Concepciones del aprendizaje
Las concepciones del aprendizaje enmarcan el contexto histórico que se ha brindado en la educación del ser humano.
facultad de educación · educación secundaria y bachillerato
mié. 28 de jul. 2021
0

Las concepciones del aprendizaje comienzan desde el término aprendizaje proviene de la palabra aprender, y ésta del latín apprehendĕre, compuesta por el prefijo ap- (hacia) y el verbo -prehendere (atrapar), que transmite la idea del proceso, por el cual, el ser humano coge algo que está a su disposición o que otros se lo dan. Según el diccionario de la Real Academia Española (2019), aprender significa “adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia” y aprendizaje “acción o efecto de aprender algún arte, oficio u otra cosa”.

El sufijo -aje, de la palabra aprendizaje, aporta ese significado de acción y efecto. El aprendizaje es consustancial al ser humano, que nace preparado para aprender y necesitado de aprender. La hipercomplejidad neuronal del cerebro hace que el humano nazca prácticamente desprovisto del capital instintivo que acompaña a otros animales. El ser humano nace sin saber prácticamente nada y debe aprenderlo todo.

De hecho, cuando el ser humano nace con la mayoría de toda la dotación neuronal, pero las conexiones neuronales son fruto del aprendizaje. Un cerebro inmaduro, como es el del humano al nacer, necesita de la acción de los otros para ayudar al desarrollo del recién nacido.

La biología le ha dotado al ser humano del cerebro más complejo que se puede conocer y también, la biología hace que el humano nazca inmaduro: si lo hiciese con un cerebro más desarrollado no cabría por el canal del útero de la madre. De ahí la inmadurez al nacer y por eso el humano es el aprendiz más brillante (Aznar, Gargallo, Garfella y Cánovas, 2010). Así, se adquiere conocimientos, habilidades, actitudes, etc., a través de la experiencia, de la observación del entorno y de la instrucción (Genovart, 2012) a lo largo de toda la vida.

Principales teorías del aprendizaje y el desarrollo

Teorías del psicoanálisis

La teoría del psicoanálisis describe el desarrollo como fundamentalmente inconsciente, es decir, más allá de la conciencia y principalmente emocional. Los teóricos del psicoanálisis creen que el comportamiento es una característica meramente superficial y que, para comprender realmente el desarrollo se debe analizar los significados simbólicos del comportamiento y el funcionamiento profundo de la mente. Los teóricos del psicoanálisis afirman, además, que las primeras experiencias con los padres dan forma extensivamente al desarrollo. Estas características se resaltan en la teoría del psicoanálisis de Sigmund Freud.

La teoría de Freud

Freud (1856-1939) desarrolló sus ideas sobre la teoría del psicoanálisis a partir de su trabajo con enfermos mentales. Freud creía que la personalidad se dividía en tres estructuras: el ello, el yo y el super-yo. El ello es la estructura freudiana de la personalidad que está formada por instintos, que son la reserva psíquica de un individuo. En la visión de Freud, el ello es totalmente inconsciente, no tiene contacto con la realidad.

A medida que el niño experimenta las demandas y las limitaciones de la realidad, una nueva estructura de la personalidad emerge, el yo, que es la estructura freudiana de la personalidad que trata con las exigencias de la realidad. El yo es la rama ejecutiva de la personalidad porque utiliza el razonamiento para tomar decisiones. El ello y el yo no tienen moralidad. No tienen en cuenta si algo está bien o mal.

El super-yo es la estructura freudiana que representa el aspecto moral. El super-yo, decide si algo está bien o mal. Piensa en el super-yo como en lo que a menudo se hace referencia como la propia conciencia. Probablemente estés empezando a sentir que él ello y el super-yo hacen la vida más difícil al yo. Tu yo puede decir “voy a practicar el sexo solo ocasionalmente y me aseguraré de tomar las precauciones adecuadas porque no quiero que la llegada de un niño interrumpa mi desarrollo profesional”. Sin embargo, tu ello dice “quiero satisfacerme a mí mismo, el sexo es placentero”. Tu super-yo, también opina: “me siento culpable por practicar el sexo”.

Las fases Freduianas

A medida que Freud escuchaba, evaluaba y analizaba a sus pacientes se convencía cada vez más de que sus problemas eran el resultado de las experiencias tempranas de su vida. Freud creía que las personas pasan por cinco etapas en el desarrollo psico-sexual, y que en cada etapa del desarrollo se experimenta placer en una parte del cuerpo más que en otra. Freud pensaba que la personalidad adulta está determinada por la manera en la que se resuelven los conflictos en estos tempranos orígenes del placer, la boca, el ano y después los genitales, y las demandas de la realidad.

Cuando estos conflictos no se resuelven, el individuo puede quedar estancado en una fase específica del desarrollo. La fijación ocurre cuando un individuo permanece atrapado en una fase anterior del desarrollo porque las necesidades son sobre o infra satisfechas. Las cinco fases freudianas son las siguientes:

La fase oral

La primera fase del desarrollo freudiano, que ocurre durante los 18 primeros meses de vida en que los centros de placer del bebé se encuentran alrededor de la boca. Masticar, chupar y morder son los orígenes principales del placer. Estas acciones reducen la tensión en el bebé.

La fase anal

Es la segunda fase del desarrollo freudiano, ocurre entre el año y medio y los tres años, en la que el mayor placer en el niño implica el ano o las funciones de evacuación que están asociados a este. Según Freud, el ejercicio de músculos anales reduce la tensión.

La fase fálica

Es la tercera fase del desarrollo freudiano, que ocurre entre los tres y los seis años. Su nombre proviene de la palabra latina phallus, que significa pene. Durante la fase fálica, el placer se concentra en los genitales a medida que el niño descubre que la manipulación propia es placentera. Según Freud, la fase fálica tiene una especial importancia en el desarrollo de la personalidad porque es durante este período cuando aparece el complejo de Edipo.

Este nombre proviene de la mitología griega, en la que Edipo, el hijo del rey de Tebas, mata a su padre de forma inconsciente y se casa con su madre. El complejo de Edipo, de acuerdo con la teoría freudiana, es el desarrollo en el niño de un intenso deseo de reemplazar al progenitor del mismo sexo y obtener toda la atención del progenitor del sexo contrario.

¿Cómo se resuelve el complejo de Edipo? Sobre los 5 a los 6 años, los niños reconocen que el progenitor del mismo sexo puede castigarles por sus deseos incestuosos. Para disminuir este conflicto, el niño se identifica con el progenitor del mismo sexo, esforzándose para ser como él o ella. Si aún no se resuelve el conflicto el individuo puede quedarse estancado en la fase fálica.

La fase de latencia

Es la cuarta fase del desarrollo freudiano, que ocurre aproximadamente entre los seis años y la pubertad. El niño reprime todo el interés en la sexualidad y desarrolla habilidades sociales e intelectuales. Esta actividad canaliza la mayor parte de la energía del niño en áreas emocionalmente seguras y ayuda al niño a olvidar conflictos extremadamente estresantes de la fase fálica.

La fase genital

Es la quinta y última fase del desarrollo freudiano, ocurre a partir de la pubertad. Esta es la fase del renacimiento sexual. La fuente de placer sexual ahora es alguien de fuera de la familia. Freud creía que los conflictos no resueltos con los padres vuelven a surgir durante la adolescencia. Cuando se resuelven, los individuos son capaces de desarrollar una relación amorosa madura y funcionar de forma independiente como adulto (Santrock, 2006).

Las bases educativas

TECH Universidad Tecnológica se ha centrado, desde su conformación, en brindar educación de la mejor calidad al alumnado profesional. Esto se ha logrado mediante programas educativos que enfocan al profesional en la especialización de manera íntegra y completa. En su Facultad de Educación, por ejemplo, se pueden hallar programas tales como el Máster en enseñanza del latín y cultura clásica y el Máster en Educación Bilingüe en Infantil y Primaria. Sin embargo, para aquellos profesionales que buscan especializarse en el ámbito de la biología y la anatomía animal, no cabe duda que su mejor elección será el Máster en la Formación del Profesor de Biología y Geología en Educación Secundaria.

Artículos relacionados

1 /

Compartir