Neuroquímica del cerebro

La neuroquímica del cerebro permite un tipo de comunicación y conexión neuronal que conforma el pensamiento a nivel cerebral.

facultad de educación · neuropsicología
viernes, 29 de julio de 2022
0

Son dos los tipos de comunicación que se pueden llevar a cabo a nivel neuronal: la eléctrica, mediante la despolarización de la membrana neuronal, y la química. Con respecto a esta segunda, la comunicación neuroquímica del cerebro, no se limita a las neuronas, ya que cumple una extensa labor dentro del organismo en el líquido extracelular a nivel:

  • Nervioso: liberando neurotransmisores en las uniones sinápticas con una actuación local.
  • Endocrino: hormonas que van al torrente sanguíneo influyendo en células alejadas.
  • Neuroendocrino: las neuronas secretan neurohormonas que van al torrente sanguíneo, influyendo en células alejadas.
  • Paracrino: las células secretan sustancias que afectan únicamente a las células vecinas.
  • Autocrino: las células secretan sustancias con las que se afectan a sí mismas.

Como se ha indicado, existen 2 modalidades de comunicación a nivel neuronal, mediante impulsos eléctricos que se originan en las dendritas y en el soma, las cuales se conducen por el axón hasta los botones terminales y mediante sustancias químicas que actúan como mediadoras en la transmisión de información a otras neuronas y células del organismo.

La comunicación eléctrica se realiza aprovechando las diferencias de potencial eléctrico entre el interior y el exterior celular, que sirven de vehículo para la transmisión del impulso nervioso o potencial de acción, en donde participan los canales iónicos y las bombas iónicas en el caso del trasporte activo. Las neurohormonas sirven como medio de comunicación química, además, van a tener una gran influencia en la percepción y expresión de emociones como la dopamina.

Las neurohormonas

Existen diferentes tipos de hormonas y neurohormonas:

  • Proteínas y péptidos: incluyen a la hormona liberadora de la tirotropina, hormona del crecimiento y prolactina. Esta se sintetiza en el retículo endoplásmico rugos.
  • Esteroides derivados del colesterol: incluye cortisol y aldosterona (hormonas corticosuprarrenales), testosterona, estrógenos y progesterona (hormas sexuales). Se sintetizan a partir del colesterol.
  • Derivados del aminoácido tirosina: incluye tiroxina y trioydotironina (hormonas de la glándula tiroides) que se sintetizan a partir de la tirosina; adrenalina y noradrenalina (hormonas de la médula suprarrenal) las cuales se captan y almacenan en vesículas.
  • Glucoproteínas: son hidrosolubles, integrado por oligosacáricos y polipéptidos, situadas en las membranas celulares.

Clasificación de las neurohormonas

Entre la clasificación de neurohormonas se destacan:

  • La dopamina: tiene una función inhibitoria, participando del estado de alerta, además, suele estar asociada a la consecución del placer y el deseo sexual, activando el sistema nervioso simpático, necesario para los nuevos aprendizajes basados en el deseo por conseguir el refuerzo. Es generada en el Locus níger en la parte ventral del tegmento mesencefálico. Llega hasta el núcleo accumbens, la amígdala, el área septal lateral, el núcleo olfatorio anterior, el tubérculo olfatorio y el neocórtex.
  • La oxitocina: asociada a la empatía, el deseo sexual y a la conducta paternal, facilitando la formación de vínculos afectivos. Producido en el núcleo supraóptico y el núcleo paraventricular del hipotálamo hasta llegar a la hipófisis y de ahí al torrente sanguíneo.
  • Adrenalina: incrementa el pulso cardíaco y la presión sanguínea, y prepara al organismo para situaciones de tensión, ya sean agradables o no. Altos niveles de adrenalina provocan fatiga, falta de atención, insomnio y ansiedad. Bajos niveles provocan decaimiento y depresión.
  • Noradrenalina: está implicada en los procesos de atención, aprendizaje, sociabilidad y sensibilidad a las emociones y deseos de los demás. Se genera en el locus coeruleus de la formación reticular, que tiene función de “marcapasos” y envía conexiones anóxicas a la amígdala, la formación hipocámpica y la corteza prefrontal.
  • Serotonina: asociada al apetito y al deseo sexual, importante para la aparición del sueño, la coagulación de la sangre, la aparición de migrañas, la apreciación del dolor y funciones cardíacas. La mayoría se genera en el noveno núcleo del rafe, entre la línea media del puente y el bulbo raquídeo, en el tallo cerebral.
  • La acetilcolina: afecta a la capacidad de retención de la memoria a corto plazo. Niveles altos facilitan el aprendizaje y la memoria.

Funciones combinadas de las neurohormonas

Aparte de la labor de participación específica de los neurotransmisores en determinadas funciones de forma individualizada, también pueden presentarse de forma combinada con otros neurotransmisores, aumentando el cuadro que presentan, así la acumulación de dopamina y serotonina a la vez son las responsables de la aparición de la ira.

Igualmente, y en el ámbito clínico, se ha descubierto que determinadas psicopatologías evidencian niveles anormales de estas neurohormonas, haciendo imprescindible que sea tenido en cuenta para una correcta intervención, precisando el uso de medicamentos que compensen dichos desajustes, aumentando de esta manera las posibilidades de recuperación del paciente.

Sin entrar a valorar los aspectos genéticos o medioambientales que están en el origen del trastorno de depresión mayor, se ha observado cómo estos pacientes muestran niveles anormales de serotonina, norepinefrina y dopamina en lo que se ha denominado como hipótesis de las monoaminas en la depresión. La carencia de noradrenalina o su desequilibrio con la serotonina causa psicosis depresiva unipolar o bipolar.

Uno de los comportamientos tradicionalmente atribuidos al mundo animal, a diferencia del humano, es el de la agresividad como medio de subsistencia, ya sea con sus semejantes para conseguir y mantener un determinado estatus, como con sus presas. En humanos, a pesar de que existen “rasgos” de agresividad en alguno de los comportamientos diarios, como gritar al que realiza un adelantamiento indebido. Estos no llegan a manifestarse como una amenaza para los semejantes, todo ello gracias a la socialización; es decir, a la interiorización de valores y códigos de conducta que permiten la convivencia en sociedad.

La agresividad está fomentada en determinados momentos de escasez de recursos o cuando se está ante un peligro inminente. Igualmente, el sitio donde se vive, por ejemplo, en un barrio inseguro, puede acentuar esa agresividad interna como medio de sobrevivir ante un medio hostil.

Sistema de defensa

Algunos teóricos señalan a reminiscencias de los tiempos de las cavernas, donde la línea que separaba al humano del mundo animal era muy fina. Era allí donde se regían por los mismos comportamientos instintivos para alcanzar un estatus y mantener su territorialidad. Algunos autores distinguen precisamente entre agresividad, entendida como algo “útil” para el individuo, y la violencia como una conducta destructiva sin ningún fin en sí misma. Aunque sus manifestaciones en peleas o agresiones a otro puedan a veces llevar a confusión.

El origen de la agresividad es multifactorial, ya que se debe tanto a un componente genético, como social y educacional. Este es facilitado por el consumo de determinadas sustancias estimulantes, así como por algunos estados mentales distorsionados; como en el caso de los maniacos-depresivos, paranoides o psicóticos.

En humanos, durante muchos años, se ha atribuido a la testosterona como la responsable de la presencia de la agresividad. Esto explicaría por qué en la juventud se tiene los niveles más elevados de testosterona y se muestran los comportamientos más agresivos; aunque también se ha observado cómo la agresividad genera mayores niveles de testosterona, por lo que no está claro cuál es el desencadenante de los dos.

Desarrollo y aprendizaje cerebral

El proceso de transmisión del conocimiento en ocasiones resulta complejo y demasiado estructurado si se remite desde la posición del educador. Conocer el proceso que sucede al interior de cada ser humano durante esta tarea, es de vital importancia, ya que de este modo se podrán aplicar diversidad de estrategias en ello. Por esto, se hace necesario que el profesional cuente con estos conocimientos, efectuando un procedimiento optimizado en cada alumno.

TECH Universidad Tecnológica se ha centrado desde su fundación en la educación de alta calidad para su alumnado profesional. Destaca en ello su Facultad de Educación, donde se ofertan posgrados tales como el Máster en Investigación en Educación y el Máster en Terapia Vocal. Sin embargo, para aquellos profesionales interesados en dominar el campo de la educación cerebral, no hay duda alguna que su mejor opción será optar por el Máster en Neurociencias para docentes.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir