Actores de la Acción Humanitaria
Los actores de la Acción Humanitaria están creciendo porque la presencia de crisis humanitarias también está en aumento.
facultad de psicología · cooperación internacional
mié. 08 de sep. 2021
0

La presencia de crisis humanitarias a lo largo del mundo está en aumento. Con ella, el interés hacia las mismas, ya sean desastres naturales o conflictos armados. Actualmente estos problemas son complejos debido a que se presentan en diversos contextos, por lo que los actores de la Acción Humanitaria también se han incrementado para apoyar la Cooperación Internacional.

¿Qué son?

En la mayor parte de las ocasiones, los actores que proveen ayuda humanitaria provienen de la zona donde se ha producido la emergencia. Normalmente, la propia comunidad, a través de sus servicios de emergencia, protección civil, estructuras e instituciones, en definitiva, haciendo uso de sus propios recursos tanto públicos como privados, es capaz de asistir y satisfacer las necesidades de la población de forma autónoma.

Cuando por diversas razones, como en el caso de las emergencias de gran escala o conflictos armados de extrema violencia, las estructuras del país son incapaces de hacer frente a la crisis, el sistema humanitario actuará completando aquellas necesidades que las estructuras nacionales no hayan podido satisfacer. Estas necesidades serán diferentes según el contexto del país previo a la crisis. Por ejemplo, si se trata de un estado fallido o un estado con ingresos medianos.

Los actores de la acción humanitaria serían todos aquellos grupos o colectivos diferentes que afectan o se ven afectados por su acción. Estos actores, que forman el sistema humanitario, son diferentes. Cambian por la relación entre ellos, su estatus jurídico, su participación, sus actividades, sus intereses y sus objetivos. Entre los actores humanitarios se encontrará: la población afectada, el gobierno del país receptor, los gobiernos donantes, las Organizaciones Intergubernamentales, las Organizaciones No Gubernamentales, las agencias de la Organización de las Naciones Unidas y otros actores como las entidades del sector privado, las instituciones religiosas y las fuerzas militares.

La población afectada

Recuerde que, dentro de su carácter específico, está que la acción humanitaria tiene en cuenta y defiende los derechos de las víctimas. Estas son consideradas como seres humanos dignos y titulares de derechos. En definitiva, son protagonistas de sus vidas, por lo que deben ser los principales actores dentro de la acción humanitaria.

En ocasiones se olvida que, tras un desastre, la población de la comunidad afectada es aquella que proporciona la primera ayuda: los miembros de la comunidad, la población civil, los vecinos y los voluntarios.

Después le seguirán la ayuda de las estructuras locales, y tras unas 48h ya llegaría la ayuda internacional. Por ello, será tan importante promover la organización dentro de la comunidad, fomentando la autonomía mediante la creación de redes. Como tal, deben estar en el centro del sistema humanitario y participar en el diseño del proyecto. De esta manera se aseguran que la respuesta corresponda con las necesidades, y en las diferentes fases de la acción humanitaria: la valoración de las necesidades, la planificación e implementación, el monitoreo, la evaluación, etc.

Gobiernos afectados

Como aparece en la Resolución 46/182 de la Asamblea General de 1991, las autoridades locales son siempre responsables de responder y atender a las víctimas de desastres y otras emergencias que se den en su territorio soberano. Por ello, el gobierno afectado jugará un papel principal en la evaluación, iniciación, organización, supervisión, coordinación y ejecución de la asistencia dentro del territorio, de acuerdo con el derecho internacional.

En los casos en los que el impacto de la crisis sobrepase la capacidad del estado de planificar, gestionar o satisfacer las necesidades de la población, y si este solicita y acepta la acción humanitaria internacional, recibirá apoyo externo mediante una respuesta internacional humanitaria.

La acción humanitaria debe tratar de fortalecer la capacidad de los gobiernos para prevenir, prepararse, mitigar y responder a las crisis humanitarias. Existen situaciones, como en el caso de conflicto armado de larga duración, donde el gobierno afectado juega un papel débil o incluso inexistente.

Así, el rol que el gobierno receptor tenga dentro de la acción humanitaria variará en función de sus capacidades y/o el tipo de crisis. Normalmente existen estereotipos y generalizaciones respecto al gobierno afectado. Se considera, en la mayor parte de las ocasiones, incapaz o inmaduro. Se olvida que las situaciones de crisis no sólo se producen en países con gobiernos desestructurados, corruptos o sin capacidad de respuesta.

Las ONG

Las Organizaciones No Gubernamentales, ONG, son muy diversas según sus mandatos, medios, recursos y enfoque de trabajo. Están especializadas en algún ámbito concreto o según sean nacionales o internacionales. Desde los años 90, han vivido un importante crecimiento y protagonismo dentro de la Acción Humanitaria. A nivel mundial, hay alrededor a 10 millones de ONG, siendo la mayor parte ONG locales.

Son organizaciones sin ánimo de lucro, independientes de los gobiernos u otras organizaciones gubernamentales internacionales. Están financiadas por donaciones de los gobiernos, fundaciones privadas y corporaciones. En el panorama humanitario, se destacan las ONG más grandes que son: ONGs del Norte, que gestionan cerca del 30% de la financiación para estos organismos: WorldVision, International Rescue Committee, Oxfam, Médicos Sin Fronteras.

Estas ONGs del Norte, durante las ayudas de emergencia, no han llegado a conseguir trabajar con la contraparte local e incorporarla a la organización del proyecto, como se espera en los proyectos de cooperación. Esto es, en cierto modo, comprensible. En situaciones de emergencia complejas, en ocasiones, las ONG del Sur no existen, pero se debe tener cuidado y evitar generalizar esta ausencia en todos los casos. De cara al futuro, este es uno de desafíos más importantes para las ONG “Occidentales”.

Movimientos internacionales

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja está formado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), las 190 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR):

  • El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR): su objetivo es asistir y proteger la vida y la dignidad de las víctimas de conflictos armados o de otras situaciones de violencia. Guiará su acción basándose de forma estricta en los principios de imparcialidad, neutralidad e independencia. Se apoyará en el Derecho Internacional Humanitario. El CICR coordina las actividades del Movimiento a nivel internacional, contextos violentos, como en el caso de conflicto armado. Además, el CICR tiene el estatus de observador en la Asamblea General de las Naciones Unidas.
  • Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja: están presentes en la mayoría de los países del mundo. Apoyarán a las autoridades públicas del país donde se encuentren. Juegan un importante papel tanto en las actividades de preparación y respuesta ante desastres, como en la asistencia de las víctimas, en programas sociales, entre otros. En ocasiones, los voluntarios de las Sociedades Nacionales son los primeros en auxiliar a la población tras un desastre.
  • La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR): que dirige y coordina la asistencia en caso de desastres naturales. La FICR, a través de las Sociedades Nacionales, realizará actividades tanto de preparación y respuesta ante un desastre, actividades de promoción de la salud y promoción de valores humanitarios, como las operaciones de emergencia.

Gobiernos donantes

Los gobiernos donantes, aun teniendo sus propias actuaciones, apoyan la respuesta humanitaria internacional al contribuir fondos a través de las ONG, las agencias de la ONU o el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja.

Parte de estos gobiernos responden, con frecuencia, a las diferentes crisis. Muchos de ellos incluyen estructuras de cooperación y emergencia en sus respectivos Ministerios de Asuntos Exteriores. En los países afectados, a través de las embajadas de los gobiernos donantes, se gestiona a diario la cooperación entre países.

Los gobiernos donantes pueden contar con equipos de evaluación rápida para valorar y facilitar la asignación de donaciones. De esta forma, se puede coordinar la ayuda con los donantes para atender a la población que más lo necesita.

Agencias humanitarias

Desde el 1991, con la Resolución 46/182 de la Asamblea General, la ONU lidera y coordina la respuesta humanitaria a nivel mundial. Se basa en los principios de humanidad, neutralidad e imparcialidad. Surge también el Departamento para Asuntos Humanitarios (DHA), que pasará a ser la Oficina de Coordinación de los Asuntos Humanitarios (OCHA). Se da junto con diferentes estrategias de preparación, alerta respuesta y coordinación ante una emergencia humanitaria con otros organismos.

En la actualidad, la Organización de Naciones Unidas es un actor humanitario fundamental para la acción humanitaria. Su implicación no ha dejado de crecer.

Las agencias de las Naciones Unidas tienen programas propios, aunque también actúan financiando otras ONG internacionales. Asimismo, durante las emergencias, además de su rol específico, las Naciones Unidas y sus agencias ejercen un papel de coordinador entre los diferentes actores presentes en terreno.

Unión Europea

La Unión Europea ha sido, desde hace tiempo, el principal donante de ayuda oficial al desarrollo. Aunque estos últimos años este presupuesto ha disminuido. La creación de ECHO, en 1992, permite orientar esta ayuda hacia objetivos de carácter verdaderamente humanitarios.

La Dirección General de Protección Civil Europea y Operaciones de Ayuda Humanitaria (DG ECHO), anteriormente conocida como Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea, es el departamento de la Comisión Europea para la ayuda humanitaria en el extranjero y para la protección civil.

Este departamento, aparte de financiar de forma importante a diferentes agencias de Naciones Unidas, el CICR y otras ONGs, en ciertas ocasiones favorece la coordinación entre los donantes y las organizaciones locales.

Otros actores

Las entidades del sector privado, los medios de comunicación y las fuerzas militares, aun no estando la acción humanitaria dentro de sus funciones, en ocasiones, juegan un papel importante en las respuestas humanitarias. Actúan de forma conjunta o paralelamente al resto de actores humanitarios.

Entidades del sector privado

En la actualidad, y como se ha visto, cada vez más actores participan en la acción humanitaria de un modo u otro. Es el caso del sector privado, que ha empezado a participar de formas diferentes, a veces como donantes como parte del suministro de recursos o a nivel logístico. Muchas empresas privadas actúan en la gestión de las crisis. Tienen motivos diversos como el beneficio personal, los beneficios fiscales o como parte de estrategia de responsabilidad social corporativa.

Otros actores humanitarios son más reticentes a la participación de actores “no humanitarios”. Aportan valor económico y técnico, ya que pueden poner en peligro los objetivos de la acción humanitaria si chocan con el objetivo del sector privado: el lucro.

Medios de comunicación

A la hora de difundir información, es evidente que los medios de comunicación juegan un papel esencial. Las ONG y, en general, los actores humanitarios, serán responsables de los mensajes que son difundidos. Deberán proteger y asegurar que se empleen para informar de forma justa sobre las crisis. Tienen el objetivo de denunciar una realidad y ayudar a construir una sociedad informada y con valores.

Los medios y la retransmisión en directo de ciertas crisis, junto las imágenes de sufrimiento y falta de esperanza, han influido en la toma de decisiones y en la legitimidad o justificación de algunas operaciones humanitarias. Esta influencia es conocida como el “Efecto CNN”.

La inevitable relación entre los actores humanitarios y los medios de comunicación es difícil, pues a menudo existirán desacuerdos y contradicciones. La influencia de los medios estará reflejada a través de la opinión pública, pero hay que tener presente que las decisiones de los actores humanitarios deben ser imparciales e independientes.

Fuerzas militares

En ciertas ocasiones como, por ejemplo, tras emergencias o conflictos armados, las fuerzas militares participan junto con otros actores humanitarios en las crisis humanitarias. Estas fuerzas militares incluirán, dentro de la organización militar, el personal de socorro, equipo de transporte aéreo, terrestre, marítimo, equipo de comunicaciones, suministros y servicios, etc. Llevarán a cabo su trabajo bajo las llamadas Directrices de Oslo, en las que se proponen criterios para que, en una crisis humanitaria, se utilicen medios militares.

Pero esta participación puede también limitar la acción humanitaria. Puede deslegitimizarse al verse como una operación de carácter militar. Para evitar estas situaciones, se han planteado ciertas condiciones para que tanto lo militar como lo humanitario puedan beneficiarse mutuamente para conseguir resolver conflicto de forma eficaz.

Entre estas condiciones están la diferenciación de ambas, realizando sus acciones de forma independiente, aunque complementándose. Se deberán respetar dejando claro que los actores humanitarios ante situaciones de violencia son imparciales, neutrales e independientes.

Cooperación internacional

Los profesionales de la psicología cuentan con un papel destacado en las intervenciones de índole social. Como existen diversas maneras de abordar problemas de acción inesperada, TECH Universidad Tecnológica se ha puesto en la tarea de recopilar dicha metodología en posgrados académicos de alta calidad.

En este sentido, el Máster en Psicoterapia de Tiempo Limitado o el Máster en Intervención Psicológica de los Trastornos Psicosomáticos, entre otros, son un par de programas disponibles para capacitar a los profesionales en el campo de la psicología. Pero en cuanto a los conocimientos en relación a conflictos bélicos, atentados terroristas o catástrofes naturales, este Máster en Cooperación Internacional en Psicología te capacita para brindar la ayuda urgente que los pueblos necesitan.

Artículos relacionados

1 /

Compartir