Pica
El trastorno de Pica, al tratarse de un problema de trastorno alimentario, puede abordarse desde la psicofarmacología.
facultad de psicología · farmacología terapéutica en psicología
mar. 21 de sep. 2021
0

El trastorno de Pica puede abordarse desde la psicofarmacología, ya que en la actualidad los problemas de comportamiento alimentario, el sueño y otras patologías mentales como la depresión y la ansiedad obtienen una respuesta de los nuevos medicamentos. Estas enfermedades suelen presentarse en conjunto en un mismo individuo, por lo la ciencia ha procurado brindarle una solución específica a cada una de ellas.

Los trastornos de la conducta alimentaria tienen una alta prevalencia en la población general. Sin embargo, afecta más los jóvenes, especialmente a las mujeres. Es frecuente la comorbilidad psiquiátrica. Casi la cuarta parte de los afectados por TCA presentan también depresión mayor. En todos los trastornos de la conducta alimentaria se considera fundamental el tratamiento combinado farmacológico y psicoterapia.

Características

El trastorno de pica o alotrofagia consiste en la ingestión de sustancias que no son normalmente alimentos. Por ejemplo: tierra, el yeso de una pared, pintura o trozos de papel. Suele afectar más a niños y se asocia con otras patologías mentales. No obstante, en algunos adultos se han detectado carencias de micronutrientes como zinc o hierro. Estos se consideran desencadenantes del cuadro, y es relativamente común en las mujeres gestantes.

Aunque el trastorno per se no altera el funcionamiento del individuo, a menudo es comórbido con trastornos de ansiedad. Por lo tanto, la ingestión de la sustancia actúa como mecanismo ansiolítico (o TOC dependiendo del caso y del diagnóstico individual). Es común en el autismo, la discapacidad intelectual y la esquizofrenia.

El trastorno tiene riesgos importantes: el impulso de llenar el estómago con sustancias no nutritivas puede llevar a la desnutrición. Algunas de esas sustancias ingeridas pueden ser tóxicas y poner en riesgo la vida del paciente, como en el caso de la ingestión de pintura o pegamento. Por su parte, determinadas sustancias ingeridas pueden causar obstrucción intestinal severa. También existen casos típicos en los que, como consecuencia, se daña la dentadura y algunos tramos del tubo digestivo. En algunos se ejemplos se puede mencionar la producción de sangrado esofágico y gástrico.

Fármacos

En los niños, el cuadro suele remitir espontáneamente en unos meses. El tratamiento farmacológico será el de la comorbilidad asociada, si lo tiene. No hay un tratamiento específico para este trastorno, aunque con frecuencia se administran ISRS: fluoxetina, sertralina o paroxetina. Una vez descartadas carencias nutricionales y comorbilidades, los especialistan remiten estos medicamentos. Sin embago, no hay evidencias científicas sobre su efectividad.

Dado que se ha detectado una disminución de los niveles de dopamina en estos enfermos, se supone que los fármacos que elevan los niveles de este neurotransmisor serían eficaces. En este sentido, hay en curso un estudio de tratamiento con el neuroléptico olanzapina. Este medicamento en particular ha demostrado, por el momento, reducir el número de ingestiones anómalas. Así que es el más utilizado en caso de diagnóstico de Pica.

Criterios DSM5

Cada trastorno mental tiene sus propios criterios de diagnóstico para definir el grado de afectación para el sujeto. En el caso del Pica, estos son los parámetros establecidos:

  1. Ingestión persistente de sustancias no nutritivas y no alimentarias durante un período mínimo de un mes.
  2. La ingestión de sustancias no nutritivas y no alimentarias es inapropiada al grado de desarrollo del individuo.
  3. El comportamiento alimentario no forma parte de una práctica culturalmente aceptada o socialmente normativa.
  4. Si el comportamiento alimentario se produce en el contexto de otro trastorno mental. Entre sus ejemplos se encuentra la discapacidad intelectual (cualquier trastorno del desarrollo intelectual), trastorno del espectro del autismo, esquizofrenia. Finalmente si presenta una afección médica (incluido el embarazo).

Estos componentes son lo suficientemente graves para justificar la atención clínica adicional. Es importante especificar si, durante la remisión, después de haberse cumplido todos los criterios para la pica con anterioridad, los criterios no se han cumplido durante un período continuado. El registro de este dato es fundamental debido a que la frecuencia del consumo de diferentes alimentos o sustancias extrañas determina la efectividad del tratamiento.

Psicofarmacología

El psicólogo del siglo XXI tiene a mano múltiples métodos de intervención mental. Esta variedad de tratamientos sólo puede tener una consecuencia positiva si el especialista conoce a profundidad cada una de las herramientas, ya que de esta manera podrá aplicarlas en los sujetos que requieran de una atención especial.

El Máster en Neuropsicología y Educación o el Máster en Investigación en Psicología, por ejemplo, abordan diferentes técnicas terapéuticas disponibles. Y el fármaco es una de esas opciones que el profesional puede utilizar en la actualidad, por lo que vale la pena destacar el rol de TECH Universidad Tecnológica al crear los programas antes mencionados y el Máster en Psicofarmacología para Psicólogos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir