¿Qué es un proyecto educativo?
La pregunta ¿Qué es un proyecto educativo?, nos ayuda a entender el como se desarrolla un proyecto educativo desde cero hasta su culminación.
facultad de educación · innovación
jue. 01 de jul. 2021
0

Antes de responder a la pregunta de nuestro título «¿Qué es un proyecto educativo?», es necesario entrar en contexto acerca de sus conceptos básicos. El término proyecto deriva de los términos latinos proicere y proiectare, que significan arrojar algo hacia adelante. Partiendo de esto, proyecto en sentido genérico significa la planeación y organización de todas las tareas y actividades necesarias para alcanzar algo.

Diseñar un proyecto educativo significa planear un proceso para alcanzar una meta educativa u objetivos de aprendizaje. Esto implica desde la selección del problema surgido en un contexto educativo particular, su tratamiento, hasta la presentación del informe. En otros términos, corresponde a la realización de varias etapas interrelacionadas de concepción, planeamiento, formulación de acciones, implementación y evaluación.

El objetivo principal de un proyecto es resolver en forma organizada y planificada un problema previamente identificado en su realidad educativa, aprovechando para ello los recursos disponibles y respetando ciertas restricciones impuestas por la tarea a desarrollar y por el contexto. Con relación a esto, el proyecto educativo pretende utilizar las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) para mejorar la calidad de la educación, de manera que se posibilite a las diferentes instituciones alcanzar su misión educativa.

Esto implica realizar proyectos de innovación educativa que contemplen propuestas que permitan solucionar el o los problemas previamente identificados en su realidad educativa usando las TIC disponibles. Comprender lo que es un proyecto educativo implica identificar un problema a atender, sus causas y consecuencias, y a partir de ello, planear un proceso para alcanzar una meta que lo solucione total o parcialmente.

Planear el proceso para alcanzar la meta

Como parte de las características de un proyecto de innovación educativa, se debe mencionar los siguientes puntos:

  • Surge de una necesidad identificada en el contexto educativo, de los intereses personales o del grupo y/o de los objetivos de aprendizaje enmarcados por el docente.
  • Implica una reflexión en la cual se confrontan, por una parte, las necesidades y por otra, los medios para satisfacerlas.
  • Durante su formulación, se explicita el problema a resolver, los objetivos del proyecto, las necesidades y los recursos disponibles. Igualmente, se distribuyen responsabilidades y se definen los plazos para cada actividad.
  • El proyecto, al ser grupal, requiere del compromiso de cada uno de los miembros involucrados y de la organización conjunta de las actividades a realizar.
  • El proyecto debe ser evaluado en forma permanente, confrontando el trabajo realizado con el proyectado y analizando también el proceso de realización. También debe ser analizado el resultado final de él, en términos del impacto que este significó para la comunidad educativa.

Implicaciones del proceso

En esta primera etapa, es necesario considerar las necesidades y motivaciones expresadas por los propios alumnos, los profesores, directivos y padres. Igualmente, se debe definir y explicitar una necesidad real de una población específica, que ha surgido como consecuencia de haber observado críticamente la realidad educativa en la cual se desempeña como docente y que puede ser una situación problema posible de resolver. Puede ser a partir de una rama de estudios, una problemática más o menos amplia y no bien definida, motivada por lecturas previas o a veces por experiencias personales.

Presentación de los resultados

El paso final del proyecto es la redacción del informe, el cual debe ser realizado con claridad y objetividad. El informe es un paso tan necesario como los anteriores, en lo que concierne a su estructura básica debe tener una secuencia lógica y ajustarse a ciertos convencionalismos universales que conviene respetar. El informe en líneas generales debe contener:

  • Sección preliminar: constituye una especie de presentación general el trabajo y comprende: título, índice o contenido general.
  • Cuerpo del informe: es el núcleo central en el que se desarrolla el problema y la propuesta de solución. Ha de contener: introducción, planteamiento del problema, justificación del problema, objetivos del proyecto, recursos, actividades, cronograma, conclusiones y recomendaciones.
  • Sección de referencias: para no recargar el texto del informe se traslada a una sección separada las referencias bibliográficas y los anexos o apéndices.

Identificar el problema

Para pasar de la necesidad identificada al problema en sí, debe procederse a la delimitación del problema. En este sentido, el problema debe delimitarse tanto en la extensión (ámbito o alcance) del concepto como en el tiempo y el espacio. La delimitación requiere:

  • Revisión inicial de la literatura o de la bibliografía que existe sobre la temática del problema definido.
  • Sondeos de documentación en archivos y bibliotecas con el fin de observar cómo han sido desarrollados temas y proyectos similares.
  • Consejos de profesionales especializados y con experiencia en el campo específico que se desea abordar.
  • Información en Internet como por ejemplo, proyectos educativos en otros países.

Atender a sus causas y consecuencias

Una vez seleccionado el problema es necesario plantearlo como tal. Pero ¿Qué es plantear un problema?, ¿Cómo se hace un buen planteamiento de un problema? Plantear un problema de innovación educativa es definir exactamente qué es lo que se desea resolver, que se desea solucionar y en qué se desea innovar. Un buen planteamiento sirve para no perderse ante las diversas posibilidades y expectativas que ofrece cada problema. El plantear un problema comprende fundamentalmente tres pasos:

  • Observación y descripción: este primer paso implica la realización de un diagnóstico inicial de la situación problemática, anotando los hechos que demuestren la existencia del problema. Un problema correctamente definido contiene en sí la estructura básica del proyecto.
  • Análisis: analizar un problema significa descomponerlo en sus partes constitutivas o aspectos básicos, con el fin de determinar en qué consistirá el trabajo. Realizar un análisis exhaustivo del problema permite identificar los aspectos que lo conforman, establecer sus posibles relaciones y explicar y justificar dichas relaciones en términos de posibles razones teóricas. Algunas preguntas que pueden ayudar a realizar este análisis son:
    • ¿En qué circunstancias aparece el problema a resolver?
    • ¿Qué elementos pueden originarlo?
    • ¿Qué elementos básicos lo componen?
    • ¿Cuáles componentes son fundamentales?
    • ¿Cuáles son secundarios?
    • ¿Qué interrelaciones existen entre los elementos componentes?
    • ¿Qué aspectos del problema se desconocen?
    • ¿Cuáles faltan?
    • ¿Qué explicaciones o modelos permiten una mejor comprensión del problema?
  • Delimitación: este paso consiste en circunscribir el problema a un medio o espacio geográfico, a un ámbito determinado, a un grupo humano y a un período de tiempo.

Una vez realizados los procesos de descripción, análisis y delimitación, se está en mejores condiciones para enunciar el problema y formular los objetivos del proyecto, pero ¿qué nombre se le dará al proyecto?.

Análisis DAFO

En el mundo de la empresa se encuentran dos términos, el DAFO y el CAME. En este orden de ideas:

  • DAFO significa Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. A lo que se contrapone el CAME, que es Corregir, Adaptar, Mantener y Explorar. Así que, en este caso, se empleará solo dos del DAFO (amenazas y oportunidades), y sus dos contrapartidas del CAME (adaptar y explorar).
    • Correct the Weaknesses: corregir las debilidades.
    • Adapt to/Adjust to the Threats: adaptar/ajustar a las amenazas.
    • Maintain the Strengths: mantener los puntos fuertes.
    • Explore the Opportunities: explorar las oportunidades.

Por consiguiente, el proyecto educativo tiene que ser de las dos cosas. Ni los profesores, universidad, trabajadores y alumnos quieren castillos en el aire y son inversores en el proyecto a todos los niveles. Tiene que dar Empowerment/ Ownership a los profesores, trabajadores y alumnos, además de la Universidad y otras entidades involucradas como el equipo de gestión.

El éxito del proyecto se basa en lo que por su puesto se logra y en su operatividad, pues si no es operativo se caerá o chocará en el primer muro que encuentra en su camino. Muchas herramientas y conceptos del mundo empresarial están trasvasándose a entornos educativos, como se ha visto en el caso con la idea de las soft skills y ahora con el ejemplo del análisis DAFO, FODA o en inglés SWOT.

El especialista en proyectos educativos

Para TECH Universidad Tecnológica es importante que su alumnado profesional obtenga las herramientas intelectuales necesarias para desarrollar sus labores. Por ello cada uno de sus programas fue diseñado de la mano de los mejores expertos de cada área. Tal es el caso de su Facultad de Educación donde se ofertan programas como la Maestría en Trastornos del Habla, Lenguaje y Comunicación y la Maestría en Altas Capacidades y Educación Inclusiva. Sin embargo, para el profesional que busque complementar su profesión con el ámbito de la estructuración y la creación de proyectos, su mejor elección será la Maestría en Programación e Implementación de Proyectos Educativos.

Artículos relacionados

1 /

Compartir