Disposición al cambio terapéutico
La motivación y disposición al cambio terapéutico debe ser conseguida desde la voluntad del paciente, no impuesta desde afuera.
facultad de psicología · psicoterapia
jue. 12 de ago. 2021
0

La motivación y disposición al cambio terapéutico debe ser conseguida desde la voluntad del paciente. Es decir, no puede ser impuesta desde afuera. Para comprenderlo mejor, se han hecho enfoques motivacionales que estudian, desde una perspectiva cognitivo-conductual, la coerción, la persuasión, la confrontación destructiva y el uso de contingencias externas. Todas ellas serán desarrolladas a lo largo del artículo.

El trabajo por el que apostamos es aquel que se apoya en la identificación y la movilización de los valores y metas intrínsecas del cliente para estimular el cambio de comportamiento.

Ambivalencia

La ambivalencia suele ser un elemento defensivo del paciente. Toma la forma de un conflicto entre dos cursos de acción. Por ejemplo: indulgencia versus restricción. Cada una de estas partes tiene beneficios y costos percibidos asociados con la elección. Muchos clientes nunca han tenido la oportunidad de expresar los elementos de este conflicto. A menudo es confuso, contradictorio y muy personal. Por ejemplo: “si dejo de fumar me sentiré mejor conmigo mismo, pero también puedo subir de peso, lo cual me hará infeliz y poco atractivo.” La tarea es facilitar la expresión de ambos lados del impasse de la ambivalencia, y guiar al cliente hacia una resolución aceptable que desencadene el cambio.

Persuasión directa

La persuasión directa no es un método efectivo para resolver la ambivalencia. Es tentador intentar ser de “utilidad” persuadiendo al cliente de la urgencia del problema respecto a los beneficios del cambio. Sin embargo, está muy claro que esas tácticas generalmente aumentan la resistencia del cliente y disminuyen la probabilidad del cambio.

El estilo debe ser pausado y de extracción [eliciting]. La persuasión directa, la confrontación agresiva y la discusión son el opuesto conceptual de la entrevista motivacional y están explícitamente proscritas en este enfoque. A un terapeuta acostumbrado a confrontar y entregar consejos, la entrevista motivacional puede parecer como desesperadamente lenta y un proceso pasivo. La prueba está en el resultado. Mientras más agresivas sean las estrategias, a veces guiadas por un deseo de “confrontar al cliente negador”, más fácilmente se presiona a los clientes a hacer cambios para los cuales aún no están preparados.

Rol del terapeuta

El terapeuta es directivo en ayudar al cliente a examinar y resolver la ambivalencia. Implica entrenar al cliente en habilidades de afrontamiento conductual. El supuesto operacional es que la ambivalencia o la falta de resolución es el obstáculo principal para comprometerse en el desencadenamiento del cambio. Una vez que esto se ha logrado, puede o no puede ser necesaria una intervención adicional como el entrenamiento en habilidades. Las estrategias específicas están diseñadas para extraer, clarificar y resolver la ambivalencia, en una consejería centrada en el cliente con una atmosfera de respeto.

La disposición para el cambio no es un rasgo de personalidad del cliente, sino que es un producto fluctuante de la interacción interpersonal. El terapeuta está, por lo tanto, muy atento y presto a responder a las señales motivacionales del cliente. La resistencia y la “negación” no son rasgos del cliente, sino que una retroalimentación respecto al comportamiento del terapeuta.

Comportamientos a incorporar en el terapeuta

Es un equilibrio sutil de componentes directivos y centrados en el cliente. Están orientados por una filosofía guía y una comprensión de lo que desencadena el cambio. Si se convierte en un truco o en una técnica manipuladora, su esencia se ha perdido. Sin embargo, hay comportamientos específicos que son característicos del estilo de la entrevista motivacional y que pueden aprenderse. Los comportamientos principales son los siguientes:

  • Buscar comprender a la persona desde su marco de referencia, particularmente a través de la escucha reflexiva.
  • Expresar aceptación y afirmación.
  • Extraer y reforzar selectivamente los propios comentarios auto-motivadores del cliente, expresiones de reconocimiento de problemas, preocupaciones, deseos e intenciones para cambiar, y la habilidad para cambiar.
  • Monitorear el grado de disposición para cambiar del cliente. Asegurarse de que la resistencia no es generada por un salto hacia delante respecto al cliente.
  • Afirmar la libertad de elección y auto-dirección del cliente. El punto es que el espíritu de la entrevista motivacional surge de esas y otras estrategias específicas, e informa respecto a su uso.

Proceso de aprendizaje

Poco a poco esto que al principio lo haces desde lo cognitivo será un entrenamiento para tu cerebro. Después se convertirá en algo automático analizado por estructuras subcorticales, como todos los aprendizajes que se automatizan. Así es como hacemos casi todos los aprendizajes. Primero son estructuras cognitivas o conscientes desde las que hacemos la tarea y luego pasa a ser automático. Por ende, es regulado por partes emocionales. Cuando estos aprendizajes lo hacemos desde niños, es directamente con el cerebro emocional desde donde lo aprendemos.

Entender los procesos cognitivos del paciente

El objetivo de los programas de TECH Universidad Tecnológica como el Máster en Terapia del Bienestar Emocional o el Máster en Psicoterapia de Tiempo Limitado, es desarrollar competencias del psicólogo en su preparación para una profesionalidad solvente.

Para la intervención psicológica, el estudiante, por medio del Máster en Psicoterapia Cognitivo-Conductual, será capaz de investigar, diagnosticar y aplicar estrategias psicológicas con una evolución conceptual actualizada. Este posgrado está basado en la evidencia y también está vinculada a terapias de tercera generación para la promoción de una salud integral.

Artículos relacionados

1 /

Compartir