Habilidades tecnológicas en el alumnado

Las habilidades tecnológicas en el alumnado permiten afrontar nuevas problemáticas de manera adecuada dentro y fuera del aula.

viernes, 29 de julio de 2022
0

En este artículo se abordan las habilidades tecnológicas del alumnado necesarias para la incorporación y aprovechamiento de la tecnología en clase. El ser humano se define por ser un “animal social”, buscando el vivir en sociedad como forma de desarrollarse. Para ello debe de asumir una serie de normas de convivencia, donde se establecen los límites sobre lo que se puede o no hacer.

Un proceso que se va aprendiendo con el tiempo y la experiencia, y que afecta a todos los miembros de la sociedad. A pesar de considerarse a la socialización un proceso universal para todo, algunos van a nacer con ciertos “privilegios” que los demás no tendrán. Así, recibiendo una educación “diferente” al resto, ya sean estas diferencias por cuestión de casta, poder o economía.

Normas que van a ir cambiando con el tiempo y también con la edad del miembro de la sociedad. Así a los niños se les “consienten” determinados comportamientos, considerados inadecuados a cualquier otra edad; igualmente a los adultos se les “permiten” ciertas prácticas y acciones que estarían mal vistas y hasta prohibida en otro momento de la vida. Este proceso de “acercar” al individuo a la sociedad se denomina socialización y suele ponerse en evidencia cuando se va al extranjero. Es allí donde las costumbres y usos de otros lugares parecen “raros”, precisando un período de “adaptación” a las normas “locales” antes de poderse considerar integrado.

La importancia de este proceso es porque llega a influir en el desarrollo del cerebro y sus capacidades; de ahí la importancia de conocer las peculiaridades del pensamiento en los menores, pudiendo establecer programas adaptados para potenciar sus capacidades. Así, sabiendo que la guía deberá de estar focalizada en la optimización de su capacidad de inhibición, memoria de trabajo y flexibilidad de pensamiento.

Juegos educativos

Algunos modelos teóricos se han centrado en qué factores facilitan o interfieren en el desarrollo de las capacidades innatas. Esto ya que conociendo estos, se pueden potenciar, reduciendo aquellos que impiden un correcto desempeño, en la medida de lo posible.

  1. El modelo psicosocial de Tannenbaum, introduce como novedoso con respecto a los anteriores, el factor suerte. Además de los influjos ambientales que van a determinar el desarrollo, también el de las capacidades generales y específicas, así como factores no intelectuales.
  2. El modelo de interdependencia de Mönks, introduce factores ambientales como fundamentales: la familia, la escuela y las amistades.

Durante mucho tiempo se ha considerado que existen para determinadas capacidades un período crítico en el aprendizaje. De forma que aquellos que no tuvieron la oportunidad de ir a la escuela cuando eran pequeños, luego no podrían desarrollar las habilidades y capacidades que se enseñan en dicha institución. Concepto que ha sido cuestionado desde la neuroeducación, que estima que con la estimulación adecuada se pueden conseguir nuevos aprendizajes; pero estos deben ser significativos y relevantes para el menor, si no, simplemente los ignorará y desatenderá.

Hay que tener en cuenta que las potencialidades que aparecen desde la infancia no tienen por qué mantenerse durante la vida adulta, debido a que la persona no ha sabido o podido practicarlas adecuadamente. Si bien el proceso de la flexibilidad neuronal es fundamental para el desarrollo de nuevos aprendizajes, cuando no se produce este, el cerebro va perdiendo su potencialidad. Así, acomodándose a los procesos básicos para el desempeño de la actividad de la persona. De ahí, la importancia de la detección e intervención temprana de estas potencialidades para facilitar su práctica. Además, con ello evitar que se pierdan en un futuro por la inacción de estas.

Habilidades tecnológicas en el alumnado: gamificación

La gamificación, por su parte, es la estructuración del juego con fines pedagógicos. Esto es, usar el proceso de aprendizaje natural basado en el juego, pero con cierta finalidad. Esta finalidad no tiene que ser necesariamente aprender un conocimiento, pues puede implicar el desarrollo de cierta habilidad. Por ejemplo, e incluso para realizar intervenciones a través del juego las cuales pueden ser más o menos evidentes y orientadas a un tipo de problema u otro. Así para la prevención de la distonía neurocirculatoria, que es la modificación del correcto “uso” de la musculatura por parte del organismo, bastaría con la incorporación de ejercicios de calentamiento previos a la realización de una actividad física. Esto de medio o alto impacto, evitando así que durante las horas siguientes se produzcan síntomas como los calambres.

El juego terapéutico también está indicado en el caso de la rehabilitación, ya sea de problemas musculares o de coordinación. Tal y como el que tiene que llevar a cabo una persona que ha sufrido la amputación de algún miembro, un accidente cerebro vascular o de otro tipo que implique la pérdida parcial o total del movimiento de un miembro. Esto teniendo que reaprender con el “miembro sano” a desempeñarse lo más normal posible, compensando así la deficiencia sobrevenida. El juego terapéutico también es empleado en terapia como una forma de aproximarse al menor y que este no sienta la situación como amenazante o estresante. En el caso de que estos tengan que “testificar” ante una agresión, o a la hora de afrontar un “trauma” que les ha marcado.

Tecnología educativa

Internet en la escuela

La educación informal, también denominada educación paralela, no escolar o extraescolar, es el primer tipo de educación que surgió en la historia. No requiere de ningún tipo de estructura social ni finalidad, pues se puede obtener de forma no intencional; ya sea con una conversación con otra persona, viendo lo que le pasa a un tercero o con la propia práctica de una actividad. Este tipo de educación, más próxima a la vida cotidiana, se ha visto que es la más efectiva a la hora del aprendizaje. Esto ya que precisamente se aprende aquello que es aplicable al día a día.

Por ejemplo, en los Smartphones y otros aparatos electrónicos de hoy en día, se ha reducido considerablemente el tamaño de los manuales explicativos que los acompaña. Con anterioridad estos ocupaban casi la mitad de la caja y se precisaba de horas para poder entender cómo funcionaban los primeros aparatos. Hoy en día y con la práctica, es casi innecesario hacer uso de estos manuales, más allá de consultar dónde se enchufa el cable de la carga de la luz y poco más. El resto del aprendizaje ya viene dado por el uso de modelos anteriores con las que comparte muchas características similares; como el teclado de llamada, la agenda de teléfonos o el “Play Store” para bajar nuevas Apps.

Así, a pesar de la escuela convertirse en un centro de enseñanza formal, también lo es informal, en cuanto a que los alumnos inexpertos consultan con los expertos sobre sus demandas e intereses con respecto a la tecnología, desarrollando así habilidades que antes no tenían.

La tecnología en la educación

El proceso educativo ha evolucionado a grandes pasos en la modernidad. Esto se debe a la gran cantidad de herramientas con las que se cuenta dentro y fuera de las aulas para ejercer un proceso de transmisión del conocimiento adecuado. La digitalización constante permite que no exista la presencialidad, partiendo de ello como un beneficio que debe controlarse por el educador. Para dominar la amplitud de ítems que esto conlleva, el profesional de este campo se encuentra en constante búsqueda de nueva información, manteniéndose al tanto de cada nueva metodología diseñada.

TECH Universidad Tecnológica se posiciona actualmente como la mayor universidad digital del mundo. Este título se ha logrado mediante el diseño y la ampliación constante de un gran portafolio, donde se ofertan programas a profesionales de diversos ámbitos. Caso ejemplo de ello es su Facultad de Educación, donde se desarrollan posgrados tales como el Máster en Mediación y Resolución de Conflictos en el Aula y el Máster en Orientación vocacional y profesional. Por otra parte, para aquellos que buscan dominar el campo de las nuevas herramientas tecnológicas no cabe duda que su opción más acertada será tomar el Máster en Digital Teaching and Learning.

Categorías: master

Artículos relacionados

1 /

Compartir