La educación por competencias
La educación por competencias se enfoca en impartir los conocimientos necesarios con el enfoque del alumnado.
facultad de educación · didáctica por materias
mar. 23 de feb. 2021
0

Se han desarrollado métodos modernos como parte de cada una de las áreas educativas existentes. Esto ha permitido que la transmisión del conocimiento se haga mucho más efectiva y en menor tiempo que años atrás. Por ello, las calificaciones también varían, y se toma como base en muchas instituciones la educación por competencias como base de sus modelos. Para entender su funcionamiento y aplicarlo de manera correcta, los profesionales de la educación se capacitan constantemente con el fin de agregar este valor en su labor diaria.

La educación por competencias en la modernidad

El estudio de la programación como una de las alternativas de trabajo curricular no se exige perfilar el propio concepto de currículo, sus niveles, su concepto y su finalidad. Esto viene a ser un conjunto ordenado de los elementos del proceso de enseñanza-aprendizaje que se encuentran vinculados entre sí, en términos de interrelación e interdependencia.

En estas líneas se aprecia que no se ha cerrado los elementos del currículo como plano programa, ni los tipos que se podrían encontrar. La planificación de la enseñanza, por su fuerte repercusión social, constituye una tarea de enorme complejidad. Las decisiones que se toman afectan a la formación de una ciudadanía que ha de integrarse en una sociedad cada vez más compleja y dinámica. Por ello, tales decisiones han de ser debatidas y en lo posible, acordadas en diversos marcos. En estos, se definen los denominados niveles y, en cada nivel, sus elementos y sus responsables:

  • Currículos o programas oficiales que vienen hacer un diseño curricular prescriptivo o de primer nivel.
  • Los centros deben determinar sus desarrollos curriculares para los ciclos y cursos a los que prestan su servicio. Se plasman en documentos específicos denominados proyectos o desarrollos curriculares, constituyendo el segundo nivel.
  • El profesorado determinará en su programación de aula, los aspectos más significativos de la ordenación de los procesos de enseñanza-aprendizaje referidos a un grupo de alumnos y a un curso. Este nivel constituirá el tercero dentro del desarrollo curricular en el que se trabajarán las denominadas competencias.

La legislación en los métodos educativos

Teniendo en cuenta lo anterior, las competencias constituirán un marco de referencia para el desarrollo que forma parte del currículo. Así pues, como en muchos países, se contemplan entre los elementos esenciales del currículum. Un ejemplo es la ley orgánica de educación (2/2008) en su art.6.1: establece objetivos, competencias básicas, contenidos, metodologías y criterios de evaluación.

Tal inclusión se fundamenta en las directrices que están adoptando las investigaciones de evaluación es sobre aprendizajes esenciales. En un sistema, todos los elementos están interrelacionados y son interdependientes. Esto de significar que las competencias deben ser integradas y vinculadas a los elementos de cada nivel, no incluidas de forma yuxtapuesta. La pauta para qué las determina no, como elemento explícito y diferenciado ha de ser el que verdaderamente suponga una mejora cualitativa de los elementos de la planificación.

El reconocimiento que la normativa hace de las funciones de deberes del profesorado. Tiene una línea que se encuentra con la noción de competencias del profesor; estas competencias son, en definitiva, estándares del saber hacer, de organizar y animar situaciones de aprendizaje y gestionar la programación de los aprendizajes. En esta línea, que significa valorar las labores de programación con una competencia que suponen búsqueda eficacia y calidad, se señala algunas competencias específicas que suponen, en definitiva, reconocer el carácter técnico-profesional de algunas tareas del profesor.

Competencias del profesorado

Así, se reconocerá como competencias específicas del profesorado que apuntarían a una labor programa gráfica las siguientes:

  • Determinar las capacidades y los aprendizajes previos del alumno para lograr unos determinados objetivos empleando las técnicas apropiadas en cada caso.
  • Analizar y extraer conclusiones significativas de los currículos oficiales. Tanto en lo que respecta objetivos y recursos generales, como los elementos propios de las materias propias de su responsabilidad.
  • Identificar fuentes de diverso carácter para apoyar alternativas determinadas en sus programaciones y en sus prácticas.
  • Participar de forma activa y cooperadora en el desarrollo y contextualización de los programas. Esto con el fin de responder adecuadamente a las características y necesidades del centro y de la tapa.
  • Definir los objetivos específicos de las materias de su responsabilidad; también definir las competencias específicas de las materias.
  • Diseñar los elementos de las programaciones de acuerdo con los objetivos y competencias específicas.
  • Articular en las programaciones los recursos materiales, ambientales y metodológicos.
  • Participar activamente en el acuerdo y aplicación de actuaciones conjuntas que muestran compromiso con el grupo de compañeros.
  • Seleccionar, adaptar y construir diversas técnicas, procedimientos e instrumentos para la evaluación del alumnado.
  • Así como evaluar los resultados de las programaciones y extraer conclusiones significativas para la mejora de los procesos de planificación, aplicación y evaluación de la enseñanza y del aprendizaje.

Estas habilidades o competencias específicas han de ser compatibles con otras de naturaleza interpersonal y otros de carácter comunicativo.

El Coaching

En los últimos años, la palabra coaching se ha incorporado el lenguaje en ámbitos muy distintos. Se ha escuchado asociada al mundo del deporte y de la empresa, al desarrollo personal y, más recientemente, a la educación, donde su práctica se ha hecho cada vez más frecuente. En este ámbito, las investigaciones ofrecen ya una base teórica sólida que confirma el valor de numerosas experiencias realizadas en escuelas y universidades, poniendo en evidencia el impacto positivo del coaching en los individuos y las instituciones.

Son varias las definiciones que dentro del ámbito educativo se refieren al coaching y que por lo tanto se intentará marcar dentro de este punto. La primera de ellas perteneciente a Tolhurst, define que el coaching es una manera muy estructurada de trabajar en una relación uno a uno a través de una serie de encuentros. El coach ayudará al aprendiz a responsabilizarse de su propio aprendizaje, tomar conciencia de su realidad y mejorar con mentar sus habilidades.

Hook, Mcphail y Vass también se refieren al aprendizaje, pero en este caso definen el coaching como una manera respetuosa y habilidosa, que constituye una poderosa experiencia de aprendizaje. Esto es así, tanto si se desempeña el rol de coach como el del coachee. También Valls Ballesteros y López Pérez, definen el coaching como una forma de acompañamiento que tiene por objetivo el aprendizaje, desarrollo y crecimiento de individuos o grupos de forma personalizada.

Finalmente, Giner Tarrida y Lladó Moreno lo consideran como una forma de entender la educación; un posicionamiento relacional entre una persona que acompaña los procesos de aprendizaje y otra que desarrolla dicho aprendizaje entre docente y alumno, entre padres e hijos entre formadores y docentes o entre asesores y equipos directivos.

El profesional en las competencias del aprendizaje

Debido al constante cambio se ha hecho necesario la impartición de nuevos modelos educativos en todos los ámbitos de enseñanza. Por ello, los profesionales de la educación se han modernizado, buscando capacitación constante mediante las diferentes herramientas de adquisición del conocimiento que existen actualmente.

En TECH Universidad Tecnológica se ha diseñado la Facultad de Educación con el fin de cubrir esta constante necesidad en el cuerpo profesional. Dentro de esta facultad es posible hallar especializaciones de alta calidad tales como la Maestría en Orientación vocacional y profesional y la Maestría en Educación Católica.

Sin embargo, cabe resaltar que si el profesional está enfocado en la temática global relacionada con el presente artículo, la elección sin duda debe ser la Maestría en enseñanza del latín y cultura clásica. En ella el profesional dominará la impartición del conocimiento con esta metodología dinámica en tan solo un año.

Artículos relacionados

1 /

Compartir