Catatonía
Dentro de los trastornos psicológicos, la catatonía es una de las psicopatologías psicóticas más extrañas y particulares.
facultad de psicología · psicopatología
mié. 13 de oct. 2021
0

Dentro de todos los posibles trastornos psicológicos que pueden presentarse en la población, la catatonía es una de las psicopatologías psicóticas más extrañas y particulares. Debido a su sintomatología y su falta de información concreta, los expertos en salud mental tienen gran interés en estudiar esta patología con el fin de intervenir correctamente en ella.

Concepto

La catatonía es un síndrome psicomotor que se caracteriza por una aparente falta de respuestas a los estímulos del medio, estando la persona despierta. Estos pacientes adoptan una postura rígida, parecen inmóviles y apenas hablan. Pueden permanecer así durante horas, días e incluso semanas.

Parece ser que el término “catatonía” proviene del griego kata cuyo significado es “hacia abajo” y tonas (tono o tensión). Aunque otros autores creen que podría tener su origen en “katatieno”, significando kata “completamente” y tieno “tensión”.

A nivel internacional, la frecuencia de la catatonía no se conoce con certeza. Los pocos estudios existentes dan cifras muy distintas, seguramente porque esta condición varía dependiendo del lugar. Por otro lado, puede ser que muchos casos no se diagnostiquen, sobre todo en aquellos países en vías de desarrollo.

Etiología

Según Fink y Taylor (2009), la frecuencia de este síndrome entre las poblaciones psiquiátricas oscila entre un 6 y un 38%. En España, el 16,9% de pacientes de hospitales psiquiátricos presenta catatonía, el 11,4% en Colombia, en Francia 13,1%, y en la india un 13,5%. En cuanto a la reducción de casos, se ha encontrado una disminución drástica de la catatonía en Gran Bretaña, Chile, y Finlandia.

En niños pequeños es poco frecuente. Se da sobre todo en adolescentes y adultos. Parece que es igual de frecuente en ambos sexos, aunque en estudios realizados en Nueva York encontraron una frecuencia de 1,3 mujeres por cada 1 hombre.

Origen

Es muy probable que la catatonía tenga un conjunto de causas muy diversas. A lo largo de la historia, se han establecido varias hipótesis sobre su posible origen:

  • Alteraciones durante el desarrollo: parece ser que existe relación entre un mal desarrollo fetal de la corteza cerebral y esquizofrenia u otros trastornos del desarrollo. Estos problemas en el desarrollo pueden producir un mal funcionamiento en las vías glutamatérgicas (del neurotransmisor glutamato, muy importante en el sistema nervioso central) que ocasionen los síntomas típicos de la catatonía. Los pacientes con retraso mental, autismo u otras alteraciones en el desarrollo son más vulnerables a presentar catatonía, ya que el funcionamiento cerebral está alterado.
  • Desequilibrios en la cantidad de excitación-inhibición en la actividad cerebral: Baguley (2008) habla del modelo excitación-inhibición para explicar la catatonía. Parece ser que las alteraciones en las conexiones entre la médula espinal y el tronco cerebral pueden producir esta condición.
  • Alteraciones en la actividad dopaminérgica: se han encontrado vínculos entre la administración de medicamentos que bloquean los receptores postsinápticos de dopamina y la aparición de catatonía. Mientras que los fármacos que producen el efecto opuesto, sirven de tratamiento para ésta. También han encontrado alteraciones en la neurotransmisión de serotonina y noradrenalina asociadas a la catatonía.
  • Disfunción de los receptores GABA en la corteza sensoriomotora izquierda: al parecer, algunos pacientes con catatonía tienen un déficit de GABA en una de las zonas del cerebro que controla el movimiento. Ya que, cuando toman fármacos que potencian el GABA (como las benzodiacepinas) mejoran sus síntomas de catatonía.
  • Lesiones cerebrales: en un estudio postmortem, Kahlbaum encontró daños en la cisura de Silvio y en el surco frontal en pacientes humanos que murieron con catatonía. Precisamente estas áreas se encargan de las funciones ejecutivas, así como de las conductas voluntarias. Sin embargo, es difícil sacar conclusiones de estas investigaciones ya que la lesión pudo ser producida después de la aparición de la catatonía.

Son necesarias más investigaciones para acercarnos poco a poco a una explicación más acertada de la catatonía. Por tanto, de una mejor prevención y tratamiento. En su última versión el DSM 5, la catatonía aparece dentro de la categoría “espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos”. Se diferencia en 3 tipos: catatonía asociada a otro trastorno mental, la vinculada con problemas médicos y la “no especificada”. En esta última lo que ocurre es que se dan algunos síntomas de la catatonía, pero no se cumplen todos los criterios o falta información suficiente para dar un diagnóstico claro.

Criterios diagnósticos

  • El cuadro clínico está dominado por tres (o más) de los síntomas siguientes:
    • Estupor (es decir, ausencia de actividad psicomotora; no interactuar activamente con el entorno).
    • Catalepsia (es decir, inducción pasiva de una postura mantenida contra la gravedad).
    • Flexibilidad cérea (es decir, resistencia leve y constante al cambio de postura dirigida por el examinador).
    • Mutismo (es decir, respuesta verbal ausente o escasa [excluir si hay afasia confirmada]).
    • Negativismo (es decir, oposición o ausencia de respuesta a instrucciones o estímulos externos).
    • Adopción de una postura (es decir, mantenimiento espontáneo y activo de una postura contra la gravedad).
    • Manierismo (es decir, caricatura extraña, circunstancial de acciones normales).
    • Estereotipia (es decir, movimientos repetitivos, anormalmente frecuentes, no dirigidos hacia un objetivo).
    • Agitación, no influída por estímulos externos.
    • Muecas.
    • Ecolalia (es decir, imitación del habla de otra persona).
    • Ecopraxia (es decir, imitación de los movimientos de otra persona).

Nota de codificiación

Cuando se registre el nombre de la afección, indicar el nombre del trastorno mental asociado (p. ej., 293.89 [F06.1] catatonía asociada a trastorno depresivo mayor). Codificar en primer lugar el trastorno mental asociado (es decir, trastorno del desarrollo neurológico, trastorno psicótico breve, trastorno esquizofreniforme, esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo, trastorno bipolar, trastorno depresivo mayor u otro trastorno mental) (p. ej., 295.70 [F25.1] trastorno esquizoafectivo, tipo depresivo; 293.89 [F06.1] catatonía asociada a trastorno esquizoafectivo).

Psicopatologías psicóticas

Los rasgos de personalidad se consideran anormales sólo en la medida en que resulten conflictivos para el sujeto o la sociedad. Esto es definido por un psicólogo experto en las diferentes patologías mentales que existen, como las estudiadas en el Máster en Intervención Psicológica en Trastornos de la Conducta Alimentaria o el Máster en Intervención Psicológica de los Trastornos Psicosomáticos.

En este sentido, TECH Universidad Tecnológica funciona como una de las mejores herramientas para aprender a establecer un diagnóstico diferencial con enfermedades psiquiátricas específicas. La detección de las posibles alteraciones en el comportamiento o pensamiento de cada sujeto es de suma importancia médica. Por ende, también resaltaremos el papel del Máster en Intervención Psicológica en los Trastornos de la Personalidad y Psicosis.

Artículos relacionados

1 /

Compartir