Modelo transeteórico
El modelo transeteórico es un tipo de intervención que hace un cambio en los objetivos y el esfuerzo de cada paciente con adicciones.
facultad de psicología · adicciones
mar. 03 de ago. 2021
0

En numerosos estudios, se ha encontrado que la carencia de motivación es uno de los factores que incluyen en el inicio, continuidad y éxito de algún tratamiento relacionado a las adicciones. Por esta razón se ha creado el modelo transeteórico o tipos de intervenciones que hacen un cambio en los objetivos y el esfuerzo de cada paciente.

Cambio de Prochaska y DiClemente

El modelo transteórico creado por Prochaska y DiClemente en los años 80, identifica los diferentes niveles de predisposición al cambio que puede mostrar una persona a la hora de plantearse la modificación de su conducta adictiva. Estos niveles, denominados estadios de cambio, son cinco:

  1. Precontemplación: es el estadio en el que no existe ninguna conciencia del problema. Por lo tanto, no existe tampoco ninguna intención de poner remedio al problema. Es decir, modificar la conducta adictiva. Puede ser que la persona desconozca las consecuencias de su conducta a corto, medio plazo o largo plazo y que las razones a favor del consumo sean más numerosas que las razones en contra.
  2. Contemplación: en este estadio existe consciencia acerca del problema. Se siente la necesidad de abandonar la conducta adictiva en los próximos meses, pero todavía no se ha desarrollado un compromiso firme para cambiar. Comparado con el anterior estadio, las personas que se encuentran en esta fase son más conscientes de las razones a favor del cambio. Sin embargo, en este momento, todavía pesan mucho los factores contrarios a cambiar.
  3. Preparación o Determinación: en este estadio empiezan a ocurrir pequeños cambios en la conducta adictiva. La persona muestra un compromiso de llevar acabo pequeños cambios y se compromete a hacer un mayor esfuerzo en un futuro próximo que se fija en un mes. Las razones a favor ya superan a las razones en contra para dejar de consumir.
  4. Actuación o acción: empiezan a adoptarse cambios notorios que son fácilmente observables. Esta etapa se caracteriza por ser un período inestable porque existe un alto riesgo de recaída o porque se da una rápida progresión. La duración de esta etapa está entre 1 y 6 meses.
  5. Mantenimiento del cambio: esta etapa se inicia cuando existe un período de 6 meses de cambio efectivo. Se interviene con el objetivo de consolidar los cambios que se han hecho en la etapa de acción. Las estrategias a utilizar en este estadio son las de prevención de recaídas.

Recaídas

Igual que se puede progresar en el tratamiento superando estados, también pueden darse oscilaciones que hagan descender el nivel de compromiso hacia el cambio iniciado. Cuando se da este descenso, se está hablando de recaída. Cuando ocurre esto, se tiene que reubicar al paciente y volver a reformular los objetivos para hacerlos propios del nuevo estadio en el que se encuentra éste. La experiencia previa en ese estadio puede servir como motivador para hacer el cambio estable. Como ya parte de un conocimiento de dicha etapa, no regresa exactamente al mismo estadio sino a uno que tiene unas características similares.

Las variaciones en el nivel motivacional indican la necesidad de volver a realizar evaluaciones durante todo el proceso para garantizar el mantenimiento del compromiso hacia el cambio. Los instrumentos más utilizados para determinar el estadio motivacional son el URICA (The University of Rhode Island Change Assessment Scale) y el SOCRATES 7 (Stages os Change Readiness ans Treatment Eagerness Scale).

Niveles de intervención

Los procesos de cambio son estrategias y técnicas cognitivas, afectivas, experienciales y comportamentales que las personas utilizan regularmente para cambiar su conducta. Son los principios básicos que diferentes sistemas de psicoterapia reconocen como señales de cambio. El modelo plantea la intervención en 5 niveles que se encuentran interrelacionados, por lo que el cambio en uno de ellos repercute en el resto. Estos 5 niveles son:

  1. Síntoma/situación.
  2. Cogniciones desadaptativas.
  3. Conflictos interpersonales actuales.
  4. Conflictos sistémicos/familiares.
  5. Conflictos intrapersonales.

Otro concepto de este modelo es el constructor de balance decisorio, que es el peso relativo que cada persona proporciona a las razones a favor y en contra de cambiar la conducta adictiva.

Estrategias terapéuticas

Dentro de cada una de los estadios de cambio existen unas estrategias terapéuticas indicadas.

Precontemplación

Las estrategias terapéuticas indicadas son:

  • Aumento de la concienciación: consiste en producir una intensificación en el procesamiento de la información respecto a la problemática asociada a la conducta adictiva y a los beneficios de modificarla.
  • Reevaluación ambiental: se valora el impacto de la conducta adictiva sobre las relaciones interpersonales y las personas referenciales. Se reconocen los beneficios para dichas relaciones de la modificación de la conducta.
  • Alivio por dramatización: se experimentan y expresan reacciones emocionales originadas por la observación de los aspectos negativos asociados a la conducta.

Contemplación

La estrategia a utilizar durante esta etapa es:

  • Autoreevaluación: se valora de forma afectiva y cognitiva el impacto de la conducta adictiva en los valores y el autoconcepto de la persona. Se reconoce cómo puede mejorar su vida si se abandona el hábito adictivo.

Preparación

En esta etapa, además de la utilización de la autoreevaluación, se tienen otras estrategias terapéuticas que se inician en este estadio de cambio y se continúan en el estadio de acción:

  • Autoliberación: se trata de un compromiso personal y un aumento de la percepción de la propia capacidad para decidir y elegir. Esta estrategia requiere de la creencia de que es uno o una misma el elemento esencial del cambio. Además, se tienen o se pueden adquirir habilidades para cambiar.
  • Liberación social: se toma conciencia de la representación social de su conducta adictiva y de la voluntad social de luchar contra ella, aumentando alternativas adaptativas disponibles.
  • Manejo de contingencias: estrategia conductual que aumenta la probabilidad de que una determinada conducta relacionada con el cambio ocurra (auto y heterorefuerzo de conductas).
  • Relaciones de ayuda: utilizar el apoyo social para facilitar el cambio de la conducta adictiva.

Acción

Además de las estrategias que vienen del anterior estadio (autoliberación, liberación social, manejo de contingencias y relaciones de ayuda) y que se siguen utilizando, en esta etapa se añadirá:

  • Contracondicionamiento: modificación de la respuesta emitida por los estímulos condicionados asociados, generando y desarrollando conductas alternativas.
  • Control de estímulos: evitación a la exposición a situaciones de alto riesgo que están asociadas a la realización de conductas adictivas.

Mantenimiento

En esta fase se continúa con las dos estrategias de contracondicionamiento y control de estímulos.

Tratamientos para adicciones

TECH Universidad Tecnológica tiene como propósito cubrir con los intereses académicos de los profesionales. De esta manera sabe que cubre con las necesidades de la sociedad y las poblaciones en las cuales los expertos disponen sus conocimientos.

Por ejemplo, el Máster en Psicología de la Salud Comunitaria e Intervención Social y el Máster en Investigación en Psicología, de la facultad de Psicología, demuestra de qué manera la institución interviene positivamente en todas las esferas del ser humano. Así mismo, el Máster en Tratamiento Cognitivo-Conductual de las Adicciones está relacionada con un abordaje integral de situaciones complejas que afectan a gran parte de la población.

Artículos relacionados

1 /

Compartir