaca entrenamiento = [(FC máx. – FC reposo bipedestación)] x0,5]+FC reposo. Frecuencia cardíaca entrenamiento 2 = [(FC máx. – FC reposo bipedestación)] x0,85]+FC reposo. Según Dr. Ferrer (especialista en Medicina de EF) aquellos pacientes en tratamiento con betabloqueante, no deberían suponer ninguna modificación de la pauta del ejercicio siempre y cuando se hubiera realizado la anterior prueba de esfuerzo con el tratamiento puesto.

Cuando una persona inicia una actividad física va a precisar de menor cantidad de ejercicio para llegar a una intensidad de esfuerzo, esta situación debe ir incrementándose conforme mejore la capacidad física. Existen otras formas de monitorizar y pautar el ejercicio que precisaría de aparataje y personal médico para su estudio (control metabólico en laboratorio, pruebas de esfuerzo, espirometría, etc.).

Duración y frecuencia

Para el uso de la disciplina se establece un promedio de 45 a 60 minutos de actividad continua aeróbica, incluyendo el tiempo de calentamiento y recuperación, con inicio a intensidad baja. Se observará un mejor utilización de los lípidos después de 20 minutos de ejercicio leve a moderado, con reducción del peso graso. En relación con las sesiones se debe adaptar a la disponibilidad del participante (aspectos laborales, gestión del ocio y tiempo libre, familiares, etc.).

Si se debiera imponer unos mínimos se debe recomendar a la persona no menos de 2 sesiones semanales. Sin embargo, se debe adaptar a los diversos motivos personales y llegar a un acuerdo con la persona de trabajo en el domicilio de las sesiones trabajadas en consulta y entrega de láminas de trabajo para su desarrollo ambulatorio. Por ejemplo, se puede acordar una sesión semanal o quincenal en consulta y que trabaje al menos tres veces a la semana durante una hora.

Otra forma de trabajar puede ser de dar indicaciones para que todas las mañanas y/o tardes trabaje una asana muy sencilla en la que invierta poco tiempo. La cuestión es llegar a un acuerdo para que la persona se sienta cómoda y que favorezca la adherencia al tratamiento. Si existe poca capacidad funcional (inferior a 3 METS) es mejor recomendar sesión diaria de 5 minutos hasta mejorar la capacidad e incrementar la duración de la sesión. Las personas obesas precisan de sesiones diarias de baja intensidad para aumentar el gasto calórico y reducir grasa corporal.

Ritmo de progresión

El tratamiento debe ser evolutivo y adaptarse a la mejoría clínica de la persona y ser consciente también de posibles situaciones de empeoramiento. Se hace un inciso en este aspecto, ya que aunque puede que algún ejercicio pueda ser factor de lesión, es muy importante ser consciente de las posibles variables que han creado el empeoramiento y explorar aquellas situaciones de la vida cotidiana de la persona que aunque inocuas puedan tener impacto (alimentación, rutinas domésticas, estrés, emocionales, etc.).

A veces la situación de mejoría clínica implica que las personas incrementen intensidad de acciones que antes eran limitadas o situaciones de alto impacto emocional que generan una brusca recaída de aparición súbita. Ejemplo de un paciente que tras largos meses de mejoría clínica viaja al extranjero y tras un día de caminar extensamente, presentó un cuadro de ciática limitante a su vuelta.

En la entrevista se exploran factores de alimentación y se observa un aumento de alimentos grasos y bebidas alcohólicas que produjo la inflamación del intestino delgado con la afectación de L4 y compresión del nervio ciático que se redujo en una sola sesión tras terapia y recomendaciones nutricionales.

Aplicación profesional del yoga

El yoga ha tenido un gran impacto debido a que se constituye como una terapia para el tratamiento de diversas enfermedades. Por ello, se hace necesario que el profesional que aplique sus conocimientos en esta área tenga la certeza de cada una de las acciones a realizar. Para esto, el profesional debe complementar su educación base con el campo de la especialización académica.

TECH Universidad Tecnológica se centra en el desarrollo optimizado del profesional de diversos campos. En el caso de su Facultad de Ciencias del Deporte destacan programas de alta demanda tales como el Máster en Alto Rendimiento Deportivo y el Máster en Gestión Deportiva. Sin embargo, para aquellos profesionales que busquen dominar el campo del yoga, no cabe duda que una de sus mejores elecciones será el Máster en Yoga Terapéutico.

Artículos relacionados

1 /

Compartir