El espacio iberoamericano de educación superior
El espacio iberoamericano de educación superior permite promover diversos programas de educación para cualquier tipo de población.
facultad de educación · educación universitaria
vie. 04 de mar. 2022
0

En el año 2006, en la XVI Conferencia Iberoamericana de Educación, celebrada en Montevideo (Uruguay), se redactó el documento que dio origen a la creación del Espacio Iberoamericano del Conocimiento. El objetivo del Documento es establecer las bases para el desarrollo de la iniciativa “Espacio Iberoamericano del Conocimiento” de acuerdo con el mandato recibido de la XV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Salamanca en 2005.

Para la elaboración de este documento se contó con las aportaciones y conclusiones del Encuentro de expertos iberoamericanos celebrado en Sevilla el 8 y 9 de febrero de 2006 y las recibidas de las instituciones responsables de la elaboración de la iniciativa como son El Consejo Iberoamericano de Universidades (CUIB), la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

A ello se sumaron los mecanismos de consulta desarrollados por el CUIB y la Reunión de viceministros y responsables de educación superior e investigación convocada por la OEI celebrado en Buenos Aires el 29 y 30 de mayo de 2006. La propuesta de avanzar en la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento fue formalmente presentada por el Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la Reunión de Universidades Iberoamericanas realizada en Sevilla en mayo de 2005.

La puesta en marcha de una iniciativa en este sentido estuvo presente en recomendaciones y mandatos emanados de diferentes instancias de la cooperación iberoamericana desde el año 1990, incluyendo las declaraciones de las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno celebradas en Bariloche (1995), Panamá (2000), Lima (2001), así como en las Conferencias Iberoamericanas de la Educación llevadas a cabo en Santo Domingo (2002) y Toledo (2005).

El Espacio Iberoamericano de Educación Superior

La Declaración de la Cumbre de Salamanca (2005) señaló explícitamente el compromiso de avanzar en la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento. El texto de la Declaración señala; Se propondrán a avanzar en la creación de un espacio iberoamericano del conocimiento, orientado a la necesaria transformación de la educación superior. Articulado en torno a la investigación, el desarrollo y la innovación, condición necesaria para incrementar la productividad. Así, brindando mejor calidad y accesibilidad a los bienes y servicios para los pueblos, así como la competitividad internacional de la región.

A tal fin, se solicita a la secretaría general iberoamericana que, junto a la organización de estados iberoamericanos para la educación, la ciencia y la cultura (OEI) y el consejo universitario iberoamericano (CUIB), trabajen en la necesaria concertación político-técnica para poner en marcha ese proyecto. En este espacio se deben incluir acciones de investigación respecto de planes regionales. Además del intercambio de experiencias en materia de alfabetización para lograr la enseñanza primaria universal.

A tal efecto se instruyó a la SEGIB; a que con base en las experiencias en curso en la región presente a los estados miembros un plan iberoamericano de alfabetización. Esto con el objeto de poder declarar la región iberoamericana “territorio libre de analfabetismo” entre el año 2008 y el 2015”. Para conceptualizar el Espacio Iberoamericano del Conocimiento, la amplitud de los términos “espacio” y “conocimiento” obligan a acotar y concretar su significado, de manera que la transición entre el propio concepto y su puesta en práctica en forma de propuestas y actividades sea viable y sencilla desde el punto de vista operativo.

Objetivos y pretensiones del Espacio Iberoamericano de Educación Superior

La definición de objetivos específicos y líneas de acción como contenidos del Espacio Iberoamericano del Conocimiento. Estos tienen como objetivo delimitar ámbitos de actuación que pueden requerir instrumentos específicos. En la educación superior y la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación son considerados los dos componentes o pilares que vertebran y delimitan dicho espacio.

Principales líneas de actuación

La educación superior engloba un ámbito propio centrado en la formación, la transmisión del conocimiento y la contribución a la generación de una ciudadanía responsable. Su papel en el desarrollo social y económico no admite discusión en cuanto responsable de la generación de capacidades y conocimientos. Las interacciones y la cooperación entre las instituciones de educación superior son instrumentos que han demostrado ser valiosos y eficaces. Esto para mejorar la calidad y pertinencia de las instituciones y de los actores involucrados, tanto docentes como estudiantes.

Investigación como desarrollo

La investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación son ámbitos con lógicas y características propias. Las instituciones de educación superior juegan un papel importante en estos procesos. Así, constituyendo una de sus funciones sustantivas, además de constituir un complemento imprescindible de las actividades docentes. Sin embargo, el desarrollo de estos ámbitos requiere la participación de otros actores, como los centros de investigación; además de las empresas, los centros tecnológicos, las instituciones de fomento y otras que se han caracterizado como elementos constitutivos de los sistemas nacionales de innovación.

En la actualidad nadie discute el papel de la investigación y la innovación como factores dinamizadores del desarrollo social y económico. La cooperación en estos ámbitos está jugando un papel fundamental en la evolución hacia unos nuevos modos de producción del conocimiento y hacia su internacionalización. Los dos componentes propuestos determinan un espacio iberoamericano del conocimiento. Mismo que los considera como dos pilares básicos para la sociedad del conocimiento y para el desarrollo de los países y las regiones; tal como se recoge en el Informe del Proyecto del Milenio, entre las siete medidas concretas propuestas como estrategias para el alcance de los ODM en América Latina.

Adicionalmente, la cooperación iberoamericana puede contribuir significativamente a la mejora de las capacidades, calidad e impactos de la educación superior, la investigación y la innovación. Si bien hay que reconocer que el papel de la cooperación no puede sustituir la responsabilidad nacional. Esto en la elaboración e implementación de políticas nacionales de apoyo a la educación superior y de fomento de la investigación y la innovación. Está demostrado que la calidad, eficacia y sostenibilidad de la cooperación internacional es proporcional a su inserción en las estrategias y políticas nacionales.

Los programas Neruda e IBEPI

Cyted es el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, creado por los gobiernos de los países iberoamericanos. Se creo para promover la cooperación en temas de ciencia, tecnología e innovación para el desarrollo armónico de Iberoamérica. Cyted logra sus objetivos a través de diferentes instrumentos de financiación que movilizan empresarios, investigadores y expertos iberoamericanos. Les permiten capacitarse y generar proyectos conjuntos de investigación, desarrollo e innovación.

Es por ello que los países que integran el Programa CYTED logran mantenerse actualizados en los más recientes avances y desarrollos científicos tecnológicos. Desde su creación en 1984 han participado en el Programa más de 28.000 empresarios, investigadores y expertos iberoamericanos en áreas prioritarias del conocimiento. El Programa Pablo Neruda es una acción de movilidad académica de posgrado (maestrías y doctorados), de ámbito regional y de carácter multilateral.

Está estructurado en redes temáticas conformadas por instituciones de educación superior (IES) de al menos tres países participantes en el programa. Cada país define las áreas científicas prioritarias y hace público el listado de programas de posgrado que pueden participar en el marco del Programa. La condición para la participación de dichos programas en el Pablo Neruda es que cuenten con la acreditación y el reconocimiento de calidad. Esto en lo que refiere a calidad educativa según sus propios sistemas nacionales de reconocimiento de la calidad.

El desarrollo en la modernidad

La vida moderna ha requerido de grandes cambios y procesos que han permitido un constante avance evolutivo hasta el día de hoy. Sin embargo, el proceso de cambio que se lleva detrás de ello requiere, en muchos casos, de gran apoyo y recursos tanto humanos como financieros. Por esta razón, la creación de diferentes fondos y organizaciones que se encarguen de reunir estos fondos y de incentivar la participación se han convertido en un pilar humano.

TECH Universidad Tecnológica se ha centrado desde sus inicios en el desarrollo y ampliación del conocimiento humano de forma constante. Por ello, dentro de su Facultad de Educación se ofertan programas que cumplen con altos parámetros de calidad brindando soluciones a las necesidades sociales que aparecen día tras día. Caso ejemplo de ello son su Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera y el Máster en Robótica Educativa, Programación y Diseño e Impresión 3D. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan dominar el campo de la educación superior, no cabe duda que su mejor decisión será optar por el Máster en Docencia Universitaria.

Artículos relacionados

1 /

Compartir