El equipamiento en el servicio de urgencias pediátricas
El equipamiento en el servicio de urgencias pediátricas hace parte de los correctos procedimientos de esta área de la salud tan importante.
facultad de educación · urgencias y emergencias en enfermería
mié. 26 de may. 2021
0

Los niños que consultan en una Unidad de Urgencias Pediátricas o Urgencias Generales que atiende población pediátrica, se presentan con necesidades variables en función de la edad, características personales y la patología por la que consultan. La dotación de equipamiento en el servicio de urgencias pediátricas y el personal de estas unidades varía en función del nivel asistencial, pero cualquier servicio debe poder asistir correctamente a todos los pacientes, desde época neonatal a la adolescencia, al menos en su estabilización inicial y planificación del traslado.

Estos servicios de Urgencias deben, por lo tanto, ofrecer una atención protocolizada, segura y suficiente en la totalidad de las ocasiones. Para esto se han desarrollado en los diferentes países guías consensuadas que hacen referencia a la infraestructura, equipamiento, dotación, formación del personal, organización y seguridad del paciente. Estudios posteriores a la elaboración de estas guías han comprobado que la preparación de los servicios de emergencia sigue siendo insuficiente en muchas ocasiones.

La finalidad de este capítulo es establecer las bases de la organización de un Servicio de Urgencias de Pediatría (SUP) de acuerdo a las recomendaciones de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP) y la Academia Americana de Pediatría (AAP).

Consideraciones iniciales

Características diferenciales de los SUP

La alta demanda asistencial, urgente y no urgente; la limitación de recursos; el contexto emocional del niño enfermo y sus familiares; la atención de pacientes no conocidos a cargo de facultativos distintos cada vez; las particularidades del trabajo en equipos multidisciplinares y su coordinación, pueden condicionar la calidad de la atención en situaciones de urgencia.

Gestión económica

La dotación de recursos materiales y personales depende de la gestión hospitalaria; pero se debe asegurar, en cualquier caso, el equipamiento necesario según nivel asistencial y número de pacientes atendidos; incluso con presupuestos reducidos.

Seguridad del paciente

Debe contemplarse desde su llegada hasta el alta e incluye:

  • Identificación del paciente: pulseras con al menos dos aspectos identificativos (nombre, fecha de nacimiento, número de Historia Clínica, SIP), etiquetado de las muestras.
  • Prevención de accidentes: utilizar las barras protectoras de camas y cunas con separación mínima entre barrotes de 6 cm y colchón duro, enchufes de seguridad y protectores de esquinas; retirada de cuerdas de persianas; fijación de mobiliario; custodia de contenedor de objetos punzantes, guantes y otros dispositivos peligrosos; supervisión de juegos apropiados por edad sin piezas pequeñas.
  • Prevención de infección: desde el lavado de manos hasta protocolos específicos de prevención de infección por catéter venoso central, sonda urinaria, o procedimiento quirúrgico, neumonía asociada a respirador y la prevención de la infección por Staphylococcus aureus resistente a meticilina y Clostridium difficile.
  • Registro de datos: deben existir formatos concretos de registro de datos (peso y constantes) del paciente y sistemas de identificación y aviso de valores anormales.
  • Gestión de hemoderivados: identificación inequívoca del receptor.
  • Seguridad del uso de medicamentos: almacenaje (dispensadores automatizados), prescripción (electrónica), administración (doble comprobación de las dosis, tablas con dosis pre calculadas por peso e instrucciones de preparación) y controles periódicos (condiciones de almacenamiento, caducidades).
  • Comunicación entre profesionales sanitarios (médicos, enfermeras) durante el traspaso del paciente.
  • Comprobación de órdenes (verificación de que la orden o información se ha transmitido correctamente haciendo que la persona receptora repita la orden completa).

Organización del servicio de urgencias pediátrico

La organización de un SUP es un proceso dinámico de reevaluación y reestructuración que requiere estándares de calidad, revisión de fallos y nuevas necesidades y formación continuada del personal.

Infraestructura: circuito de pacientes y áreas

Desde su llegada a Urgencias el paciente recorre el circuito de atención que empieza en admisión y continúa por orden en sala de espera, triaje/priorización, valoración en consulta, exploraciones complementarias y alta, observación o ingreso según patología y estado clínico. Así pues, la adecuada señalización de llegada al SUP y áreas específicas facilita el flujo de pacientes. Las características de cada una de las áreas son diferentes y se detallan a continuación.

Acceso de vehículos y peatones

Debe facilitarse el acceso seguro de los transportes sanitarios y vehículos particulares con rutas de entrada y salida unidireccionales bien señalizadas, comunicadas con las vías rápidas de acceso, pero separadas de la calle principal; y con una zona de recepción iluminada y cubierta (altura mínima de cuatro metros). El acceso en general a cualquier área debe estar preparado para personas con movilidad reducida o alteraciones sensoriales.

Vestíbulo general

Debe tener acceso al almacén de sillas de ruedas y camillas, servicio de urgencias pediátricas y consulta de vitales. Es el lugar donde se ubica el área de celadores. La amplitud de estas áreas facilitan su utilización en situaciones de grandes catástrofes.

Admisión

La entrada debe tener acceso directo al área de admisión donde se realiza el registro de pacientes las 24 horas del día, preservando su privacidad en puestos de al menos 3,5 metros.

Sala de espera

En la medida de lo posible, se exige una sala de espera exclusiva para pediatría con un acceso diferenciado de las urgencias de adultos. Por lo tanto, debe ubicarse cerca de la entrada y consultas. También, debe decorarse con motivos infantiles, resultar cómoda y contar con megafonía, aseos, fuente de agua y bar automático. Se aconsejan las cámaras de videovigilancia y ubicación cercana del personal de seguridad para la resolución de conflictos. El mobiliario, especialmente en esta área, debe seleccionarse cuidadosamente para evitar que pueda utilizarse en agresiones y debe ser adecuado para los niños.

Triaje

Esta área se sitúa en una consulta independiente destinada a determinar la prioridad de atención de cada paciente mediante una breve anamnesis y exploración clínica. También se realiza una reevaluación periódica de los pacientes triados, por lo que deberá situarse a la entrada, en un lugar bien señalizado y desde donde se pueda controlar la entrada, cerca de la sala de espera y a su vez de las consultas generales y consulta de vitales.

Debe contar con personal con experiencia y preparación específica para el triaje en los 10 primeros minutos desde la llegada del paciente. Si existe mayor demanda debería habilitarse un segundo punto para mantener este tiempo como límite. En triaje avanzado se inician, además, algunas actuaciones terapéuticas que deben considerarse en el equipamiento de material.

Consultas médicas

La medida recomendada de cada consulta es de 8 m2. El número de consultas habilitadas en la atención urgente debería ser una por cada 10.000 visitas anuales (16-22 visitas diarias) y una consulta rápida por cada 50.000 visitas anuales. Siendo así, deberían prepararse consultas específicas para psiquiatría, ginecología, traumatología, otorrinolaringología, oftalmología y aislamiento infeccioso.

Unidad de observación

Dedicada al seguimiento de pacientes pendientes de confirmación diagnóstica, control evolutivo, tratamiento corto (menos de 24 horas) o, en general, aquel que permanece más de 6 horas en el SUP. Por lo tanto, se recomienda que pueda acoger el 5-10% de la demanda diaria con un 20% de las camas equipadas para tratamiento y monitorización del paciente grave. La iluminación de esta área debe poder regularse para facilitar el descanso.

Sala de vitales

Destinada a la atención de las emergencias no demorables. Accesible desde la entrada y cualquier punto del servicio de Urgencias. Dotada de material específico de soporte avanzado y con una superficie mínima de 25 m².

Salas especiales

  • Yesos/ortopedia y de cirugía menor/curas.
  • Lactancia y cambio de pañales.
  • Trabajo (lectura e informes).
  • Descanso para el personal facultativo, equipada con taquillas, aseos y duchas.

La especialización del profesional

En TECH Universidad Tecnológica se desarrolla un amplio portafolio dedicado a la excelencia educativa. Por esta razón ha diseñado su Facultad de Enfermería, donde se ofertan especializaciones tales como el Máster en Vacunas en Enfermería y el Máster en Enfermería Nefrológica y Diálisis. Sin embargo, para aquellos profesionales que se interesen por las temáticas revisadas en el presente artículo, no cabe duda que su mejor opción será el Máster en Urgencias Pediátricas para enfermería.

Artículos relacionados

1 /

Compartir