Tests de inteligencia en los procesos de selección
Las evaluaciones de inteligencia durante los procesos de selección son fundamentales para saber la capacidad intelectiva de los candidatos.
facultad de psicología · psicoterapia
mié. 24 de feb. 2021
0

La intervención del psicólogo y las evaluaciones de inteligencia por parte de estos expertos durante los procesos de selección son fundamentales a fin de saber la capacidad intelectiva de la persona objeto de interés judicial. El estudio de las causas del comportamiento se ha convertido en centro de interés para las empresas a la hora de escoger entre los posibles candidatos.

Existen diversas maneras de evaluar la conducta y la inteligencia (física y emocional) humana y, debido a que se requieren de medidas objetivas y tipificadas para encontrar resultados reales, los test psicométricos son los más utilizados al día de hoy. Ellos estudian la conducta humana y nos permiten hacer descripciones y comparaciones entre las personas, así como también de una misma persona en diferentes momentos de su vida. Se encargan de medir cualidades psíquicas en los individuos y categorizarlas en varios tipos: medición de inteligencia (que comparan la edad mental con la edad cronológica), rasgos de personalidad (según cómo se tiende a reaccionar) y otros factores de personalidad conforme al comportamiento cotidiano.

Funcionan como herramientas para conocer su vida, su estado emocional e intelectual, e inclusive para identificar si existe alguna anomalía en el funcionamiento de su cerebro. Debido a esto, en el aspecto laboral suelen realizarse pruebas psicométricas con el fin de escoger entre los candidatos a los más aptos para ocupar cargos importantes en las empresas y desempeñar las funciones de tal manera que se aumente la eficiencia y el desempeño de la organización.

Las técnicas de selección pueden incluir este tipo de tests ya que permiten la evaluación psicológica de los aspirantes. Se tantean las aptitudes de las personas y, tras éstas ser descubiertas, pueden ser transformadas en habilidades o capacidades personales tales como la habilidad numérica, habilidad verbal, habilidad manual, etc. También pueden determinar vocaciones, inclinaciones, aspiración y tendencias al liderazgo que, dependiendo del cargo al que se esté aplicando, pueden ser de interés para las empresas. Claro que, gracias a las puntuaciones concretas que se obtienen, estas pruebas se han integrado no sólo en la contratación laboral sino también en instrumentos clínicos y otros estudios para todas las edades.

Algunas pruebas de inteligencia más utilizadas hoy en día

WISC-IV es un instrumento clínico de aplicación individual que evalúa la capacidad intelectual de niños con edades comprendidas entre 6 y 16 años. Es una versión actualizada de la última escala de Wechsler y consta de diez test principales y cinco optativos que proporcionan información sobre cuál es el funcionamiento intelectual en el campo de la comprensión verbal, el razonamiento perceptivo, la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento. El tiempo de la prueba es variable dependiendo del número de test aplicados y de las características individuales de cada evaluado, es decir, su edad, nivel de aptitud, motivación y atención.

WAIS-IV es un instrumento clínico de aplicación individual que evalúa la capacidad intelectual de adultos con edades comprendidas entre los 16 y 89 años. Está formada por quince pruebas, diez principales y cinco opcionales, que se agrupan en cuatro índices justo como en el WISC-IV. A pesar de que estas dos pruebas coinciden en su objeto de estudio (comprensión verbal, razonamiento perceptivo, memoria del trabajo y velocidad de procesamiento) difieren en el grupo etario al cual va dirigida la prueba.

Las Matrices Progresivas de Raven evalúan un «factor g» exento de condicionantes académicos, es decir, miden la inteligencia a través de un rendimiento libre de influencias culturales. Es una prueba de tipo manipulativo que mide la capacidad intelectual mediante el razonamiento no verbal. Consiste en presentar al sujeto un dibujo incompleto, de diversas formas y complicación progresiva, que exige al evaluado elegir una tarjeta que complete la figura dentro de las distintas opciones que se le han ofrecido. Existen tres versiones de esta prueba: una general (SPM), otra con versión infantil para niños de 5 años y medio a 11 años de edad (CPM), y la última es la de dotación elevada (APM) donde se han de establecer relaciones entre las figuras o conformar una totalidad por completamiento gestáltico.

El Test de Dominós o D-48 consiste en presentar un dibujo incompleto de diversas formas y construido con fichas de dominó, unidas unas a otras de diferentes maneras. Estas llegan a formar diferentes series numéricas, cuya ley general debe ser deducida por el evaluado para poder elegir con acierto la ficha (o las fichas) con la que se completaría la figura. Es un test, aplicado a personas mayores de 12 años, destinado a evaluar las funciones centrales de inteligencia tales como la capacidad de abstracción y la comprensión de relaciones (muy útil para valorar la capacidad de formar conceptos y aplicar el razonamiento sistemático a nuevos problemas).

La Batería de Evaluación para Niños de Kaufman (K-ABC) evalúa la inteligencia en niños entre los 2 años y medio y los 12 años y medio. Está dirigida hacia la misma población y los mismos objetivos que las escalas de Wechsler, pero incluye como novedad dos escalas diferentes: Procesamiento mental (inteligencia fluida) y Logro académico o conocimientos (inteligencia cristalizada). Asimismo la batería K-ABC aporta una escala no verbal que facilita la evaluación de niños con problemas auditivos o del lenguaje.

El Test de Goodenough es una prueba muy sencilla. Su objetivo es medir la inteligencia general por medio del análisis del dibujo de la figura humana. Al dibujar, los niños activan diversos recursos mentales como la asociación de rasgos físicos con objetos reales; análisis de componentes del objeto; representación, valoración y selección de elementos característicos; análisis de relaciones espaciales (posición); formulación de juicios de relaciones cuantitativas (proporción); abstracción, reducción y simplificación de las partes del objeto real en rasgos gráficos; coordinación del trabajo visual-manual; adaptación del esquema a su concepto de objeto representado.

Preparación para las pruebas de inteligencia en los procesos de selección

Debido a que los test psicométricos son procedimientos que han tenido gran acogida por sus resultados de información estándar, es imprescindible para las personas sumergidas en el mundo laboral que conozcan el mecanismo de estas pruebas y que se preparen de antemano para tener una mayor probabilidad de éxito en las aplicaciones profesionales. En TECH Universidad Tecnológica se han diseñado múltiples programas de estudio psicológico y de preparación cognitiva como, por ejemplo, Máster en Terapia del Bienestar Emocional y Máster en Psicoterapia de Tiempo Limitado, así como también otras opciones enfocadas en conocimientos específicos de la psicología.

Sin embargo, el Máster en Psicoterapia Cognitivo Conductual ofrece conocimientos más enfocados a la preparación cognitiva y a las herramientas de evaluación de inteligencia como las que se han descrito anteriormente. Ésta y otras opciones más están disponibles para ofrecer una educación especializada y de alta calidad.

Artículos relacionados

1 /

Compartir