Dislexia
La dislexia genera dificultad en el aprendizaje, afecta la motivación de los niños y genera un bajo rendimiento escolar.
facultad de psicología · psicología infantojuvenil
jue. 16 de sep. 2021
0

Existen numerosas clasificaciones y formas de agrupar los tipos de dislexia. Cada uno de ellos afecta la motivación de los menores durante la escuela, generando un bajo rendimiento en los resultados. También, por supuesto, se genera una dificultad en el aprendizaje. Por ello es tan importante que tanto los docentes como los psicólogos sepan identificar e intervenir en dicho trastorno.

Tipos de dislexia

En primer lugar se expondrá la clasificación realizada por Cuetos y Domínguez (2012) que distingue dos grandes grupos de dislexias: dislexia adquirida y dislexia evolutiva.

Adquirida

Es la dislexia provocada por una lesión en las áreas cerebrales o circuitos responsables del proceso lector. Dentro de este tipo de dislexias se encuentran 2 tipos:

Periférica

Originadas por una lesión en alguno de los componentes periféricos del sistema, lesiones en otros sistemas -perceptivo, atencional- que intervienen en la lectura, pero no forman parte del sistema lector. Entre ellas se encuentran la dislexia atencional, la dislexia por negligencia (ambas por lesiones en zonas cerebrales encargadas de la atención) y la dislexia visual, debida a déficits de tipo perceptivo. Entre las dislexias periféricas se incluyen la alexia pura, alexia sin agrafia o dislexia letra a letra que no presenta trastornos en la escritura.

Son sujetos que identifican bien las letras individualmente, pero presentan dificultades en la lectura de palabras de una manera rápida y fluida. Se debe a que deben reconocer de forma serial cada una de las letras que la componen. El resto de habilidades lingüísticas están conservadas (comprensión oral de palabras, escritura y repetición). No es un problema visual porque identifican las letras, pero su lectura es lenta (lectura serial). La lesión está localizada en el área 39 de Brodmann (área de representación de las palabras).

Central

Afectan al circuito lector directamente. Dentro de este grupo se encuentra la dislexia fonológica, la superficial y la profunda.

Fonológica

Son sujetos que leen correctamente las palabras que les son familiares, pero su dificultad estriba en la lectura de palabras no familiares y especialmente las pseudopalabras. La mayoría de errores aparecen en el reconocimiento visual de las palabras y lexicalizaciones en palabras (convertir la palabra real en una palabra de parecido ortográfico). Para estos sujetos, las palabras de baja frecuencia son las problemáticas. Según el modelo de doble vía, esta dislexia se daría por una alteración en la vía subléxica (relación grafema-fonema), por lo que utilizan la vía léxica.

Esto les lleva a equivocarse. Entonces se observan errores visuales y lexicalizaciones. Para el modelo del triángulo, estaría dándose un mal funcionamiento en la conexión entre ortografía y fonología, llevando a estos sujetos a intentar leer a través del significado. El circuito cerebral afectado es la vía dorsal, en la conexión entre áreas temporal y frontal del hemisferio izquierdo o la circunvolución temporal superior, circunvolución angular…

Superficial

A estos sujetos les sucede lo contrario que a los que padecen una dislexia fonológica. Leen sin dificultad las palabras que son regulares, familiares o desconocidas, además de las pseudopalabras, pero sus dificultades aparecen en la lectura de palabras irregulares que no se ajustan a las reglas de conversión grafema-fonema. Los errores que generalmente cometen son las regularizaciones. Esto quiere decir que pronuncian las palabras como si se ajustasen a las reglas.

En nuestro idioma pueden pasar desapercibidas puesto que no posee palabras irregulares. Tan sólo las tomadas de otros idiomas. Aunque tienen dificultades con las palabras homófonas como “vaca” y “baca” al no saber cómo escribirlas porque se pronuncian igual. Dentro de la dislexia superficial existen 3 subtipos:

  • Superficial de input: los sujetos pronuncian mal las palabras irregulares y no pueden acceder a su significado.
  • Superficial central: los sujetos reconocen las palabras por la forma pero no acceden a su significado porque está dañado su sistema conceptual.
  • Superficial de output: los sujetos reconocen visualmente las palabras. Acceden a su significado, pero al leerlas en voz alta las pronuncian mal ya que realizan regularizaciones. Reconocen bien las palabras homófonas.

Para el modelo de la doble vía existe una lesión en la vía léxica (en la de input el daño se encontraría en el léxico ortográfico, en la central en el sistema semántico y en la de output en el léxico fonológico). Para el modelo del triángulo, la lesión estaría en la vía de conexión ortografía-fonología a través de la semántica (lesión ortografía semántica o semántica-fonología).

El área cerebral dañada es el circuito ventral. Según el componente dañado se observará un distinto tipo de dislexia superficial (de input en las zonas posteriores del lóbulo temporal izquierdo; central en las zonas media e inferior temporal izquierdo o de output en la circunvolución frontal izquierda o conexión temporal-frontal).

Profunda

Es la más grave de las adquiridas. Estos sujetos muestran incapacidad de leer pseudopalabras y palabras que no conocen. Además poseen dificultad para leer ciertos tipos de palabras, como las que tienen un carácter abstracto, funcionales o verbos. El tipo de errores que cometen son los visuales, derivativos y lexicalizaciones, pero sobre todo los semánticos (sustitución de las palabras que leen por otras que no tienen nada que ver ni ortográfica, ni fonológicamente, aunque sí con el significado.

Presentan muchos síntomas, pero los más característicos son la incapacidad para leer pseudopalabras y los errores semánticos. En este tipo de dislexias también existen tres subtipos: dislexia profunda de input, dislexia profunda central y dislexia profunda de output. Poseen rasgos característicos parecidos a los que se han descrito más arriba al hablar de las superficiales.

Desde el modelo de doble vía, la dislexia profunda se observa como un fallo en las dos vías. Un fallo total en la vía subléxica (incapacidad para la lectura de las pseudopalabras) y parcial en la léxica (dificultades con otras clases de palabras). Depende de dónde se encuentre el daño en la vía léxico-semántica, se dará un tipo u otro de dislexia profunda. Desde el modelo del triángulo, esta dislexia se contempla como un mal funcionamiento en ambas vías: conexión directa ortografía- fonología, y la que lo realiza a través de la semántica. Parece ser que este tipo de pacientes sufren una lesión masiva en el hemisferio izquierdo que ha dañado los sistemas dorsal y ventral.

Evolutiva

Se trata de un trastorno específico del aprendizaje que se evidencia en la incapacidad para leer adecuadamente. Se asocia frecuentemente a otros trastornos del neurodesarrollo. Portellano (2008) menciona otras clasificaciones:

Bakker

Distingue entre dislexia perceptiva (P) y lingüística (L). Para este autor, siguiendo a Portellano, la dislexia P consiste en un uso excesivo de estrategias visoperceptivas (estrategias del hemisferio derecho). Produce una lectura lenta y baja comprensión lectora. La dislexia L consiste en el esfuerzo por comprender un texto sin tener en cuenta la información gráfica, generando numerosos errores en la descodificación como consecuencia de una lectura excesivamente rápida. Este tipo de disléxicos se apoyan en su hemisferio izquierdo excesivamente y muy poco en el derecho.

Audio-lungüística

Otra clasificación, aludida por este autor, es la que distingue entre dislexia audio- lingüística, perceptivo-visual y mixta. La dislexia audio-lingüística o fonética es similar a la dislexia L de Bakker. Se produce un problema en el procesamiento fonológico de la lectura. Se producen errores en la lectura de palabras poco comunes o en las pseudopalabras. Algunas de sus expresiones son las siguientes:

  • Déficits neurológicos que dificultan la discriminación y memoria auditiva inmediata. Produce errores en la articulación, fluidez verbal pobre y comprensión verbal deficitaria.
  • Dificultades en la discriminación auditiva de grafemas y en la asociación fonema- grafema.
  • Utilización de estrategias léxicas, generando errores como la confusión de letras, sílabas o palabras de sonido similar.
  • Pobre comprensión lectora.
  • Presencia de omisiones, adiciones, sustituciones cuando existen palabras de sonido muy parecido, errores sintácticos y problemas en la expresión escrita.
  • Se encuentra sobre todo entre los 10-12 años.
  • CI verbal inferior al manipulativo en las escalas Wechsler.
  • Mal funcionamiento del hemisferio izquierdo.

Perceptivo-visual

Respecto a la dislexia perceptivo-visual o diseidética o también denominada superficial, coincide con la dislexia P de Bakker. Estos disléxicos aprenden a utilizar estrategias perceptivo-visuales en exceso en la lectura. Esta dislexia se expresa de la siguiente forma:

  • Problemas en la percepción visual, memoria visual inmediata y psicomotricidad.
  • Dificultades procesando los grafemas de forma visoespacial y relacionándolos con los fonemas.
  • Lectura realizada desde la ruta fonológica indirecta, apoyándose en aspectos fonéticos enla descodificación.
  • Presentan un reconocimiento lento de laspalabras y la confusión de números, letras y sílabas con parecida grafía pero distinta orientación.
  • En su escritura se aprecia disgrafía espacial, con escritura en espejo e inversiones de palabras y números con grafía similar.
  • Se observa frecuentemente en niños y niñas entre 7 y 8 años. Las primeras etapas en el aprendizaje de la lecto-escritura se apoyan en procesos perceptivos más que lingüísticos.
  • Existen problemas en el procesamiento cognitivo visual ya que no se visualizan de este modo los grafemas y no pueden adquirir el significado simbólico (las letras no se reconocen como tales).
  • El CI manipulativo es inferior al verbal en las escalas Wechsler.
  • Se relaciona con mal funcionamiento del hemisferio derecho.

Tipos de Disgrafía

Tipos de Disgrafía. Tal y como ocurre en la dislexia, existen numerosos tipos de clasificaciones de disgrafías. Aquí se mencionarán algunas, como la de López-Escribano (2012) que distingue entre Disgrafías adquiridas y evolutivas, al igual que Cuetos y Fernández en el caso de las dislexias. Para esta autora, la agrafia o disgrafía adquirida es un trastorno en la escritura causado por algún tipo de daño cerebral. Mientras tanto, la agrafia o disgrafía Evolutiva se refiere a dificultades de algunos niños o niñas para aprender a escribir.

Como admite la propia autora, debido a que los síntomas de los sujetos con disgrafías son tan diversos, resulta sumamente complejo realizar clasificaciones exactas. Esta autora propone la siguiente clasificación dentro de las disgrafías adquiridas:

Afásicas

Presentan graves dificultades para planificar los que van a decir o escribir. Su lenguaje es gramaticalmente correcto, logrando contar historias familiares. Sin embargo, su incapacidad reside en generar un lenguaje creativo y espontáneo. Presentan muchas dificultades a la hora de redactar, aunque sea un pequeño escrito. Le dedican mucho tiempo y sólo consiguen algunas frases estereotipadas. Existe, por tanto, una alteración en el proceso de planificación de la escritura. Es un problema del lenguaje expresivo que parece ser debido a lesiones en el área frontal izquierda.

Centrales

Presentan dificultades en la decodificación y codificación de la expresión escrita. Por esta razón, manifiestan alteraciones en la lectura (dislexia), escritura (disgrafía) y afectación en todas las modalidades de escritura (a mano, utilizando ordenador, deletreo). No tiene porqué estar afectadas de la misma manera la lectura y la escritura. Se puede reconocer la letra escrita, pero existe incapacidad para formarlas. Otros sujetos pueden formar dichas letras pero no leerlas. Pueden existir sujetos incluso que puedan leer letras o palabras que no pueden escribir. También tienen dificultades al leer cuando las palabras son más largas o aparecen con menos frecuencia.

Según los modelos de escritura ya expuestos en anteriores apartados, las disgrafías centrales consistirían en una alteración que ocurre en el proceso de transcripción. Concretamente en los elementos ortográficos y de generación de un texto (modelo de Hayes y Flower) o un fallo en las vías de acceso -léxica o subléxica- a la representación ortográfica (modelos psicolingüísticos).

Al igual que en la dislexia, esta autora distingue tres tipos de disgrafías centrales. Se diferencian dependiendo de la vía afectada (la de recuperación de la forma ortográfica de las palabras, la subléxica o la léxica):

Fonológica

La habilidad para escribir palabras está preservada (existe una representación léxica), pero muestra incapacidad para escribir pseudopalabras o palabras que desconoce.

Léxica o superficial

Presenta la capacidad de escribir palabras regulares y pseudopalabras, pero se equivoca con las palabras que presentan ortografía arbitraria (ej. vaho).

Profunda

Cuando existe lesión en las vías léxica y subléxica, causa problemas con las palabras de ortografía arbitraria e incapacidad para escribir pseudopalabras. Además, cometen errores de tipo semántico al escribir al dictado o de forma espontánea. Esto quiere decir que realizan sustituciones de una palabra por otra que está relacionada semánticamente.

Perféricas

Las disgrafías periféricas afectan sólo a algunas formas de escritura y no a todas. Poseen dificultades en el proceso de planificación de los movimientos para escribir letras o palabras, pero no están afectados otros elementos del lenguaje. Existen varios tipos de disgrafías periféricas:

Apráxica

Producida por una lesión en el proceso de asignación del patrón motor grafémico. Da como resultado la pérdida de información sobre los programas motores que controlan la realización de letras. En este tipo de disgrafía, la ortografía es correcta pero las letras aparecen muy deformadas. La afectación más importante está en la caligrafía. La escritura con teclado está intacta.

Aferente

Producida por la alteración en los procesos perceptivos, por una ausencia de información visual y kinestésica de los movimientos ejecutados al escribir. La escritura a mano demanda del sujeto una precisión en los movimientos y cuando existen dificultades para conducir y corregir los movimientos, se producen fallos en la formación de los grafemas. Los síntomas principales de este tipo de disgrafía son las dificultades para mantener la línea horizontal escribiendo y la omisión y duplicación de rasgos y grafemas.

Otras clasificaciones

Portellano (2008) menciona algunas clasificaciones. Además, describe otra clasificación que habla de disgrafía motriz, disortografía o disgrafía de proyección disléxica y mixta (mezcla de ambas). Este autor define las dos primeras de la siguiente manera:

Motriz

Es el trastorno de la expresión escrita que se caracteriza por alteraciones perceptivo-motoras. Podrían estar alterados el plano simbólico y la estructura gramatical. Sin embargo, la disgrafía motriz se presenta en ocasiones aisladamente como una alteración en la calidad de la escritura. Algunos autores la denominan disgrafía caligráfica precisamente por la afectación del aspecto práxico o grafomotriz.

Disortografía o disgrafía de proyección disléxica

Es la dificultad para estructurar de forma gramatical un texto escrito. Va unida a trastornos lectores y existen varios niveles de gravedad:

  • Ligera (desconocimiento o deficiente utilización de las reglas gramaticales, olvido del plural, tildes, faltas de ortografía).
  • Intensa (presencia de omisiones, adiciones, sustituciones y desplazamientos de sílabas o letras).
  • Grave (característica de la disfasia del desarrollo)

Basada en el lenguaje

Dificultad para construir correctamente palabras en forma escrita. Es el mismo proceso que la lectura pero de forma inversa. Si para la lectura hay que realizar una asociación grafema fonema, en la escritura hay que partir de un fonema y pasarlo a un grafema. Por esta razón este tipo de disgrafía conecta con la dislexia e incluso puede considerarse como una expresión de la propia dislexia. Cometen más errores en palabras que contienen grafemas ambiguos o poco diferenciados.

Ejecución motora

Es la dificultad para ser precisos en la motricidad para escribir de forma manual. De naturaleza puramente motora, no está relacionada con los mecanismos lectores. Estas dificultades afectan a la planificación y programación de la escritura, tienen mala letra y pueden cometer errores ortográficos. Son capaces de escribir las letras aisladas pero cuando tienen que colocarlas adecuadamente en las palabras se equivocan. Puede ser piramidal, extrapiramidal, dispráxica o cerebelosa.

Visuoespacial

Relacionada con reducida capacidad visuoperceptiva y visuoconstructiva. Presentan dificultades en la ubicación y distribución de la escritura en el papel y en realizar las separaciones entre palabras correctamente. También pueden realizar omisiones de letras y no prevén correctamente el final de línea. Además de la mala letra. Tienen poca aptitud para el dibujo

Otras dificultades del aprendizaje

Las dificultades del aprendizaje se han convertido en una de las batallas más importantes de docentes, psicólogos y profesionales de la medicina. En los últimos tiempos, su relación con la capacitación académica ha generado, como consecuencia directa, el desarrollo intelectual por medio del Máster en Inteligencia Emocional para Psicólogos, el Máster en Investigación en Neuropsicología de la Educación.

La prevalencia de estos casos ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Haciendo uso del conocimiento del Máster en Intervención Psicológica en Dificultades del Aprendizaje, se crea un valor añadido de alta importancia en las personas que trabajan cerca de niños o niñas que sufran estos trastornos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir