Concepto y ámbitos de actuación
El concepto y los ámbitos de actuación brindan una visión general acerca de como se conforma la orientación vocacional.
facultad de educación · sociolaboral
lun. 27 de sep. 2021
0

El concepto y los ámbitos de actuación brinda un contexto general acerca de como se conforma el área de orientación vocacional. De aquí parte todo el proceso de trabajo ejercido por el especialista, dedicado a la dirección y guía del futuro profesional. Por ello, este campo resulta uno de los más relevantes como tareas del educador, ya que en este punto el mismo brindará un camino a la futura generación.

¿Qué es la orientación profesional?

El término orientación no es solo aconsejar. Esto exige una serie de procesos que implican el conocimiento de la persona, el entorno, el mundo laboral y social. Con todo ello se logra ayudar al orientado a su propia autorrealización sea en el contexto que sea, ya sea educativo, organizativo-laboral, socio-comunitario o personal. Actualmente el término orientación profesional es el más utilizado en el espacio Europeo.

Por tanto, la orientación profesional es un proceso de ayuda técnica dirigido a una persona o grupo. Esto con la intención de que adquiera conocimientos completos de sus propias capacidades, aptitudes o potencialidades con el objetivo de adecuar las elecciones profesionales e integrarlas en su desarrollo personal, educativo, social y laboral. Una de las definiciones clásicas de orientación profesional es la de Súper a mediados del siglo XX:

«El proceso mediante el cual se ayuda a una persona a desarrollar y aceptar una imagen completa y adecuada de sí misma y de su papel en el mundo laboral, a poner a prueba ese concepto frente a la realidad cotidiana y a convertirlo en una realidad para su satisfacción personal y para el beneficio de la sociedad.»

El orientador sirve de guía, estímulo y apoyo al orientado mediante el acompañamiento y mediación. El orientador es un educador de carrera y actuará aconsejando, informando y aportando experiencias de aprendizaje para favorecer la adquisición de conocimientos, actitudes y competencias. Mismos que toda persona necesita para poder desarrollar con éxito su carrera. La orientación es un proceso planificado y de carácter preventivo en el que la persona orientada tiene el rol de protagonista y activo principal. Esto hasta conseguir una auto-orientación responsable y eficiente.

Características de la OP

Una definición más actual de la OP es “los servicios destinados a ayudar a las personas, de cualquier edad y en cualquier momento de sus vidas. Esto para tomar decisiones educativas, formativas y de empleo y para gestionar su carrera” (OCDE, 2004). La orientación profesional también se puede definir en atención a sus múltiples destinatarios:

  • Alumnos infantiles y adolescentes: aunque en estas edades predomina la orientación educativa (dificultades de aprendizaje, adaptación escolar, etc.) también pueden beneficiarse de cierta orientación profesional, sobre todo en las edades cercanas al contacto con el mundo laboral. Es importante de cara a la elección de sus estudios que los guían hacia sus expectativas laborales futuras. Se debe recordar el carácter preventivo de la orientación profesional.
  • Alumnos universitarios. En este ámbito se trabaja con la inserción laboral, prácticas laborales o búsqueda del primer empleo. Además, también reciben orientación académica y de habilidades de aprendizaje.
  • Población adulta: jóvenes, adultos, desempleados, ocupados con aspiraciones de mejora o cambio de empleo o personas con problemas para conciliar la vida laboral con la personal.

Diferencias con la orientación vocacional

El término vocacional hace referencia a tareas que implican trabajo u ocupación, pero ya sean estas remuneradas o no remuneradas. Sin embargo el término profesional siempre se refiere a una ocupación remunerada y que, además, necesita de cierta cualificación para su desempeño. Por tanto, podrían existir casos en los que coincidan términos; esto ya que pueden existir personas que tengan un trabajo remunerado que ya de por sí es vocacional.

El orientador vocacional guiará al orientado en la elección del puesto de trabajo de manera objetiva a sus capacidades, necesidades y posibilidades. Las diferencias entre términos parecen claras, en primer lugar se realiza un asesoramiento vocacional para conocer hacia donde puede encaminarse el futuro laboral. Posteriormente se hace una orientación laboral para la búsqueda del empleo idóneo o mantenimiento del mismo.

A lo largo de todo el proceso se hace un seguimiento del desarrollo de la carrera de la persona. Misma que sería propia orientación profesional hacia la autorrealización personal. Por tanto, el término orientación profesional engloba al resto de procesos de orientación en el ámbito del trabajo.

Marco institucional

Es a partir de los años ochenta cuando se acentuó el carácter social de las disposiciones sobre la educación, y por ende de la orientación. Esta preocupación quedó reflejada en la Ley sobre la Integración Social de los Minusválidos 1982, 13 de abril con la creación de servicios específicos de atención a los mismos. Esta consideración tendrá también repercusión, a lo largo de los años noventa y comienzos de este siglo. Esto con la inclusión de servicios orientados a la atención psicológica en un sentido más amplio y no solo dirigido a colectivos específicos.

Sin embargo, estos puntos no han sido desarrollados y quizás por lo inespecífico del último, son las universidades las que lo aplican según su sensibilidad. La asistencia centrada en los tutores, ha sido quizás, mejor desarrollada desde las universidades privadas. Esto al contar con un menor número de alumnos y al potenciar el trabajo de grupo y tutorías, lo que permite un mayor acercamiento entre el alumno y la figura del tutor.

Con el nuevo escenario de adaptación de los planes de estudio universitarios al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), a este desarrollo de la figura del tutor se le otorga un papel principal. En estos momentos se está viviendo un profundo cambio a nivel institucional, promovido principalmente por el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

El EEES comenzó a gestarse con la Magna Charta Universitarium de 1988 firmada por rectores de las universidades europeas en Bolonia. En ese momento se destacó la importancia de la autonomía universitaria como condición necesaria para adaptarse a los nuevos cambios sociales. La consolidación del EEES ha sido consecuencia de las declaraciones de los ministros europeos que se fueron celebrando en La Sorbona (1998), Bolonia (1999), Praga (2001), Berlín (2003) y Bergen (2005).

Los centros de formación

La orientación profesional y vocacional atendiendo a las diferentes etapas formativas adquiere características diferentes. Como breve resumen se puede establecer:

  • Primeras etapas educativas: El sistema de educación público, el servicio de orientación se ofrece mediante los Equipos de atención temprana (para niños de entre 0 y 5 años) y los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica que atiende a un sector o zona y están formados por un equipo multidisciplinar. Además de participar el orientador escolar también cuenta con fisioterapeutas, trabajadores sociales o logopedas. El sistema educativo privado, además de contar con estos equipos, cuyas visitas al centro suelen ser mensuales, existe la posibilidad de contratar a un orientador para que permanezca en el centro de manera continua.
  • Etapa de educación secundaria y bachillerato. La figura de orientador permanece diariamente en los centros, indistintamente si el centro es público o privado, ya que existe un departamento de orientación habilitado para que esta figura ejerza sus funciones y atienda las necesidades educativas de alumnos, familias y profesores día a día. El orientador escolar puede ser un psicólogo, un pedagogo o un psicopedagogo. Aunque la base de formación no es la misma para ninguno de ellos, puesto que han estudiado carreras distintas y los conocimientos que han adquirido durante su formación no son iguales.
  • Centros de formación profesional Hasta ahora, la atención prestada a la orientación profesional en los estudios de Formación Profesional ha sido claramente menor que en estudios académicos generales, considerando que las decisiones sobre el itinerario formativo y profesional estaban ya realizadas.
  • Universidades Lo cierto es que los servicios de orientación de las universidades, básicamente preocupados por la inserción profesional de sus titulados, se han ido desarrollando y han conquistado ya un lugar incuestionable en la vida universitaria.

El proceso de crecimiento constante

Para el profesional en educación, el campo de la orientación siempre puede resultar complejo. Esto se debe a los profundos análisis que el mismo debe realizar en cada persona correspondiente a su alumnado. Por ello, esto resulta una tarea tan importante como delicada a la vez; de una correcta orientación vocacional depende el éxito de una nueva generación.

En TECH Universidad Tecnológica se desarrollan cada día los mejores programas de capacitación profesional del mercado actual. Esto se debe a que cada uno de ellos es diseñado por un equipo de expertos en diferentes campos, cubriendo así el área educativa completa. Dentro de su Facultad de Educación se pueden hallar programas como el Máster en Cooperación Internacional para el Desarrollo de los Pueblos y el Máster Investigación en Educación. Por otra parte, para aquellos profesionales que buscan establecer sus esfuerzos intelectuales en el área de la orientación no cabe duda que su decisión debería inclinarse por el Máster en Orientación vocacional y profesional.

Artículos relacionados

1 /

Compartir