Branding personal
Las herramientas con las que se construyen las marcas, características y estrategias se fundamentan en el branding personal.
facultad de escuela de negocios · comunicación
lun. 26 de abr. 2021
0

Las herramientas con las que se construyen las marcas se fundamentan en el branding personal. Entender este concepto, así como sus principales características y estrategias competitivas, otorga a especialistas en Dirección Corporativa los principios básicos sobre los que se basa el éxito de un emprendimiento personal.

Concepto de ‘branding’

A pesar de que no existe una definición única, este concepto hace referencia a la forma en la que se transmiten y se comunican los valores, habilidades y fortalezas con las que cuenta una persona que la hacen sobresalir por encima del resto en un entorno determinado. La marca personal ayuda a las personas a posicionarse, a ocupar un lugar preferente en la mente de los demás al destacar por el valor con el que cuentan.

Y, precisamente, el auténtico valor de las marcas personales reside en las habilidades con las que cuenta el individuo, ya sean personales o profesionales. Sin embargo, para que la marca personal sea sólida, debe partir del autoconocimiento. A partir de él se define la verdadera identidad personal y se muestra la autenticidad de una persona como valores añadidos que le ayudarán a posicionarse en un mundo cada vez más competitivo.

Es por ello por lo que ya no hay que trabajar para ser conocido, sino para ser conocido por la huella que se deja o por el recuerdo que tienen los demás de una marca personal.

Estrategias para desarrollar la marca personal

Lo cierto es que la marca personal se ha convertido en una obligación para los profesionales de cualquier sector que quieran destacar por sus valores y por aquellas fortalezas que le hacen distinguirse del resto. Sin embargo, lo más importante no es tener una marca personal, sino seguir una estrategia con respecto a ella para conseguir los objetivos que se han planteado.

Si no se define una estrategia para desarrollar la marca personal se corre el riesgo de que sean otros los que marquen su rumbo y sus metas. Como consecuencia, no se consigue destacar por encima del resto. A partir de la estrategia se determinan aspectos como los objetivos, el propósito o el modelo de comunicación a seguir. Por tanto, para avanzar con paso firme, no hay nada mejor que diseñar una estrategia con la que posicionar la marca personal y crear una huella positiva.

Cabe destacar dos estrategias competitivas que sobresalen por encima del resto y a partir de las cuales se puede desarrollar una marca personal:

Diferenciación

Consiste en destacar por encima del resto para ser elegido. Se requiere conocer lo que es, lo que aporta la marca y no el resto de la competencia. O bien saber cómo ofrecer la misma aportación que el resto, pero de forma diferente. Para destacar y dejar huella en la mente de las personas hay que ser diferente. De ahí que, más que en una opción, la diferenciación se convierta en una necesidad. Los cuatro pilares fundamentales sobre los que se sustenta la estrategia de diferenciación son:

  • La idea diferenciadora: definir qué idea o atributo hace que la marca personal sea distinta al resto.
  • Argumentación de la diferencia: explicar y detallar por qué la marca es diferente al resto, qué le ofrece la marca personal a la gente que no le ofrece el resto o qué ventajas le proporciona la marca que no proporciona las demás. Con ello, se recaba la información necesaria para mejorar la idea diferenciadora ya definida.
  • Comunicación de la diferencia: de nada sirve ser diferente y tener unos buenos argumentos si la marca personal no se transmite realmente como diferente al público. La creación de un plan de comunicación con el que conseguir este objetivo es fundamental para manifestar la diferencia de la marca personal.
  • Congruencia con el contexto: es necesario que los argumentos y los mensajes que se quieran comunicar sobre la marca personal tengan sentido en el contexto de la categoría o del segmento en el que se quiera insertar la marca personal. Para ello, hay que utilizar un lenguaje adecuado, una estética o unos referentes cercanos al público.
Especialización

Los profesionales que se concentran en una actividad particular o en un segmento o nicho de mercado suelen generar mejor opinión en la mente de los consumidores. Así son percibidos como expertos cargados de conocimiento y experiencia. La especialización puede focalizarse en personas o en productos y servicios. El enfoque que se centra en las personas trata de satisfacer sus necesidades, ya sean generales o concretas. Por tanto dirige la propuesta de valor de la marca personal a un determinado grupo, lo que conlleva descartar a todos los que no formen parte de él.

Por otro lado, el enfoque que se centra en productos o servicios satisface las necesidades de personas que se encuentran en distintos segmentos de mercado. En cualquier caso, las etapas que se pueden distinguir en toda estrategia de especialización son las siguientes:

  • Identificar al público objetivo.
  • Diseñar un portafolio de productos y servicios.
  • Reinventar el modelo del negocio.

No obstante, además de estas dos estrategias competitivas, existe una gran cantidad de ellas a partir de las cuales implantar y crear una marca personal al igual que hacen las grandes empresas con sus propias marcas de productos. Una de las que mejor acogida tienen en la actualidad para desarrollar e implementar una marca personal es la estrategia de marketing. Cuenta con las siguientes etapas:

  1. Investigación del mercado.
  2. Segmentación.
  3. Targeting.
  4. Posicionamiento.
  5. Marketing mix.
  6. Controlar.

Comunicación corporativa

En los últimos años, gracias al avance de las tecnologías, TECH Universidad Tecnológica ha creado nuevos posgrados en temas de comunicación, esenciales para el desarrollo. Como cada vez es más necesario implementar una buena gestión, el Máster en Dirección de Marketing y Comunicación Política y el Máster en Dirección de Empresas de Comunicación cuentan con el objetivo de mejorar el ambiente organizacional de la empresa, así como su entorno.

Si quieres alcanzar el éxito profesional en el ámbito de la alta dirección empresarial ampliando tus habilidades comunicativas, no dejes pasar la oportunidad de estudiar este Máster en Dirección en Comunicación Corporativa. Se trata de un programa intensivo que te ayudará a afrontar retos y a incrementar tus conocimientos y habilidades directivas.

Artículos relacionados

1 /

Compartir