Supply Chain Management
La Gestión de la Cadena de Suministro (Supply Chain Management) busca la optimización de procesos empresariales.
facultad de escuela de negocios · comercial y marketing
mar. 24 de ago. 2021
0

La Gestión de la Cadena de Suministro (Supply Chain Management) tiene como objetivo la optimización de diferentes procesos empresariales. Si el departamento de Dirección Comercial aplica esta estrategia en la entidad correspondiente, se produce un equilibrio entre la demanda y el desarrollo de sus pilares.

Concepto de la gestión de la cadena de suministro (SCM)

El Supply Chain Management es la gestión del conjunto de procesos de logística y producción. Tienen como finalidad de la entrega de un producto a un cliente. Consiste en la realización de todas las operaciones mediante planificación y control. Comprende desde el aprovisionamiento de los proveedores hasta la llegada de los productos al cliente final, por lo que su responsable debe tratar de optimizar el flujo de movimientos de los bienes. De esta manera se rentabilizan los costes que provoca este proceso.

Las tareas de la Cadena de Suministro se inician con la función de aprovisionamiento y compras, donde se debe gestionar la cantidad adquirida y su precio. Continúan con la fabricación de los productos y finalizan con la función de almacenes. Allí se deben gestionar los stocks, buscando el equilibrio entre la demanda y las existencias de producto. También la organización de las entradas, permanencia y salidas de los distintos productos en el almacén.

Por lo tanto, el SCM supone mantener, de forma óptima, una compleja estructura de relaciones con proveedores, suministradores y clientes. De esta manera encuentra los materiales y mercancías necesarios que permitan a la empresa manufacturar o manipular los productos que, posteriormente, se distribuirán hasta su entrega.

Etapas

El Suministro es, precisamente, la primera fase de la gestión de esta cadena en la empresa. La instrucción sobre cuáles son las materias primas y mercancías necesarias, y en qué cantidad, para hacer frente a las previsiones de fabricación, constituye el inicio de la cadena de suministro y su gestión.

La Fabricación es la segunda etapa de la gestión de la cadena de suministro. En ella se determinan el número de productos acabados y en qué plazo son necesarios. Así se atienden las previsiones de la distribución con objeto de satisfacer la demanda de los clientes.

La Distribución es la última fase de la gestión de la cadena de suministro. El abastecimiento en los plazos establecidos, de los distintos puntos de venta, supone determinar el número de productos acabados que se transportan hacia cada destino comercial para llegar a los clientes finales. En la actualidad, con mayor relevancia del comercio electrónico, se produce la distribución directa hasta el cliente final. Así se hace más compleja esta etapa.

Ventajas

La eficiente gestión de la cadena de suministro supone un conjunto de importantes ventajas para la empresa. Por ejemplo:

  • Mejora de la fidelidad de los clientes: la mayor satisfacción del cliente ante una mejor calidad del servicio se traduce en su mayor valoración de la marca y producto. Por lo tanto, mayor repetición de compra.
  • Mayor eficiencia del proceso de suministro: la información instantánea de las actividades desarrolladas en el proceso de suministro, mejora el control por parte de la empresa y la toma de mejores decisiones, en tiempo y forma. A su vez, se produce una drástica reducción de los problemas con proveedores y clientes, así como los internos entre los distintos departamentos de la empresa.
  • La mayor rentabilidad de la empresa: un menor número de problemas, muchos de los cuales aumentan los costes, como las excesivas existencias que pueden dar lugar a deterioros u obsolescencias. Otros disminuyen los ingresos, como las roturas de stock. Suponen un crecimiento del capítulo de beneficios de la empresa, por lo tanto, su rentabilidad.
  • Mejora de la competitividad: la conjunción de ventajas como la fidelización de clientes, que reporta más ventas y mayor rentabilidad, redunda en una mayor competitividad en el mercado. Permite a la empresa nuevos retos estratégicos.

El beneficio que aporta la Gestión de la Cadena de Suministro se resume en dos grandes aspectos:

  • Satisfacción de los agentes que integran la cadena de suministro de la empresa como proveedores, suministradores y clientes.
  • Disminución de los costes operativos durante el proceso.

Para ello, hay que desarrollar de manera eficiente las siguientes funciones:

  • Negociar con los restantes componentes de la cadena, para coordinar estrategias que aporten eficiencia a todas las partes.
  • Gestionar las rutas de transporte del suministro con los distintos operadores.
  • Gestionar los espacios de almacenamiento.

Costes

La toma de decisiones sobre la cadena de suministro impacta en la efectividad de las operaciones. Consecuentemente, en los costes en los que se incurren, una de las principales preocupaciones del SCM.

Debido a que la cadena de suministro es un sistema, se puede afirmar que los costes de las actividades están relacionados entre sí. Por ende, cualquier modificación en el coste de una actividad puede impactar sobre otras a lo largo de la cadena. Esto significa que la disminución de los costes debe plantearse como resultado de la eficiencia en las operaciones. No por la disminución de forma individual de los costes de cada una de las actividades del proceso.

Así, la reducción de los costes de la cadena de suministro requiere el análisis de los costes de cada una de las actividades. Así mismo, el impacto, en positivo o negativo, sobre las restantes actividades con las que se relaciona, de las distintas modificaciones que se pueden producir en cada una de ellas.

Eficiencia

La eficiencia efectiva de la cadena de suministro requiere el análisis de los diferentes costes de las actividades. Están interrelacionadas para lograr su optimización. Su resultado es inviable sin la gestión y coordinación de las partes que integran este proceso.

Así, la eficiencia de los agentes e infraestructuras en el proceso (proveedores, productores, consumidores, almacén y distribución) es determinante en la eficiencia en la cadena de suministro. Representa la mínima utilización de recursos y en el menor tiempo para alcanzar una mayor satisfacción del consumidor. La actuación de la empresa, con la finalidad de alcanzar la eficiencia en la cadena de suministro, se debe caracterizar por:

  • Especialización en Cadena de Suministro (Supply Chain), que se consigue con la comunicación y coordinación de las partes del proceso logístico.
  • Transparencia, que supone un flujo de información inmediato transmitido a todos los agentes involucrados.
  • Análisis de mercado, para identificar las oportunidades de mercado que aportan los distintos comportamientos en la cadena de suministro.
  • Versatilidad, con capacidad de adaptación de manera rápida a la evolución del mercado.
  • Excelencia, que supone la actitud y el desempeño por la mejora de forma continua.

Patrones de demanda

Planificación

La planificación de la demanda es una actividad de la empresa que facilita sustancialmente la gestión de las operaciones de la cadena de suministro. La información aportada por el ejercicio de planificación de la demanda permite optimizar los volúmenes de aprovisionamiento y compras de materias primas y mercancías para la cadena de producción, reducir los niveles de existencias en almacenes y mejorar las expectativas de los clientes.

La utilización de la planificación de la demanda en las empresas y organizaciones permite anticipar las necesidades de suministro en volumen, especificaciones y plazos. Para la fabricación de los productos y su entrega a los clientes en las condiciones exigidas.

Por lo tanto, se pueden señalar como consecuencias de una idónea planificación de la demanda el incremento del nivel de satisfacción de los clientes y su confianza en la empresa. También un volumen de existencias más ajustado a los requerimientos de la demanda. Representa una menor cantidad y, como consecuencia, una disminución de los costes de su mantenimiento. Provoca, al mismo tiempo, un incremento de la rentabilidad de la empresa.

Tipos

Las estimaciones para predecir la demanda de la empresa utiliza distintas fuentes informativas como: las series históricas de ventas de la empresa, los pedidos de los clientes, las previsiones de los equipos comerciales, las tendencias en el sector y competencia, así como indicadores económicos y del mercado. Con distintos análisis estadísticos permiten establecer patrones de la demanda en empresas y organizaciones.

Las variaciones en los cálculos de la demanda entre distintos periodos no suponen necesariamente un cambio en los patrones de demanda. Puede indicar varios tipos de estos:

  • Tendencia: la variación de las cifras se mantiene en el intervalo de una línea. Puede ser creciente, constante o decreciente. Su pendiente determina la intensidad de la variación anual.
  • Estacionalidad: la demanda presenta una fluctuación que se repite en determinados periodos como consecuencia de distintas circunstancias que afectan a la linealidad de los comportamientos.
  • Variación aleatoria: es la que se produce como consecuencia de distintos factores que afectan a la demanda y son aleatorios. El impacto de los factores puede ser de distinta intensidad. Puede afectar a las previsiones realizadas cuando es grande, aunque el patrón de demanda se mantiene.
  • Ciclo: hacen referencia a periodos de varios años en los que se producen crecimientos y descensos ondulatorios en la economía que, lógicamente, influyen en la demanda. Pertenece al ámbito de la macroeconomía y suponen rupturas en los patrones de la demanda de las empresas cuando irrumpen en el ámbito de la microeconomía.

Cambios

Los tres tipos de patrones de demanda que pueden ayudar a la empresa a realizar sus previsiones: tendencia, estacionalidad y variaciones aleatorias. Pueden verse sometidos a cambios significativos en los hábitos y comportamientos de los clientes. Modifican sustancialmente la forma de los patrones de demanda. En este contexto, se pueden diferenciar entre:

  • Demanda estable. Cuando los cambios no suponen una modificación sustancial del patrón de demanda que se mantiene, aunque las cifras no son las mismas en cada uno de los distintos periodos. Es la situación de mayor facilidad para realizar previsiones.
  • Demanda dinámica. Los cambios son muy significativos afectando a los patrones de tendencia, estacionalidad o variabilidad de la demanda actual. También por un cambio de ciclo económico que dificulta muy seriamente la realización de previsiones de demanda.

Patrones

Es necesario señalar que los patrones de demanda se establecen a partir de un conjunto de condiciones o normas en el mercado. Se podrían alinear con entornos de carácter social, legal, tecnológico, político o económico. Como se ha visto con los cambios de ciclo económico, que derivan en periodos de crisis o bonanzas económicas. Cuando estas condiciones cambian, los comportamientos y hábitos se modifican, propiciando cambios en los patrones de demanda.

En esta descripción pueden introducirse los productos que responden a demandas de moda o de una sola compra. Su explosividad dificulta la determinación de sus patrones de demanda unitaria de cada producto. Si bien la agregación de líneas, gamas o familias de producto normaliza las características de la demanda, posibilita patrones de conjunto.

Por otra parte, se está en un momento en el que las nuevas tecnologías han posibilitado la figura de un nuevo consumidor más dinámico: el consumidor digital. Se caracteriza por estar en cualquier lugar y cualquier momento, conectado globalmente, geográficamente disperso y abierto a las innovaciones en el producto.

Estrategia de operaciones

La estrategia de operaciones es un plan a largo plazo en el que se indican las acciones a realizar. Están basadas en un adecuado uso de los recursos de la empresa para alcanzar los objetivos propuestos, con la finalidad de mejorar la competitividad de la compañía.

Al aludir a operaciones, se hace referencia a las acciones que permiten la transformación de unas entradas en producto acabado. Por ende, en el ámbito de las empresas fabricantes se indican las actividades de manufactura.

Una buena estrategia de operaciones se basa en:

  • Un buen diseño y despliegue de la cadena de suministro.
  • El compromiso de los empleados, para lo que es necesaria una precisa y entusiasta comunicación al personal.
  • Los recursos adecuados para su implementación.
  • Que sea capaz de adaptarse a las continuas modificaciones del entorno.

El objetivo de la estrategia de operaciones es encontrar una ventaja competitiva en el proceso que debe seguir la producción de un bien. Debe diferenciar o mejorar a la empresa sobre la competencia.

Dirección comercial

En TECH Universidad Tecnológica presentamos, desde la Escuela de Negocios, programas académicos destinados a directores y responsables del área comercial. Por ejemplo, el Máster en Dirección Comercial y Ventas o el Máster en MBA en Dirección de Marketing (CMO) tienen entre sus objetivos profesionales alcanzar el puesto de Chief Revenue Officer (CRO).

En este campo, el Máster en Dirección Comercial y Marketing se destaca entre las múltiples opciones como el programa con la información más novedosa del sector. Ha sido creado para ampliar tus habilidades y, por tanto, lograr el éxito de la empresa en la cual se apliquen estos conocimientos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir