Matrices progresivas de RAVEN
Las matrices progresivas de RAVEN son una de las herramientas de psicodiagnóstico que facilitan la intervención profesional en el paciente.
facultad de psicología · forense y legal
mar. 22 de jun. 2021
0

La mente del ser humano trabaja, al mismo tiempo, de forma precisa y abstracta. Los especialistas que se concentran en el estudio del comportamiento humano han desarrollado, por medio de las diversas disciplinas, herramientas que facilitan el entendimiento de las personalidades y patologías existentes. Tal es el caso de los test de personalidad u otros como las matrices progresivas de RAVEN. Dichas técnicas de intervención psicológica han beneficiado al experto en psicodiagnóstico a identificar los patrones mentales que pueden estar afectando a pacientes de todas las edades.

Buscando una medida de la inteligencia a través de un rendimiento libre de influencias culturales, aparece la prueba de Matrices Progresivas de Raven. En ella se evalúa un “factor g” exento de condicionantes académicos. Es una prueba de tipo manipulativo para medir la capacidad intelectual mediante el razonamiento no verbal. Consiste en presentar al sujeto un dibujo incompleto, de diversas formas y complicación progresiva. Se le exige al evaluado que elija una tarjeta que complete la figura dentro de las distintas opciones que se le han ofrecido.

Versiones de la prueba

De esta prueba existen tres versiones:

  • Una general (SPM) que la conforman cinco series de matrices con figuras geométricas. Cada serie presenta 12 problemas de dificultad creciente, excepto el primer ítem de cada serie que es menos dificultoso que el último de la serie anterior.
  • Otra es la versión infantil (CPM) para niños de 5 años y medio a 11 años de edad, y se compone de 3 series de 12 elementos coloreados.
  • La tercera versión es la de dotación elevada (APM) y está formada por dos cuadernillos, uno de 12 elementos y otro de 36.

Para cumplimentar cada matriz, se han de establecer relaciones entre las figuras o conformar una totalidad por completamiento gestáltico. Las puntuaciones del test vienen expresadas en centiles con posibilidad de ser transformadas a puntuaciones CI. De esta manera se pueden comparar con las escalas de Wechsler.

Test de dominós o D-48

Consiste en presentar al evaluado un dibujo incompleto de diversas formas y construido con fichas de dominó unidas unas a otras de diversas maneras. Estas llegan a formar diferentes series numéricas, cuya ley general debe deducir el evaluado para poder elegir con acierto la ficha o fichas con la que se completaría la figura.

Es un test destinado a evaluar las funciones centrales de inteligencia como la capacidad de abstracción y comprensión de relaciones. Es muy útil para valorar la capacidad para formar conceptos y aplicar el razonamiento sistemático a nuevos problemas. Es una prueba aplicable a mayores de 12 años. Así mismo, como prueba de inteligencia está considerada por su alta fiabilidad y validez.

La batería de evaluación de Kaufman para niños (K-ABC)

Kaufman y Kaufman, 1997, evalúa inteligencia en niños de edad comprendida entre los dos a doce años y medio. Similar en el rango de edad a las escalas de Wechsler para niños. Incluye como novedad dos escalas diferentes:

  1. Procesamiento mental (inteligencia fluida).
  2. Logro académico o conocimientos (inteligencia cristalizada).

Asimismo, la batería K-ABC aporta una escala no verbal que facilita la evaluación de niños con problemas auditivos o del lenguaje. En relación a las garantías científicas, la K-ABC presenta valores adecuados. De esta manera su consistencia interna es de 0,86 en la subescala de procesamiento simultáneo y de 0,93 de la de logro académico. Son igualmente aceptables la fiabilidad test-retest de ambas subescalas y la validez (con reparos en sujetos autistas y niños con retardo mental).

Otras técnicas de psicodiagnóstico

Debido a la diversidad de patologías psicológicos que desarrollan las personas en la actualidad, TECH Universidad Tecnológica cree necesaria la creación de múltiples programas académicos que capaciten profesionales en Psicología preparados para intervenir en las situaciones específicas que se le presenten en el consultorio.

Tal es el caso de la Maestría en Terapia Familiar y Estrés para Psicólogos y la Maestría en Psicología Clínica Infantojuvenil. Ambos cursos prepararán al estudiante para utilizar las herramientas de diagnóstico y tratamiento más adecuados según sea el caso. Al mismo tiempo le brindará acceso a información actualizada en el campo y le pondrá en contacto con docentes especializados que le ayudarán a comprender la materia.

TECH también ofrece la Maestría en Psicología Forense, Psicodiagnóstico y Peritaje Judicial. Se trata de un posgrado que conjuga los conocimientos del estudiante para el ejercicio de un rol ejemplar en la práctica. De esta forma podrá insertarse en diferentes escenarios de intervención: penal, civil, familiar y laboral.

Artículos relacionados

1 /

Compartir