Las matemáticas y sus dificultades
Las dificultades del aprendizaje de las matemáticas pueden prevenirse o abordarse con diversas estrategias escolares.
facultad de psicología · psicología infantojuvenil
mar. 12 de oct. 2021
0

Al detallar las características de las dificultades de aprendizaje de las matemáticas, así como los factores que influyen en la manifestación de dichas situaciones problemáticas, se explican las diversas estrategias de prevención de problemas en la comprensión matemática.

Introducción

Las etapas infantil y primaria resultan esenciales en el desarrollo del pensamiento matemático. En los últimos años se le ha prestado mayor atención, puesto que se ha observado que se trata de una materia compleja, la cual si no se potencia adecuadamente en la etapa infantil puede desencadenar dificultades futuras de aprendizaje. A este respecto, se acuñó el término “efecto bola de nieve” para referirse al problema que se desencadenaba al no atender precozmente las dificultades de aprendizaje matemático. También a cómo dicho problema se iba arrastrando curso tras curso sin brindarle atención generándose así una gran “bola de nieve”.

El desconocimiento que había antaño obstaculizaba el diagnóstico precoz, así como la atención y prevención que se requiere. Esto desencadenaba consecuencias devastadoras en la vida cotidiana, ya que las matemáticas resultan fundamentales para manejarse en el entorno.

Entre las causas que pueden producir dificultades en el aprendizaje de la materia en cuestión están las siguientes: ausencia de motivación por las matemáticas, autoestima disminuida, elevada ansiedad, creencias, comportamientos y expectativas y, por último, la influencia de aspectos emocionales acerca del aprendizaje de esta disciplina. Entre las causas que desencadenan los problemas de aprendizaje, también se mencionan los métodos didácticos utilizados en la etapa infantil. Además, la inmadurez general, la poca capacidad para aprender, dificultades del lenguaje severas o déficits sensoriales podrían estar también en la base de las mismas.

Características

Las características hacen referencia a las dificultades que obstaculizan el desarrollo de habilidades ligadas a las matemáticas y que tienen repercusión sobre el rendimiento académico, laboral o personal. Además, crean obstáculos para la adaptación a nivel social, personal, familiar o académico. Estas dificultades están incorporadas en el DSM-V, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Están incluidas en la categoría de “Trastornos de Aprendizaje Específico” junto con diversas dificultades que atañen a la lectura, la expresión escrita y las matemáticas.

Aspectos que influyen

Existen distintos dominios que pueden verse perjudicados por las dificultades de aprendizaje de las matemáticas. El perjuicio de uno u otro dominio conlleva resultados diferenciales que influyen en el aprendizaje matemático.

Uno de estos dominios afectados es el relacionado con la atención, cuya perturbación tiene resultados en el niño o la niña. Es decir, la distracción por estímulos intrascendentes. Además, se cansa con facilidad cuando intenta concentrarse y presenta continuas conexiones y desconexiones. Así, los menores que presentan dificultades en las capacidades atencionales cometen fallos poco consistentes y no sistemáticos. Así empiezan a llevar a cabo adecuadamente el cálculo matemático pero la adecuada ejecución disminuye a medida que éste va progresando.

Otro de los dominios que se ven afectados es el de la impulsividad. Ésta conduce a llevar a cabo búsquedas cortas, lo cual implica trabajar a demasiada velocidad cometiendo muchos fallos en el proceso. De esta manera, el niño o la niña no programa, se frustra con facilidad y a pesar de hacer una buena conceptualización, no se detiene a pensar en los detalles. Entonces lleva a cabo cálculos poco precisos sin fijarse en los fallos, como por ejemplo la omisión de símbolos.

Un tercer dominio que se ve perjudicado es el de la perseverancia, lo cual significa que los niños o niñas experimentan dificultades para cambiar de una actividad a otra. Además, otra de las características de los sujetos que presentan estas dificultades matemáticas es la inconsistencia, estrechamente ligada a la motivación. Esto se traduce en que los días en los que la motivación es elevada, el niño o la niña realiza un gran esfuerzo. Sin embargo, los días en los que la motivación es ausente, el esfuerzo en la actividad será menor.

Tipología de errores habituales

En la primera infancia, los errores más habituales son los relativos a la numeración y el concepto del número. Así, se señala que hay varios indicadores de riesgo de dificultades relacionadas con el concepto del número, como por ejemplo que un niño o niña de 3 años desconozca la edad que tiene. En relación a los indicadores de riesgo relativos a la numeración y el conteo, un ejemplo de ello podría ser que un niño o niña de 4 años no pueda contar del uno al diez.

En la etapa primaria hay que añadir las dificultades relacionadas con el aprendizaje adecuado de los cálculos aritméticos. Esto es el entendimiento de las operaciones, el funcionamiento de las mismas, los fallos conceptuales de cálculo y la lectura y escritura de símbolos numéricos.

Variables sociales

Se han encontrado determinados factores sociales que influyen en las diferencias existentes en el rendimiento escolar matemático:

Nivel socioeconómico

Las competencias matemáticas de los niños y niñas pertenecientes a familias con ingresos bajos resultan en un rendimiento escolar menor al de los niños pertenecientes con ingresos medios. Esta diferencia atañe a las competencias numéricas, espaciales, geométricas y a las relacionadas con la medición.

También hallaron que los niños y niñas pertenecientes a familias con bajos ingresos comienzan la etapa escolar más retrasados respecto a los niños pertenecientes a familias con ingresos medios en actividades ligadas al conteo, al conocimiento de relaciones numéricas y al cálculo aritmético.

Por otro lado, señalan que el conocimiento de palabras numéricas se vincula con un rendimiento precoz en actividades de asociación de números que no demandan respuestas verbales. Es decir, el rendimiento en este tipo de actividades es superior en niños y niñas que han aprendido el significado del vocabulario numérico.

El papel de las familias

El entorno familiar supone el espacio social esencial en el que niños y niñas aprenden y se desarrollan. De esta manera, la familia repercute en el desarrollo infantil de diversas maneras: métodos de crianza, disposición de recursos, relaciones con la escuela y la participación en la comunidad. Los padres presentan distintas creencias, valores y comportamientos acerca de la crianza de sus hijos, lo cual conlleva un enfoque distinto en las tareas educativas en el hogar. Así, las familias influyen en el aprendizaje matemático mediante las tareas en el hogar, las conversaciones, los comportamientos, los recursos que ofrecen a sus hijos, las expectativas acerca de su rendimiento y los juegos que practican.

Prevención de las dificultades

El aprendizaje de las matemáticas supone un desarrollo evolutivo en el que influyen múltiples variables como la motivación, la autoeficacia, las habilidades cognitivas, las actitudes y la práctica. Por tanto, la intervención preventiva está enfocada teniendo en cuenta dichas variables.

En la etapa infantil, el niño o la niña aprende el concepto del número y el conteo, lo cual requiere el aprendizaje de determinados principios. Estos principios son los “de correspondencia; de orden estable; de unicidad; de abstracción; de valor cardinal final y de irrelevancia del orden”.

Así, las estrategias preventivas deben considerar el adecuado desarrollo de dichos principios. Igualmente, deben estar enfocados desde una perspectiva lúdica que resulte atractiva para los alumnos y alumnas. En esta línea, la utilización de juegos y canciones facilitan el desarrollo matemático inicial y, además, potencian la motivación. Lo mismo ocurre con las narraciones, ya que además de estimular la motivación, establecen una estrategia eficaz para el entendimiento de conceptos, para prevenir errores. Además, suponen un recurso eficaz para afrontar un problema.

También, son útiles las estrategias cognitivo-conductuales. Así, los investigadores indican que puede ser de gran utilidad responder a las siguientes preguntas: “¿qué debo hacer? Planificar lo que se va a hacer; ¿lo estoy haciendo bien? Para determinar si debo seguir o si lo he hecho mal, volver a comenzar; y ¿cómo lo he hecho?, es decir, la evaluación”.

Métodos tradicionales

Durante la etapa primaria, los aprendizajes requeridos se basan en el manejo de los cálculos aritméticos y la resolución de problemas. Para la materialización de estos aprendizajes hay una diversidad de metodologías y técnicas. Por un lado, existe un método tradicional, de instrucción directa que tiene en cuenta determinados principios esenciales:

  • “Secuenciación precisa del contenido”.
  • “Implicación del alumno”.
  • “Control específico del profesor”.
  • “Feedback concreto”.
  • “Enfatizar habilidades prerrequisito”.
  • “Instrucción explícita en la autorregulación en el uso de las estrategias”.

Resolución de problemas

Por otro lado, en relación a la resolución de problemas, se requiere el conocimiento previo de determinados conceptos como los siguientes:

  • Utilización de estrategias generales.
  • Utilización de supuestos implícitos útiles.
  • Representación del problema mediante dibujos.
  • Poder focalizar la atención en lo importante del problema.
  • Conocimiento procedimental.
  • Utilización de la analogía, de la abstracción y de la generalización.

Estrategia

Algunos autores proponen una estrategia para estimular la capacidad de generalizar el conocimiento adquirido. Dicha estrategia está basada en siete pasos:

  1. Leer con el objetivo de entender el problema.
  2. Parafrasear. Es decir, expresar el problema con el lenguaje del sujeto en cuestión.
  3. Visualizar a través de una imagen.
  4. Hipotetizar. Es decir, planificar cómo solucionarlo.
  5. Estimar, jugar a pronosticar la solución.
  6. Calcular.
  7. Comprobar que está correcto.

Además de trabajar los contenidos matemáticos, también es importante potenciar determinados factores psicoeducativos y motivacionales que repercuten en la adquisición de esta disciplina. Lo anterior supone un círculo vicioso, puesto que la práctica llevada a cabo con éxito conlleva más esfuerzo y más práctica. Esto, a su vez, fomenta la motivación y la predisposición positiva en relación a la tarea, el manejo de la misma, la autoeficacia, el conocimiento de uno mismo, la autorregulación, la seguridad en uno mismo, una mayor entrega y la mecanización de los conocimientos adquiridos en la tarea.

El rol del docente en las dificultades de aprendizaje

Durante primaria, los docentes deben lidiar con todo tipo de velocidades y capacidades cognitivas. Al manifestarse en los primeros años educativos, el lenguaje y las otras áreas requieren de un especial cuidado por parte de los profesores encargados de intervenir en el proceso de aprendizaje de los niños.

Con el fin de que puedan realizar esta delicada labor con profesionalidad, TECH Universidad Tecnológica ha dedicado tiempo y esfuerzo en la creación de múltiples programas enfocados en este ámbito social. En este sentido, el Máster en Intervención Psicológica en Dificultades del Aprendizaje y el Máster en Altas Capacidades y Educación Inclusiva para Psicólogos se encuentran disponibles con todas las herramientas necesarias para brindar una educación de calidad a los menores de edad.

A su vez, ocurre que las exigencias sociales son cada vez más numerosas con respecto a las intervenciones psicológicas o de apoyo en estas etapas tempranas de la vida. Por ello, este Máster en Gestión de las Dificultades del Aprendizaje y Atención a la Diversidad para Psicólogos ofrece técnicas de abordaje frente a situaciones de segregación, discriminación por las diferencias o cualquier marco que desconozca la diversidad.

Artículos relacionados

1 /

Compartir