Emociones positivas vs. negativas
Las emociones positivas vs. negativas hacen parte de la naturaleza del ser humano y su personalidad marcada por los hechos.
facultad de educación · psicopedagogía
vie. 04 de jun. 2021
0

En el presente artículo veremos una introducción a como el ser humano responde a diversas situaciones y el porqué de ello. Realizaremos la confrontación de las emociones positivas vs. negativas en diferentes contextos y su posible respuesta. La información aquí contemplada resulta de gran relevancia para los profesionales de diversos ámbitos debido a la complejidad que muchas veces estas situaciones representan. Por esta razón, se hace necesario que el mismo tenga el poder de controlar los hechos de manera óptima y adecuada al momento.

Concepto de emoción

Para poder entender bien el cerebro emocional es necesario entender qué es una emoción. Esta se produce debido a unas informaciones sensoriales que llegan a los centros emocionales del cerebro. Esto como consecuencia se produce una respuesta neurofisiológica y posteriormente el neocórtex interpreta la información recibida. De acuerdo con este mecanismo, en general existe acuerdo al considerar que una “emoción es un estado complejo del organismo caracterizado por una excitación o perturbación que predispone a una respuesta organizada.

Las emociones se generan como respuesta a un acontecimiento externo o interno” . En síntesis, el proceso de la vivencia emocional se puede esquematizar de la siguiente manera: En el proceso emocional se dan tres componentes: el neurofisiológico, el conductual y el cognitivo. El componente neurofisiológico se manifiesta en respuestas involuntarias, imposible de ser controladas como taquicardia, sudoración, vasoconstricción, hipertensión, tono muscular, rubor, sequedad en la boca, cambios en los neurotransmisores, secreciones hormonales, respiración, etc.

Hay que tener en cuenta que la vivencia de este tipo de reacciones con intensidad y frecuencia puede conllevar problemas de salud. Por lo tanto, se debe considerar el aprendizaje de técnicas apropiadas, por ejemplo, de relajación, como un sistema preventivo. El componente comportamental alude a la observación del comportamiento de una persona, puesto que permite ver el tipo de emociones que se está experimentando.

Esta información se extrae de las expresiones faciales, el lenguaje no verbal, el tono de voz, volumen, ritmo, movimientos del cuerpo, etc. En el caso de las expresiones faciales, la expresión emocional surge de la actividad combinada de unos 23 músculos, que conectan directamente con los centros de procesamiento de las emociones. Esto dificulta el control voluntario por parte de la persona, aunque en general se puede decir que esta componente se puede intentar disimular.

La expresión emocional

La apropiada expresión emocional, aparte de ser considerada un indicador de madurez y equilibrio, tiene efectos beneficiosos tanto en la salud personal como en las relaciones interpersonales. El componente cognitivo es lo que se entiende como la vivencia subjetiva de la emoción y es lo que a veces se denomina sentimiento. Para distinguir entre los componentes neurofisiológico y cognitivo, a veces se utiliza el término emoción para describir el estado corporal de forma restrictiva y se reserva el término sentimiento para hacer alusión a la sensación consciente.

Es este componente el que permite valorar y etiquetar un estado emocional concreto. La introspección es el único método para llegar al conocimiento del mundo emocional, por otro lado, el etiquetado emocional está supeditado a la riqueza del lenguaje y lo que también incide en la toma de conciencia de las propias emociones. La función principal de las emociones es la adaptación. Son las emociones las que impulsan a sobrevivir y vivir. Las que permiten la huida ante los peligros y la aproximación a lo que se vive como placentero.

Son el punto de partida, es decir, ante cualquier estímulo (consciente e inconsciente) son las responsables de movilizar los sistemas del cuerpo y el cerebro para actuar. De esta forma activan tanto los sistemas cerebrales (como la atención, la motricidad, el sistema sensorial, los procesos cognitivos, etc.) como el sistema vegetativo para dar información al cuerpo, actuando en multitud de vísceras y estructuras vasculares y glandulares.

Las emociones permiten almacenar recuerdos y rememorarlos, y marcan absolutamente la comunicación intrapersonal e interpersonal. La principal característica de las emociones es que son universales. Da igual en el lugar del mundo en el que se esté, una sonrisa siempre se entiende, al igual que ocurre con otras expresiones faciales de índole emocional.

Clasificaciones de las emociones destacadas

Existe una gran variedad de clasificaciones de emociones. Seguidamente, se plasman las que se consideran más relevantes. Una de las propuestas llega de la mano de Ekman, el cual, tras pasar tiempo analizando las expresiones faciales de los miembros de las tribus de Nueva Guinea, pudo afirmar que existe un conjunto universal de ciertas expresiones faciales inherentes a la especie humana, e incluso en algunas especies animales, que se utilizan en el mundo occidental y el oriental.

Elaboró una lista de expresiones faciales universales, también, llegó a definir las micro expresiones que caracterizan estas emociones universales. Fue tan relevante su hallazgo que colaboró con el FBI para identificar si las personas mentían y así ayudarles a resolver sus casos. Así mismo, se llegó a crear una serie televisiva inspirada en este trabajo de colaboración con el FBI, llamada Lie to me.

Para Ekman las emociones básicas son: el miedo, la ira, el asco, la felicidad, la tristeza, la sorpresa y el desprecio. Posteriormente amplió su lista a veinte. En la propuesta de Damasio se diferencian tres grandes categorías: las emociones de fondo, las emociones primarias y las emociones sociales. Considera emociones de fondo a aquellas que no son especialmente visibles en el comportamiento humano, aunque sean muy importantes.

Con ellas alude a expresiones compuestas de determinadas acciones reguladoras (como los procesos homeostáticos básicos, comportamientos de dolor y placer, apetitos, etc.) en la medida en que estas acontecen en la vida. Por ejemplo, el entusiasmo, el desánimo, el malestar, la excitación, el nerviosismo y la tranquilidad. Las emociones primarias son aquellas fácilmente identificables en los seres humanos de diferentes culturas y en especies no humanas. Se reconocen en esta categoría el miedo, la ira, el asco, la sorpresa, la tristeza y la felicidad.

Emociones positivas vs. negativas

Dentro de la categoría de las emociones positivas se identifican cuatro familias en función de sus características particulares. Así mismo, dentro de cada familia se describen otras emociones con matices similares:

  • La alegría: entusiasmo, euforia, excitación, deleite, diversión, placer, estremecimiento, gratificación, satisfacción, capricho, éxtasis, alivio y regocijo.
  • El humor que provoca sonrisa, risa, carcajada e hilaridad.
  • El amor: afecto, cariño, ternura, simpatía, empatía, aceptación, cordialidad, confianza, amabilidad, afinidad, respeto, devoción, adoración, veneración, enamoramiento, ágape y gratitud.
  • La felicidad: gozo, tranquilidad, paz interior, dicha, placidez, satisfacción y bienestar. Dentro de las emociones negativas se aprecian seis familias emocionales y sus respectivos matices:
  • La ira: rabia, cólera, rencor, odio, furia, indignación, resentimiento, aversión, exasperación, tensión, excitación, agitación, acritud, animadversión, animosidad, irritabilidad, hostilidad, violencia, enojo, celos, envidia e impotencia.
  • El miedo: temor, horror, pánico, terror, pavor, desasosiego, susto y fobia.
  • La ansiedad: angustia, desesperación, inquietud, estrés, preocupación, anhelo, desazón, consternación y nerviosismo.
  • La tristeza: depresión, frustración, decepción, aflicción, pena, dolor, pesar, desconsuelo, pesimismo, melancolía, autocompasión, soledad, desaliento, desgana, morriña, abatimiento, disgusto y preocupación.
  • La vergüenza: culpabilidad, timidez, inseguridad, vergüenza ajena, bochorno, pudor, recato, rubor, sonrojo y verecundia.
  • La aversión: hostilidad, desprecio, acritud, animosidad, antipatía, resentimiento, rechazo, recelo, asco y repugnancia.

El educador especialista en el ámbito emocional

En TECH Universidad Tecnológica actualmente se oferta un amplio portafolio educativo enfocado en la excelencia educativa. Por esta razón, en su Facultad de Educación, de la mano de expertos, ha diseñado programas tales como la Maestría en Gestión de las Dificultades de Aprendizaje y Atención a la Diversidad y la Maestría en Robótica Educativa, Programación y Diseño e Impresión 3D para docentes. Por otra parte, para los profesionales que busquen enfocarse en el ámbito emocional y como el mismo afecta el aprendizaje, la Maestría en Inteligencia Emocional para docentes le brindará diversas herramientas para desempeñar su labor en este campo.

Artículos relacionados

1 /

Compartir